Pasar al contenido principal

Qué se entiende por activo refugio y por qué te interesa invertir en ellos en momentos de crisis

Una mujer repasa sus facturas y sus cuentas
Getty Images
  • No todos los instantes son iguales en las bolsas: hay momentos de mayor tensión o cuando hay mucha turbulencia en los parqués mundiales, hay una serie de inversiones que se consideran más seguras que otras.
  • Es por ello que muchos inversores buscan refugio en determinados activos. 
  • Pese a que no se dispone de una lista oficial como tal, a día de hoy se consideran activos refugio metales precios como el oro y divisas como el dólar o el franco suizo, así como la deuda pública de Estados Unidos, de Alemania o de Suiza, sobre todo los bonos a largo plazo, que actualmente tienen la máxima calificación (AAA) por parte de las agencias de rating.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No siempre los mercados juegan a favor. Las llamadas tendencias alcistas hacen que nuestras finanzas personales se hagan más grandes. Es en esos momentos en los que se nos recomienda asiduamente apostar por activos de más riesgo, pues estos nos harán tener más rentabilidades en nuestras carteras.

Por el contrario, no todos los instantes son iguales en las bolsas. Hay momentos de mayor tensión o cuando hay mucha turbulencia en los parqués mundiales, hay una serie de inversiones que se consideran más seguras que otras. Es por ello que muchos inversores buscan refugio en determinados activos. 

Esto es lo que se denomina como invertir en “activos defensivos o activos refugio”. Pero… ¿En qué consiste este tipo de inversión? ¿Cuáles son los vehículos que nos pueden proteger, generalmente, de las grandes caídas?

El interés de apostar por activos refugio

Antes de nada, los expertos de Self Bank comentan que es importante que seamos conscientes de que el hecho de que se consideren seguros, no significa que “su valor no pueda bajar”. Es algo que debemos tener muy presente para no llevarnos a posteriori sorpresas inesperadas. 

Lo que sí que es cierto es que, ante escenarios económicos adversos, “probablemente se comporten mejor que otras clases de activo más arriesgadas como pueda ser la bolsa”. Es algo que ya se ha demostrado a lo largo de la historia.

Pese a que no se dispone de una lista oficial como tal, a día de hoy se consideran activos refugio metales precios como el oro y divisas como el dólar o el franco suizo, así como la deuda pública de Estados Unidos, de Alemania o de Suiza, sobre todo los bonos a largo plazo, que actualmente tienen la máxima calificación (AAA) por parte de las agencias de rating.

Leer más: Cómo elegir un bróker si quieres comenzar a invertir en bolsa

En este sentido, hay que tener muy presente que hay que entender que las inversiones consideradas como tal pueden variar a medida que “cambian las condiciones del mercado”, según destacan los expertos de la entidad bancaria.

Siguiendo este esquema, Antonio Castelo, responsable de renta variable de iBroker, concreta que este tipo de apuestas pueden venir bien en momentos de turbulencias, porque suele haber muchos flujos positivos por parte de los inversores. Dicho de otro modo, es adónde “fluye el dinero” en momento en el que se producen crisis económicas. 

Activos como el oro, o el franco suizo, por ejemplo, han sufrido importantes revalorizaciones en momentos en los que se han producido mayores contratiempos en los mercados. Por eso pueden ser “un importante elemento diversificador dentro de las carteras”, tal y como concreta Castelo.

Analizar cada momento histórico

Aun así, no siempre estos activos actúan como refugio por norma. Por ejemplo, hace unas décadas la divisa de Japón, el yen, fue considerada como un valor en el que refugiarse. No obstante, debido a la crisis que viene sufriendo el país desde hace algunos años, “el yen ha dejado de estar entre las primeras posiciones a la hora de apostar por activos seguros”, explican desde Self Bank.

Por tanto, es importante analizar con calma siempre dónde metemos nuestro dinero, aunque a priori esté considerado como un activo defensivo. Con todo, el que probablemente seguirá siéndolo siempre es el oro, ya que no hay ningún gobierno ni autoridad monetaria que controle lo que vale. 
 

Y además