Pasar al contenido principal

Endesa gana un 2,4% menos en un primer trimestre inestable para el sector, pero se ratifica en sus objetivos para este ejercicio

Borja Prado Junta Accionistas Endesa 2019
Borja Prado, en la Junta de Accionistas de Endesa Endesa
  • Endesa ha cerrado el primer trimestre del 2019 con un beneficio neto de 363 millones de euros, lo que supone un 2,4% menos con respecto al mismo periodo del año anterior.
  • Los ingresos de la compañía energética descendieron un 1,6% con respecto a los tres primeros meses del pasado año y se situaron en los 5.085 millones de euros. 
  • La compañía, propiedad de Enel, se ha mostrado confiada en la consecución de los objetivos comunicados al mercado para este año.

Endesa ha cerrado el primer trimestre del 2019 con un beneficio neto de 363 millones de euros, lo que supone un 2,4% menos con respecto al mismo periodo del año anterior. La empresa, propiedad del grupo italiano Enel, ha señalado que sus cuentas se han visto impactadas por el incremento de los costes financieros, la actualización de las provisiones para la optimización de la plantilla y el desmantelamiento de las instalaciones.

Los ingresos de la compañía energética han descendido un 1,6% con respecto a los tres primeros meses del pasado año y se han situado en los 5.085 millones de euros. El resultado bruto de explotación (ebitda) se ha situado en los 928 millones de euros, lo que supone un alza del 5,5% en términos interanuales.

La empresa ha capeado el temporal en un periodo de menor demanda energética y con un mercado eléctrico inestable, marcado por la subida del precio de los derechos de emisión de CO2 y una menor producción eléctrica hidráulica y renovable, que ha redundado en un alza en los precios en el mercado mayorista del 14%. 

  • Beneficio neto: 363 millones de euros (un 2,4% menos)
  • Ingresos: 5.085 millones de euros (un 1,6% menos)
  • Resultado bruto de explotación (Ebitda): 928 millones de euros (5% más)
  • Beneficio operativo (Ebit): 522 millones de euros (2,8% más)
  • Deuda neta: 6.897 millones de euros (un 20% más)
  • Inversiones brutas: 395 millones de euros 

El beneficio operativo (ebit) ha crecido un 2,8% y alcanzó los 522 millones de euros a pesar del impacto de 7 millones de euros derivado del incremento de las amortizaciones debido al esfuerzo inversor, además de la aplicación de la nueva normativa que obliga a incluir los contratos de arrendamiento vigentes. 

La compañía ha recibido los resultados en bolsa con una ligera subida de la cotización del 0,8% en la apertura, para posteriormente virar a los números rojos con una caída del 0,13%. 

"Las amortizaciones y pérdidas por deterioro en el primer trimestre de 2019 han ascendido a 406 millones de euros, con un aumento del 9,1% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior", ha explicado la compañía en un comunicado.  

Leer más: La caldeada junta de accionistas de Endesa: alerta de una recesión y carga contra el diseño de la tarifa eléctrica

La deuda financiera neta ha repuntado en 1.127 millones de euros con respecto al cierre del año 2018. Un repunte propiciado por la entrada en vigor del NIIF 16 ya mencionado, el pago de dividendo y la inversión realizada en renovables. 

De hecho, la inversión bruta en los tres primeros meses del año asciende a 395 millones de euros.  "A final de año estarán operativos los 879 MW renovables que la compañía se adjudicó en las subastas de 2017. En el marco de este nuevo ciclo inversor destacan los altos niveles de eficiencia que estamos alcanzando, que han facilitado un descenso del 5% en los costes fijos en términos ajustados", ha subrayado el consejero delegado de Endesa, José Bogas.

La energética ha querido lanzar un mensaje de calma a los mercados y desde Endesa han señalado que estos resultados les permite "mostrarse confiada en la consecución de los objetivos comunicados al mercado para este año". La compañía espera alcanzar un beneficio neto de 1.500 millones de euros y un ebitda de 3.700 millones de euros.