Pasar al contenido principal

Un enfermero de urgencias en tiempos de coronavirus: "Quería despertarme y escuchar que había acabado, que podíamos recuperar nuestra vida"

Enfermero coronavirus
Daniel Millán, enfermero del Hospital Universitario La Moraleja

Business Insider España

  • Business Insider España quiere presentarte a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención y que, quienes tienen que quedarse en casa para frenar la expansión del brote de coronavirus, tengan cubiertas sus necesidades básicas.
  • Médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores, quiosqueros, conductores de autobús... La lista es larga y su labor merece un reconocimiento de toda la sociedad.
  • Acudiendo a su trabajo y desempeñando sus funciones con normalidad permiten que nuestro sistema funcione en este escenario inédito en España. A cambio, sólo piden una cosa: que te quedes en casa, que salgas a la calle únicamente lo imprescindible. Es la manera de conseguir frenar el COVID-19.
  • Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

"Hoy puede decir que se empieza a ver el final de esta pesadilla, pero las primeras semanas fueron muy duras. Nadie nos había preparado para una pandemia".

Así comienza el relato de Daniel Millán, enfermero de urgencias con 7 años de experiencia que, actualmente, trabaja en el Hospital Universitario La Moraleja (Madrid), ubicado en la localidad con mayor renta de España que cuenta con 1.600 habitantes.

La pandemia de coronavirus ya se ha cobrado la vida de más de 24.000 personas en toda España, dejando a más de 210.000 enfermos que se debaten entre el alta o la muerte. Por eso es tan importante dar con una vacuna pronto, ya que los expertos pronostican que será la única forma de volver a la normalidad real.

El enfermero reconoce que, cuando les empezaron a llegar las noticias de China, no pensaban que esto pudiera ocurrir en España, y mucho menos con tal magnitud. "Me acuerdo cuando les conté a mis amigos y a mi familia un día a finales de enero que había 'triado' esa tarde a una paciente asiática que acababa de aterrizar de China. Tenía dolor de garganta y lo asocié al coronavirus. Ese día, aún no teníamos protocolos, ni estábamos preparados", relata.

Leer más: Un nuevo síntoma grave relacionado con el coronavirus está empezando a detectarse en los niños: los médicos británicos informan de cada vez más casos que requieren cuidados intensivos

De hecho, Daniel pensó que esto iba a ser como una gripe más pero, desgraciadamente, no fue así. Los enfermos comenzaron a colapsar las urgencias públicas y el Gobierno tuvo que dar la orden de intervenir los hospitales privados, así como ponerlos a disposición de las CCAA. A pesar de ello, los sanitarios trabajaban más horas que nunca, incluso se contrataron médicos y enfermeros estudiantes o jubilados para poder hacer frente a la pandemia. Sin embargo, fue muy difícil empezar a ver la desescalada. De hecho, no se produjo hasta mes y medio después.

"Mis primeras sensaciones fueron sobretodo de frustración, de rabia. Me costaba entender porque estaba pasando esto. El hospital se había quedado pequeño, estábamos desbordados, el material se nos agotaba, nos cambiaban los protocolos cada día, diferentes equipos de protección, los famosos EPIs —que los hemos tenido de todos los colores y formas—, hemos visto como los intensivistas tenían que elegir que pacientes eran candidatos a un respirador o no, y hay pacientes de cualquier edad muy graves", explica.

"Quería despertarme y escuchar que había acabado, que podíamos recuperar nuestra vida"

enfermero coronavirus
Daniel Millán, enfermero del Hospital Universitario La Moraleja, colocándose el traje de protección para atender a los pacientes con coronavirus

Business Insider España

"Lo cierto es que quería despertarme al día siguiente y escuchar que esto ya había acabado, que podíamos recuperar nuestra vida", detalla.

Eso sí, Daniel explica que, a día de hoy, el hospital ha cambiado. Se han reajustado horarios, reorganizado el funcionamiento de las unidades, hay incorporaciones de personal, se ha hecho un hospital de campaña, hay varias camas dobladas, se han creado habitaciones improvisadas y existe una nueva UCI.

"Realmente ha sido una situación muy difícil. Días en los que salía de mi turno muy desanimado, pero en seguida cambiaba el chip y quería volver a estar ahí, para seguir ayudando. Es la vocación de ser enfermero. Creo que a todos los que hemos estado en primera línea nos ha afectado en algún momento psicológicamente", destaca.

De hecho, señala es inevitable sentir miedo por si podría contagiarse, ya que cada día veía fallecer a personas que "todavía no les tocaba", y lo han hecho sin poder estar acompañados.

"Hemos vivido auténticos dramas familiares. Por nuestra parte, a pesar de que no nos ven la cara, estamos intentando transmitir que no están solos, que estamos al otro lado de la puerta. Una de las iniciativas que estamos haciendo es la entregar cartas de ánimo a los pacientes escritas por gente anónima que nos envían desde el proyecto 'No te conozco pero aquí estoy'".

Leer más: Un técnico de mantenimiento de ascensores del hospital de Barcelona que más pacientes de coronavirus ha tratado explica cómo es su día a día: "Esta crisis sanitaria nos ha puesto a todos a prueba"

A pesar de todo, reconoce la gran labor de adaptación que ha tenido el sector sanitario. "Estoy muy orgulloso de todos mis compañeros. Hemos sido capaces de convertir una situación de tal magnitud, en algo cotidiano. Vamos a salir más reforzados como equipo y como profesionales. Esta experiencia no la vamos a olvidar", explica.

También quiere dar las gracias y le gustaría reconocer el trabajo de sus supervisores, de los 'makers' de fabricación de productos 3D, de todos aquellos que hicieron posible usar la máscara de snorkel de Decathlon como asistencia respiratoria, así como a todas esas iniciativas relacionadas con la comida que "les han alegrado los turnos".

"No me considero un héroe, prefiero que me digan que soy un buen enfermero"

A pesar de todo lo que ha vivido hasta ahora, Daniel no se considera un héroe. "Si por nosotros hubiera sido, esta situación no hubiera existido nunca. Yo prefiero que me digan que soy buen enfermero, que hago mi trabajo dando lo mejor, tanto ahora como antes, y que estaré en esta situación o en otra", explica. Asimismo, reconoce haberse emocionado con los aplausos de las 20:00.

También quiere transmitir un mensaje positivo a la población: "Ya vemos luz al final del túnel. A pesar de que seguimos con muchos pacientes ingresados en UCI y en hospitalización, los casos que acuden a urgencias se han reducido muchísimo en los últimos días. De hecho, la semana pasada empezamos a trabajar con un nuevo protocolo de zona limpia y sucia porque ya estamos empezando a atender otras patologías".

Sin embargo, a pesar de que reconoce que son "muy buenas noticias", advierte que no deben bajar la guardia, y que se están preparados para una recaída.

Y es que, como él bien dice, la vocación de enfermero no se acaba cuando sale del hospital, y hay que mantenerse siempre al pie del cañón.

 

Este testimonio es parte de una serie especial de Business Insider España que trata de poner cara a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención o cubriendo las necesidades básicas de la población con su trabajo. Son médicos, enfermeros, auxiliares y administrativos pero también limpiadoras, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores o conductores de autobús. A cambio de su trabajo solo piden una cosa: que te quedes en casa y salgas a la calle solo lo imprescindible para frenar los contagios.

Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del correo electrónico o mediante mensajes privados en nuestras redes sociales vía Twitter, Facebook, o Instagram. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 

Más héroes anónimos en Business Insider España:

Y además