Pasar al contenido principal

Endesa cumple previsiones y cierra 2018 con un beneficio neto de 1.417 millones de euros

Borja Prado, presidente de Endesa
Borja Prado, presidente de Endesa Endesa
  • Endesa ha registrado un beneficio neto de 1.417 millones de euros en el ejercicio de 2018, en línea con las estimaciones de la compañía y un 3% menos que en el año anterior. 
  • La empresa energética obtuvo unos ingresos de 20.195 millones de euros, similares a las cifras registradas el año anterior.
  • Sin tener en cuenta los costes extraordinarios derivados del deterioro de activos de la central en Alcudia, el beneficio neto operativo repuntó un 4%, hasta los 1.511 millones de euros. 

Endesa cumple con lo previsto. La compañía energética se ha anotado un beneficio neto de 1.417 millones de euros en 2018, lo que supone un 3% menos respecto al año anterior. En este sentido, la cifra se encuentra 17 millones de euros por encima del objetivo de ganancias que había previsto la compañía para cierre del ejercicio.

Los ingresos de Endesa se mantuvieron estables respecto al ejercicio anterior y se situaron en 20.195 millones de euros, frente a los 20.057 millones de euros de hace un año.  Sin contar los costes extraordinarios, el beneficio neto ordinario repuntó en un 4% hasta los 1.511 millones de euros. El pasado ejercicio la compañía hizo frente a una dotación extraordinaria por el deterioro del valor de la central de Alcudia, tras analizar las actuales condiciones regulatorias y de mercado que han afectado a la vida útil de la planta.

Endesa se anotó en 2018 un beneficio bruto de explotación (ebitda) repunto un 2% hasta los 3.627 millones de euros. La compañía registró un beneficio operativo (ebit) de 1.919 millones de euros, un 6% menos en términos interanuales.  

  • Beneficio neto: 1.417 millones de euros (un 3% menos que en 2017)
  • Ingresos: 20.195 millones de euros, (en línea con los 20.057 millones de euros de 2017)
  • Beneficio neto ordinario: 1.511 millones de euros (un 4% más) 
  • Resultado bruto de explotación (Ebitda): 3.627 millones de euros (un 2% más)
  • Beneficio operativo (Ebit): 1.919 millones de euros (un 6% menos)
  • Inversiones brutas: 1.470 millones de euros (un 25% más)
  • Flujo de caja operativo: 2.420 millones de euros (un 1% menos)
  • Deuda financiera: 5.770 millones de euros (un 16% más)

Las cifras se encuentran en línea con las expectativas de los analistas que pronosticaban un beneficio neto de 1.444 millones de euros. Endesa alcanzó los objetivos que se había marcado para el ejercicio 2018 de un beneficio neto en torno a unos 1.400 millones de euros y un Ebitda en torno a los 3.500 millones de euros.

Los títulos de la compañía, que presentó resultados a cierre de mercado, cotizaron a 22 euros por título en la sesión de hoy. 

La deuda financiera de la compañía se situó en 5.770 millones de euros, lo que supone un 16% más que hace un año, debido a las inversiones realizadas en el último ejercicio y que incluyen la adquisición de cinco parques eólicos de Gestinver, con un desembolso de 172 millones de euros, la compra de la compañía Eléctrica de Ceuta por 83 millones de euros y el pago de dividendos por valor de 1.472 millones de euros.

Por otro lado, las inversiones brutas repuntaron un 25% y alcanzaron los 1.470 millones de euros. Y es que la compañía ha volcado sus esfuerzos en la construcción de nueva potencia eólica y fotovoltaica que se adjudicó en las subastas de renovables de 2017. Todo ello se suma a las inversiones medioambientales realizadas en la central de carbón de As Pontes para adaptarla a la nueva directiva de emisiones industriales que entrará en vigor en junio de 2020.

La producción de electricidad de Endesa en la península cayó un 6,4%, hasta los 61.338 GWh, y un 2,2% en los territorios no peninsulares, hasta los 12.855 GWh. La producción libre de emisiones de CO2 representa el 48,8% de la tarta energética de la empresa. 

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, avanzó en un comunicado que "durante ese ejercicio, Endesa ha puesto las bases para mantener la solidez de su negocio en el futuro, gracias, entre otras cosas, al esfuerzo inversor realizado en capacidad renovable. La empresa intensificará este esfuerzo en 2019, con la puesta en marcha de 879 MW de nueva potencia renovable”.

Leer más: El plan de Endesa para atacar el mercado de los vehículos eléctricos: 65 millones y más de 108.000 puntos de carga hasta 2023

Todo ello se ha alcanzado en un contexto caracterizado por los elevados precios de las materias primas energéticas y el alza significativa de los precios del CO2, lo que ha dado lugar, a su vez, a altos precios en el mercado mayorista, a pesar de que la generación hidráulica ha alcanzado en España niveles superiores a la media de los diez últimos años y de que la producción eólica se ha incrementado en un 40%.

Endesa se encuentra en pleno baile de sillas en su cúpula y es que el actual presidente, Borja Prado, no renovará en su cargo. Hace unas semanas que el ejecutivo acordó con Enel, principal accionista de la compañía, dejar la eléctrica después de la junta general de accionistas de este ejercicio que se celebrará en abril. Prado dejará tras diez años en como presidente con una indemnización de 13 millones de euros. 

Aunque Enel todavía no ha designado sucesor a la presidencia de la eléctrica, quiere tener al frente de su filial española a un presidente no ejecutivo y a un consejero delegado como primer ejecutivo, un cargo que actualmente ocupa José Bogas. Entre los candidatos a presidente no ejecutivo suena el nombre de Juan Rosell.