Pasar al contenido principal

La respuesta masiva de China a un nuevo brote de coronavirus en un mercado de Pekín demuestra que se está tomando el COVID-19 mucho más en serio que el resto del mundo

Un hombre es sometido a pruebas de detección del coronavirus en Nanjing, al este de China, el 15 de junio de 2020.
Un hombre es sometido a pruebas de detección del coronavirus en Nanjing, al este de China, el 15 de junio de 2020. STR/AFP/Getty Images
  • Pekín entró en "modo de emergencia de tiempos de guerra" este fin de semana para contener un nuevo brote de coronavirus en un mercado después de haber pasado semanas sin nuevos casos.
  • Las escuelas y restaurantes han cerrado. Se han aislado once comunidades de viviendas. Se han vuelto a imponer los test y rastreos masivos. El aislamiento forzoso es ahora obligatorio para cualquiera que esté conectado con el mercado de Xinfadi.
  • La respuesta integral demuestra que China sigue tomándose el virus en serio.
  • Contrasta con las actitudes actuales de las autoridades de otros países, que están reabriendo y creen que lo peor de la pandemia ya ha pasado.
  • Brasil, México y muchos estados de los Estados Unidos están poniendo fin a los confinamientos y reabriendo sus negocios a pesar de los picos récord de casos.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Pekín no ha dejado piedra sin mover en su intento de aplastar un brote de coronavirus a finales de la semana pasada, lo que demuestra que todavía se toma el virus en serio, incluso cuando otros países actúan como si lo peor de la pandemia ya hubiera pasado.

El jueves, se detectó el primer nuevo caso en dos meses proveniente del mercado local de frutas y verduras de Xinfadi. El viernes se identificaron otros seis, el sábado 36 y el domingo también 36 casos.

Como respuesta, Pekín ha vuelto a imponer medidas que demuestran que no se está tomando en absoluto menos en serio el brote en esta segunda ocasión. La ciudad está ahora en "modo de emergencia en tiempos de guerra", según dijo el sábado Chu Junwei, un responsable del distrito de Fengtai.

  • El mercado de Xinfadi se cerró antes del amanecer del sábado. Los centros deportivos cercanos han sido cerrados, los eventos cancelados, y los lugares turísticos clausurados.
  • A cualquiera que visitara o trabajara en el mercado, o entrara en contacto con los que lo hicieron, se le ordenó que permaneciera aislado durante 14 días. Once complejos residenciales cercanos al mercado han quedado bloqueados.
  • El domingo, diez barrios de Pekín elevaron sus niveles de riesgo de epidemia a medio, y Huaxiang, donde se encuentra el mercado, lo elevó a alto.
  • Diez ciudades chinas han prohibido a los residentes visitar Pekín, según Reuters.
  • El viceprimer ministro Sun Chunlan se encuentra ahora a cargo del seguimiento y rastreo para controlar la propagación del foco.
A police officer blocking the entrance to a closed-off residential compound near the closed Xinfadi market in Beijing on June 13, 2020.
Un oficial de policía bloqueando la entrada a un complejo residencial aislado cerca del clausurado mercado Xinfadi en Pekín el 13 de junio de 2020. GREG BAKER/AFP/Getty

La respuesta de China difiere totalmente de la de varios países que en este momento están optando por reabrir y al mismo tiempo siguen registrando un elevado número de nuevos casos. Cabe señalar que China registró su primer caso, e impuso sus cierres, antes que otros países.

En Estados Unidos, Arizona, Florida, Oregón y Texas están registrando un aumento de casos, aunque la mayoría sigue adelante con sus planes de reapertura. Los casos también aumentaron en Nueva Jersey el mismo día en que los restaurantes al aire libre y los centros comerciales reabrieron.

Las ciudades chinas han revertido anteriormente los planes de reapertura tan pronto como se descubrieron nuevos casos.

Leer más: No todas las actividades tienen el mismo nivel de riesgo de infección: así es como afecta a las actividades cotidianas

Desde el 25 de mayo, miles de manifestantes contra el asesinato de George Floyd se han acumulado regularmente en decenas de ciudades de Estados Unidos y en otros países de todo el mundo.

Las autoridades estadounidenses no han prohibido abiertamente las marchas y, a pesar del uso generalizado de mascarillas, las reuniones han sido una gran oportunidad para que el virus se extienda.

Los peatones caminan por la acera de la playa Leblon el 6 de junio de 2020, en Río de Janeiro, Brasil.
Los peatones caminan por la acera de la playa Leblon el 6 de junio de 2020, en Río de Janeiro, Brasil. Andre Coelho/Getty Images

La semana pasada, Brasil reabrió tiendas, playas e iglesias, a pesar de que se registraron cifras récord de nuevos casos.

México también comenzó a reabrir y a terminar con los cierres a mediados de mayo, y ha continuado haciéndolo a pesar de haber registrado alrededor de 4.000 nuevos casos cada día la semana pasada. El confinamiento de la Ciudad de México, su capital, terminará esta semana.

A mediados de mayo, Rusia levantó parcialmente el cierre impuesto en marzo, pero sigue registrando un alto número de nuevos casos. Unos 8.246 nuevos casos fueron identificados sólo este domingo.

El lunes, se permitió la reapertura de tiendas no esenciales en el Reino Unido. El domingo el país reportó 1.514 nuevos casos.

Y además