La energía nuclear como solución al cambio climático

Planta de energía nuclear Zaporizhzhia en Enerhodar (Ucrania).
Planta de energía nuclear Zaporizhzhia en Enerhodar (Ucrania).

Reuters

La invasión rusa de Ucrania y las amenazas de Vladímir Putin de activar el botón fatídico, están haciendo que en las últimas semanas la energía nuclear sea tristemente protagonista. 

Habida cuenta del potencial nuclear de algunos países, el riesgo de abocar a la humanidad a una fratricida contienda es una peligrosísima realidad. Pero hay otro debate anexo a este, que también tiene como actriz principal a esta energía: puesto que son varios los informes que apuntan a que podría ser la solución al cambio climático. También existen en contra.

440 reactores de energía nuclear en funcionamiento en más de 30 países

Pero antes de entrar en esa polémica, nunca está de más hacer un breve repaso a la situación actual. 

Tal y como apuntan en CNBC, en la actualidad hay unos 440 reactores de energía nuclear en funcionamiento en más de 30 países, de los que sale el 10% de la electricidad mundial, según la Asociación Nuclear Mundial. China y Rusia son los 2 países que dominan este ranking de dudoso honor

Además, se están construyendo 55 nuevos reactores en 19 países: 19 en China, 3 en Rusia y 2 en Estados Unidos. 

Según John Kotek, del Instituto de Energía Nuclear, “China está construyendo infraestructuras nucleares a un ritmo que es más o menos equivalente al de los Estados Unidos en los años 70, o en Francia en los años 70 y 80”.

La carrera por la fusión: científicos chinos replican el proceso energético del sol y podrían proporcionar una fuente de energía inagotable y sostenible

Estados Unidos ha perdido comba en los últimos años en esta carrera nuclear, pero eso podría cambiar. En el artículo anteriormente referenciado, recuerdan que la Administración Biden ha puesto en marcha un programa con 5.520 millones de euros (6.000 millones de dólares al cambio actual), que se dedicarán a preservar su potencial nuclear. 

Para Kenneth Luongo, fundador de la organización sin ánimo de lucro Partnership for Global Security, que trabaja en seguridad y política energética, “Estados Unidos ha tomado la decisión de no permitir que Rusia y China dominen la próxima fase del mercado nuclear”.

Crece el interés por la energía nuclear debido al cambio climático

Parece, o es lo que intentan hacer creer, que este aumento del interés por la energía nuclear tiene más que ver con la preocupación por el cambio climático que por ciertos afanes belicistas. 

De hecho, en China se explica la construcción de nuevos reactores como respuesta al aumento en la demanda de energía.

Pero esto presenta una cuestión con diversas respuestas: ¿es la energía nuclear la solución al cambio climático?

Responden afirmativamente desde el Foro de la Industria Nuclear Española: en los próximos años, destacan, será necesario incrementar el suministro eléctrico a una sociedad en desarrollo socioeconómico creciente, y a la vez mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero.

En este sentido, anotan, “la energía nuclear, cuyas emisiones de gases de efecto invernadero son insignificantes, es una de las mejores soluciones a este problema. La nuclear no sólo contribuye a reducir las emisiones contaminantes, sino que también produce grandes cantidades de energía para satisfacer el desarrollo futuro”.

Estos son los países históricamente responsables del cambio climático: Estados Unidos encabeza la lista

Recuerdan en el Foro que la Agencia Internacional de la Energía, que pertenece a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OECD por sus siglas en inglés), ha elaborado un informe denominado Energy Technology Perspectives

Este comprende un profundo estudio de las diferentes tecnologías de generación eléctrica y cómo se prevé su evolución hasta 2050. 

Se han presentado 2 escenarios. El primero tiene como objetivo limitar el incremento medio de la temperatura hasta el año 2050 a 4 °C, y el segundo a 2 °C. 

El énfasis se ha puesto sobre el segundo escenario, en el que las emisiones globales de CO₂ aumentarían a un punto máximo hasta 2020 y en 2050 descenderían al 50% de los niveles que había en 1990.

Según el informe, la energía nuclear crecería hasta alcanzar una participación del 34% en la producción eléctrica global de 2050.

“Para que este escenario deseable se haga realidad, el sector eléctrico deberá abandonar los combustibles fósiles en gran medida”, concluyen.

“La energía nuclear es un obstáculo para la lucha contra el cambio climático”

Antagónica es la respuesta que dan desde Greenpeace. Sin ambages, aseveran que “la energía nuclear es un obstáculo para la lucha contra el cambio climático”.

En primer lugar, argumentan, “porque la nuclear no es neutra respecto a las emisiones de gases de efecto invernadero. Considerando el ciclo completo de las tecnologías de generación eléctrica no-fósiles (es decir, la nuclear y las renovables), la energía nuclear emite más CO₂ que cualquiera de las energías renovables por cada kWh producido”. 

Y esto, continúan, “se debe a que en todas las etapas del ciclo nuclear-la minería del uranio, la fabricación del concentrado, el enriquecimiento, la fabricación del combustible, la construcción de las centrales nucleares, su mantenimiento y posterior desmantelamiento, la gestión de los residuos radiactivos, etcétera, se consumen grandes cantidades de combustibles fósiles”.

CO2, NOx y otros gases nocivos: hasta qué punto son peligrosas estas sustancias que emite el tubo de escape de tu coche

Se refieren también a la seguridad de las plantas, que “también consume electricidad, esta es una de las paradojas de la industria nuclear, con el fin de generar electricidad de forma segura las plantas necesitan un suministro significativo y constante de electricidad, que emite CO₂”.

Y en una tercera justificación se refieren a que las nucleares consumen agua en grandes cantidades, “lo que es poco adecuado en un contexto de un clima más cálido. Tanto los reactores para refrigerar núcleos y condensadores, como sus piscinas de combustible gastado, necesitan agua en abundancia. Durante la última década, y precisamente debido al calentamiento global, las centrales nucleares han experimentado numerosas paradas”.

Como corolario, señalan que, “incluso triplicando la capacidad nuclear mundial, únicamente daría lugar a un 6% de reducción de las emisiones de carbono”, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Otros artículos interesantes:

La energía nuclear es demasiado lenta y poco eficiente para luchar contra el cambio climático, según un informe

El precio del uranio crece un 31% en 2021, a medida que los inversores apuestan por este combustible de energía nuclear

¿Energía nuclear para minar otros planetas? Rolls-Royce desarrolla un reactor en miniatura para impulsar actividades mineras en la Luna y Marte

Te recomendamos