Pasar al contenido principal

Así entrenan a perros policía para olfatear dispositivos ocultos: estos animales son claves en casos de fraude y pornografía infantil

  • Los perros policía pueden ser entrenados para olfatear aparatos electrónicos como teléfonos móviles, disco duros, ordenadores y tarjetas de memoria.
  • Estos animales pueden encontrar cualquier cosa con almacenamiento digital entrenándolos para que reconozcan el olor del TPPO, un producto químico que recubre los chips de memoria para protegerlos del sobrecalentamiento.
  • El Departamento de Policía del Estado de Connecticut inició este programa en el 2012 para ayudar a los investigadores a buscar pruebas digitales de delitos.
  • Algunos perros han detectado piezas clave en casos de pornografía infantil y explotación, así como en la lucha contra el terrorismo y el fraude.

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: Estos perros policía no están buscando drogas ilegales o explosivos. Están buscando algo que la mayoría de nosotros tenemos sobre nosotros en todo momento: teléfonos móviles.

George Jupin: Todo crimen suele dejar algún tipo de evidencia digital. El móvil es omnipresente. Todo el mundo tiene un teléfono móvil, por lo que es importante que muchas veces encuentren estos dispositivos si están ocultos o descatalogados. 

Narrador: El detective George Jupin es el orgulloso propietario de Selma, el primer perro entrenado para olfatear en busca de dispositivos electrónicos. Selma es parte de un programa piloto en el Departamento de Policía del estado de Connecticut. El programa entrena a los perros para que encuentren dispositivos que almacenan datos. Desde 2012, han entrenado a nueve perros y han compartidos sus conocimientos con otros departamentos de la policía para que puedan entrenar a sus propios perros. Selma y los otros perros en entrenamiento no solo están buscando teléfonos móviles, están buscando cualquier cosa que pueda almacenar datos. Cosas como memorias USB, ordenadores, tarjetas SD y cámaras. Antes de que existiera el programa, los investigadores tenían dificultades para encontrar pruebas digitales.

Kerry Halligan: Y se dieron cuenta, mientras hacían sus investigaciones, de que les faltaban algunas piezas. Podían encontrar papeleo, pero les faltaban dispositivos que podrían haber contenido mucha información, y preguntaron si, “¿Hay alguna posibilidad de que podamos entrenar a un perro para que encuentre una memoria USB?” Creo que eso fue lo primero que preguntaron.

Jupin: Gran parte del trabajo que realizamos son delitos contra los niños o trabajos de explotación infantil en los que buscamos dispositivos que contengan contenidos ilegales. De modo que pueden abarcar desde ordenadores de sobremesa o portátiles hasta teléfonos inteligentes y dispositivos extraíbles como unidades USB o unidades flash. 

Narrador: En 2015, un perro rastreador electrónico encontró una memoria USB oculta en la casa de Jared Fogle. Terminó siendo una pieza clave en las pruebas del caso contra el ex portavoz de Subway. Los perros se utilizan también en otros escenarios, como en casos de lucha contra el terrorismo, en los que alguien podría estar almacenando documentos o planos en una memoria USB oculta. O, en casos de fraude en los que se pueden encontrar pruebas de negocios fraudulentos o documentos falsificados en un ordenador portátil oculto. 

Jupin: Nos llamaron a una escena en la que la preocupación era que podría haber algunas cámaras ocultas por toda la casa. Nos llevamos a Selma y registramos la casa, cada piso de la casa y cada habitación de la casa, y cuando entramos en uno de los años, Selma señaló la existencia de un respiradero. Dentro de ese respiradero, descubrimos que había una cámara en miniatura. 

Leer más: Estas son las razas de perro más inteligentes de todo el mundo, según un psicólogo

Narrador: Entonces, ¿Cómo es que estos perros se las arreglan para oler algo que, para nosotros, no tiene mucho olor? Los humanos tenemos cerca de 6 millones de receptores olfativos en nuestras narices. Los perros tienen hasta 300 millones. Así que, obviamente, tienen un sentido del olfato mucho mejor. Para conseguir que estos perros olfatearan específicamente objetos electrónicos, el equipo del K9 envió una gran cantidad de dispositivos a su laboratorio que fueron capaces de aislar en una fragancia específica. 

Jupin: El compuesto que utilizamos es óxido de trifenilfosfina, TPPO para abreviar.

Narrador: El TPPO es un producto químico que recubre los chips de memoria para protegerlos del sobrecalentamiento. Con el TPPO aislado, los adiestradores pueden entrenar a los perros para localizar dispositivos.

Halligan: Todo lo que es, es un simple sistema de recompensa alimenticia. Ponemos a los perros a reconocer el olor, y son recompensados con comida. Detectan el olor, son recompensados con comida repetidamente.

Narrador: Los perros aprenden a asociar el olor del productos químico con la alimentación y eso es lo que los motiva a buscarlo. Comienzan oliendo el producto químico puro en un frasco para que puedan, realmente, dominar el aroma. Una vez que el perro lo consigue, pasa a dispositivos reales para ver si pueden identificar el olor de la TPPO cuando está dentro de un dispositivo. Y, aunque todos los perros tienen un buen sentido del olfato, no son adecuados para el trabajo.

Jupin: Estamos buscando perros que sean metódicos en sus búsquedas, que no sean fácilmente excitable, que puedan estar alrededor de mucha gente, que puedan estar en áreas cerradas. Y el temperamento de los labradores se ajusta a ese perfil, y por eso los utilizamos exclusivamente.

Narrador: Una vez que los labradores conocen el aroma de la TPPO, comienza el verdadero entrenamiento. Halligan esconde dispositivos en los coches, y luego los prende fuego. Eso es para entrenar a los perros a identificar el olor de TPPO incluso si el dispositivo ha sido quemado. Los perros también hacen búsquedas en las habitaciones. Así se familiarizan con la búsqueda en ambientes interiores. Cuando un perro localiza un dispositivo, se sienta para alertar a su adiestrador. El adiestrador entonces le pide al perro que lo señale de nuevo. Y luego consigue más comida. 

Hombre: ¿Me lo enseñas? Eres un buen chico.

Narrador: Los perros solo se alimentan si han olido primero el TPPO. De esta manera, siguen motivados para encontrarla.

Buen perro, eres un buen chico.

Narrador: Pero no te preocupes, tienen suficiente comida. E incluso llegan a tener vidas normales fuera del trabajo.

Jupin: Ella viene conmigo al trabajo y va conmigo a casa. Quiero decir, es como de la familia.
 

Y además