Endeudarse en España es más caro que otros países europeos y aun así el 25% de los españoles piensa pedir un préstamo en los próximos 6 meses

Sucursal de CaixaBank
Reuters
  • 1 de cada 4 consumidores piensa pedir un préstamo en los próximos seis meses para tener efectivo, saldar deudas, comprar coche, pagarse los estudios o hacer viajes, según Asufin.
  • Los bancos españoles dificultan el acceso a los préstamos, como ocurrió con la anterior crisis financiera, encareciendo los costes a pesar del aumento de la demanda.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El fin del estado de alarma, las vacunas y en general la sensación de recuperación económica ha llenado de optimismo a los españoles, que se han lanzado de lleno a pedir un crédito. Los que más se solicitan cada año van destinados a obtener liquidez y refinanciar deuda. 

Sin embargo, estas 2 categorías muestran un ligero descenso en el mes de junio. Al tiempo que aumentan los créditos para poder viajar o comprar un coche. Precisamente estos 2 estuvieron más penalizadas el año pasado, cuando viajar resultaba imposible y los 3 meses de confinamiento domiciliario paralizaron la venta de coches.  

Según recoge el III Barómetro de préstamos al consumo realizado por Asufin, actualmente 1 de cada 4 consumidores piensa pedir un préstamo en los próximos seis meses. Lo que muestra una subida desde el 19,2% de enero hasta el 24,1% de junio. Hace justo un año, era del 14,2%. 

Los préstamos más populares en España 

En España, el 23% de los préstamos que se piden son para obtener efectivo y el 15,4% para saldar deudas. A pesar del ligero descenso que experimentan, siguen siendo los más populares. 

La recuperación del empleo, especialmente en los meses de mayo y junio, y la continuidad en los ERTE, para las actividades aún afectadas por las restricciones de la pandemia, lleva aparejados una mejora de los ingresos familiares y, con ello, de su capacidad financiera.  

Por ello, la necesidad de obtener dinero pasa del 34,5% del mes de enero al 22,7% actual. Hace un año, se situaba en el 30,9%. Ocurre algo similar con la refinanciación de deudas. Este tipo de operaciones se articulan cuando la tasa de endeudamiento es importante. Pasa del 19,1% en enero a un 15,4%, en estos momentos. Hace un año, se situaba en el 10,2%.

La compra de un vehículo (17,9%), los estudios (13,1%) y los viajes (7,2%) son los siguientes de la lista. Respecto al segundo, se trata del dinero que se piden prestado para poder pagar las matrículas del curso entrante. Aunque la subida es muy pequeña (en enero se situaba en el 12,9%) sigue en tasas muy elevadas. 

El epígrafe de vacaciones y viajes es el que mayor crecimiento experimenta, si bien fue el más castigado el año del estallido de la pandemia. La intención de pedir financiación para poder ir de vacaciones se situaba en junio de 2020 en el 6,2%, en enero de este año bajó al 1,1% y actualmente sube hasta el 7,2%. 

Pedir dinero prestado al banco para comprar un coche es un clásico de esta época del año. Tradicionalmente entre abril y agosto se concentra buena parte de la adquisición de vehículos, por ello la intención de pedir financiación ha subido del 13,1% del mes de enero al 17,9% actual.  

Endeudarse en España es más caro que otros países europeos 

El estudio pone de relieve que, a pesar del incremento de demanda, los bancos españoles dificultan el acceso a los préstamos, como ocurrió con la anterior crisis financiera, con tipos de interés más elevados.  

Mientras que en la zona euro han bajado los tipos de sus préstamos ligeramente, en España lo han subido en todos los tramos de plazo y de forma importante. Solo en el mes de junio, el diferencial en préstamos a corto plazo con los países de nuestro entorno se ha elevado ya al 4,87%, el nivel más alto desde el año 2018. 

Asufin llama la atención sobre este comportamiento, pues tiene lugar cuando todavía la morosidad está muy contenida en el segmento de los consumidores, que se mantiene en 4,5% en el primer trimestre del 2021, la misma tasa que los dos trimestres anteriores.  

Por ello advierte de que puede ser una señal peligrosa y recuerda que en la anterior crisis financiera se llegó a una diferencia del 7%, en el año 2014, entre el precio de los préstamos españoles a corto plazo y la media europea. 

Caixabank lidera la subida de intereses 

La financiación de vehículos sigue siendo la más barata, pero los intereses han subido. En los préstamos de 1 a 5 años, los bancos españoles han pasado de ofrecer el 8,79% al 9,46% TAE de media (un 0,67% más) y en los préstamos a más de 5 años, del 9,01% al 9,53% TAE (un 0,52% más). 

En préstamos a corto plazo, CaixaBank ofrece el más caro (la tasa es del 11,89%), seguido por Deutsche Bank (11,65%) e ING con un 11,23%. En el lado contrario, el que más barato resulta y más baja es el de Cofidis, con un 6,12% TAE.  

En los préstamos a largo plazo, de más de 5 años, la media es del 9,44% TAE. Deutsche Bank es el más caro (11,53%), seguido por Cofidis (11,52%) y Caixabank (11,46%). El más barato es Ibercaja con un 6,94%.  

El estudio explica que, aunque se ha recuperado en parte la demanda de préstamos para vehículos, los consumidores no se ven seducidos por las ayudas que ofrece el Estado. El incremento o recuperación parcial en la intención de adquirir un vehículo sigue fundamentada en el ahorro o búsqueda de financiación del consumidor y no tanto en las ayudas del Estado.  

A diferencia de lo que ocurría hace unos años con los planes PIVE, articulados a tiempo para la campaña de verano, el actual Plan MOVES III, que ofrece hasta 7.700 euros por la adquisición de vehículo nuevo no contaminante, aún no se ha puesto en marcha en ninguna comunidad.  

Artículo en Economía Digital

LEER TAMBIÉN: Los mejores préstamos personales sin nómina del mercado en 2021

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”