"En España, el mercado del 'buy now, pay later' es del 3%; en Suecia del 23%": la CEO de Aplázame, la fintech de Wizink con la que quiere diversificar mercado, ve recorrido al negocio digital de los pagos aplazados

Raquel Garcés, CEO de Aplázame.
Raquel Garcés, CEO de Aplázame.

Aplázame

  • Aplázame es una fintech española especializada en este segmento de las finanzas. En 2018, fue comprada por Wizink. 
  • "El máximo de financiación que ofrecemos es hasta 6.000 euros, el tique medio depende mucho de la industria", explica Raquel Garcés, CEO de Aplázame, en una entrevista con Business Insider España. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El pago aplazado es uno de los negocios tradicionales de la banca, pero desde hace un tiempo las fintech han entrado también en esta industria. Una de las claves es introducir la tecnología para que el proceso de pago esté integrado en la compra. Aplázame es una fintech española especializada en este segmento de las finanzas. En 2018, fue comprada por Wizink y es una de las patas de la estrategia de diversificación de la entidad, que ha tenido que plantearse su camino tras las sentencias judiciales contra el crédito revolving. 

"Convivimos bastante bien. Tenemos modelos de negocio distintos y estamos en ciclos distintos. Aplázame está en proceso de crecimiento muy grande, en un modelo operativo y de negocio propio de una fintech con modelo tecnológico innovador", explica Raquel Garcés, CEO de Aplázame en una entrevista con Business Insider España. 

"Wizink lo que ha decidido es dejar que Aplázame mantengan su modelo de negocio, su modelo operativo independiente y también la cultura y las formas de hacer que son propias de una compañía fintech", añade. 

En los últimos meses, el mercado que se conoce con el anglicismo buy now, pay later, que se traduce como compra ahora y paga después, ha crecido en España con la llegada de gigantes internacionales como la sueca Klarna (que desembarcó hace un año) y la australiana Afterpay tras hacerse con la española Pagantis. 

"Bueno, yo creo que en principio hay mercado. Te doy un dato para que tengamos un punto de referencia, el mercado de buy now, pay later, según la consultora CB Insights, tiene una penetración en España ahora mismo del 2% de lo que es comercio electrónico. Si vas a Suecia, la penetración es del 23%" explica la directiva, que señala que quizá no vayamos a llegar a los niveles de Suecia, pero que estos datos muestran que hay "mucho" recorrido. En este sentido, Garcés señala que la competencia es "bienvenida porque está creando un mercado que hasta ahora no existía". 

El boom de las fintech para aplazar pagos se consolida en Europa: tecnológicas cada vez más grandes que hacen frente a la banca tradicional

"Cuantas más compañías más, creándolo mejor. Por tanto, creo que ahora mismo sí hay sitio para todos. Creo que hay recorrido, que es positivo que haya competencia porque es necesario crear unos conceptos y unas propuestas de valor que todavía no existen en España, y prueba de ello es la penetración que existe estos productos", apunta. 

Desde aplazar 15 días un tique hasta un préstamo 

Es cierto, reconoce Garcés, que su tamaño no es tan grande como el gigante fintech Klarna, que cuenta con unas de las mayores valoraciones del universo fintech, pero asegura que a pesar del tamaño cuentan con una serie de servicios que no tienen qué envidiar a esta empresa. 

La directiva explica que la rama de servicios abarca desde la posibilidad del pago aplazado en 15 días hasta fórmulas más tradicionales de préstamos aplazados. El uso de uno u otro servicio suele variar en función del comercio y de la cuantía de la compra. 

Por un lado, el servicio con menos tiempo entre la compra y el pago sería el de buy now, pay later en quince días; tras lo cual se ofrece un servicio para pagar en tres o cuatro plazos hasta llegar a un préstamo más tradicional 

"El máximo de financiación que ofrecemos es hasta 6.000 euros, el tique medio depende mucho de la industria. Normalmente, la industria de moda o de cosméticos tienen tiques por debajo de los 100 euros y utilizan más los productos de compra ahora y paga luego o pago en 3 o pago en cuatro", explica Garcés. En cambio, en industrias con compras normalmente más elevadas, como en temas de decoración o electrónica suelen ir más hacia las fórmulas de pago en tres o cuatro plazos o préstamos más similares a los tradicionales, pero sin tener que realizar papeleo. 

En los primeros casos, el precio para los compradores es gratuito y es el comercio el que paga una comisión por utilizar la plataforma tecnológica. En este sentido, Garcés explica que su servicio ofrece una doble ventaja para los comercios. Por un lado, porque ayuda a generar compras más elevadas haciendo que el cliente se plantee compras más elevadas a lo que se suma un aumento de la recurrencia. 

Garcés señala que con el uso de su producto, la conversión en las compras aumenta un 20% y la recurrencia en los comercios crece un 40%. 

La fórmula para el funcionamiento es utilizar algoritmos y machine learning para hacer un estudio del perfil de comprado y con ellos identificar la viabilidad del aplazamiento. 

"Podemos llegar a generar cientos de data points. Hay muchos elementos que se tienen en cuenta, desde el tipo de producto que estás comprando hasta el número de meses en el que vas a pagar el volumen de compra o cuándo generaste tu dirección de email", explica la directiva. También se tiene en cuenta que no es el mismo el enfoque para un sector que para otro. Por ejemplo, explica que tienen un producto específico para viajes con una carencia determinada, para que el cliente no tenga que pagar hasta que no empiece el viaje. 

Otros artículos interesantes:

El boom de las fintech para aplazar pagos se consolida en Europa: tecnológicas cada vez más grandes que hacen frente a la banca tradicional

Las fintech europeas dan el salto a los servicios para empresas: así buscan mejorar su negocio gracias a una tecnología innovadora como alternativa al volumen para convertirse en unicornios

Los pagos del futuro pasan por el móvil y por ser invisibles (como los de Amazon Go), según un directivo del banco con mayor número de cajeros en España