Elon Musk habla de la guerra en Ucrania, de la importancia de la energía nuclear, y explica por qué Benjamin Franklin sería la persona "más divertida en una cena"

Mathias Döpfner habla con Elon Musk en la fábrica de Tesla en Fremont, California.
Mathias Döpfner habla con Elon Musk en la fábrica de Tesla en Fremont, California.

Jason Henry.

La entrevista ha tenido lugar en la fábrica de Tesla en Fremont, California, y los dos han hablado de la invasión de Rusia en Ucrania, de los viajes espaciales y de lo que hace especiales a los seres humanos.

A continuación puedes leer una transcripción de la conversación.

VIDEO

Entrevista a Elon Musk

Mathias Döpfner: Antes de hablar del futuro, fijémonos en el presente. Hay una guerra en Europa. Cuando contempla las horribles imágenes de las tropas de Putin invadiendo Ucrania, matando gente, ¿qué es lo que piensa?

Elon Musk: Es sorprendente ver eso en estos tiempos. Creía que habíamos superado esas cosas en su mayor parte. Es preocupante. Si uno puede salirse con la suya, esto podría enviar un mensaje a otros países de que quizás también puedan salirse con la suya.

Döpfner: ¿Le ha sorprendido el comportamiento de Putin? Quiero decir, recuerdo las discusiones de las últimas semanas, cuando la mayoría de los europeos pensaban que no lo iba a hacer. Muchos estadounidenses estaban convencidos de que iba a invadir. ¿Qué pensaba en su caso?

Musk: Mi idea era que intentaría capturar el tercio oriental del país. Francamente, si uno se limita a escuchar la retórica, está claro que iba a ir a la caza de al menos algunas zonas de Ucrania que tienen un porcentaje significativo de rusoparlantes. Ya lo hizo en Georgia.

Döpfner: En cierto modo, si se escucha atentamente a los dictadores, suelen decir lo que quieren hacer. Hay que tomárselo en serio.

Musk: Sí. No son sutiles.

Döpfner: Pero hasta ahora, existe la posibilidad de que Putin logre prácticamente lo contrario de lo que quiere conseguir. Quiere alejar a Estados Unidos de Europa. Quiere debilitar a la OTAN. Hasta ahora, ha fortalecido a la OTAN. Ha unido a Occidente. Es casi una cuestión que une a las democracias y a las sociedades abiertas. Con respecto al resultado a largo plazo, ¿es usted más bien pesimista en cuanto a que va a fortalecer a Putin y, por lo tanto, a allanar el camino para otros ejemplos como el de China u otros? ¿O es más optimista en cuanto a que podría ser un punto de inflexión para una política de seguridad diferente de Occidente?

Musk: Sí, creo que esto golpeará a Occidente. Supongo que, por supuesto, la gente se dará cuenta de que quizá no deberíamos tener todas estas disputas internas cuando hay amenazas más serias.

Döpfner: Volodímir Zelenski lo dijo muy claramente. "Necesito munición, no que me saquen de aquí". Europa, en particular Alemania, ha tenido problemas durante mucho tiempo. ¿Y el Gobierno estadounidense?

Musk: Creo que el Gobierno estadounidense ha hecho más de lo que la gente cree. Pero no se ha hecho muy público. Pero es importante hacer algo serio. No podemos dejar que Putin se apodere de Ucrania. Esto es una locura.

Döpfner: Algunas partes del mundo, especialmente Europa, han aprendido UNA lección equivocada del Tercer Reich y el Holocausto. Y esa lección es: no intervenir militarmente nunca más. Tratar de no involucrarse. Ahora, existe la oportunidad de que aprendamos la verdadera lección, y ésta es: no al racismo, no a los genocidios y desde luego no a la política de apaciguamiento.

Musk: El apaciguamiento, obviamente, no funcionó contra Hitler. Y cuánto mejor habría sido el mundo si lo hubieran detenido antes. Mejor para todos.

Döpfner: Usted hizo algo muy concreto, en 48 horas, a petición del ministro digital de Ucrania. Y eso fue entregar material de Starlink para garantizar el acceso a internet. ¿Cuál fue la motivación y cómo se está desarrollando?

Musk: Pensamos que Starlink podría ser necesario, y tomamos algunas medidas preventivas para asegurarnos de que se pudiera entregar rápidamente. Cuando llegó la petición, actuamos con celeridad. Cabe señalar que la conectividad a internet por satélite de Ucrania fue desconectada por un ciberataque el día de la invasión de forma permanente. Las torres de telefonía móvil están siendo bombardeadas o bloqueadas. Hay una importante red de fibra que los rusos conocen. Es muy probable que corten ese enlace de fibra. Esto dejaría a Ucrania con muy pocas conexiones abiertas. Así que Starlink podría ser, ciertamente, en algunas partes de Ucrania, la única conexión posible.

"El gran sueño del internet global entra en crisis": así será la nueva red fracturada si Rusia se desconecta del resto del mundo

Döpfner: ¿Qué pasa si los rusos y los chinos atacan los satélites? ¿Es eso también una amenaza para Starlink?

Musk: Fue interesante ver la manifestación rusa contra los satélites de hace unos meses en el contexto de este conflicto. Porque eso causó muchos problemas a los operadores de satélites. Incluso tuvo cierto peligro para la estación espacial, donde hay cosmonautas rusos. Entonces, ¿por qué lo hicieron? Fue un mensaje previo a la invasión de Ucrania. Intentar acabar con Starlink no es fácil porque hay 2000 satélites. Eso significa muchos misiles antisatélites. Espero que no tengamos que poner esto a prueba, pero creo que podemos lanzar satélites más rápido de lo que ellos pueden lanzar misiles antisatélites.

Döpfner: Rusia ha dicho que va a suspender el suministro de motores destinados a los cohetes. ¿Es una amenaza o una oportunidad para SpaceX?

Musk: En SpaceX, diseñamos y fabricamos nuestros propios motores de cohetes. Así que en realidad no poseemos ningún componente ruso en absoluto.

Döpfner: ¿Es peligroso para Estados Unidos?

Musk: Boeing y Lockheed han confiado mucho en el motor ruso RD-180. Que debo decir, para ser justos, es un gran motor. Esperan alejarse de él en el futuro con motores de Blue Origin. También está el Antares que utiliza el RD-180, creo. Por lo tanto, no podrán volar.

Döpfner: Con conocimientos, productos y servicios, Elon Musk es casi un arma estratégica en la guerra moderna. ¿Cómo ve su papel en ese contexto?

Musk: Creo que puedo ser útil en los conflictos. Intento llevar a cabo una serie de acciones encaminadas a mejorar la probabilidad de que el futuro sea bueno. Y, obviamente, a veces me equivoco en este sentido. Hago lo que creo que es más probable que garantice que el futuro sea bueno para la humanidad. Esas son las acciones que llevaré a cabo.

Döpfner: Hace un par de meses tuvimos un intercambio sobre el famoso libro de Ernst Jüngers Tormenta de acero. Usted estaba muy fascinado por ese libro, que se publicó hace aproximadamente 100 años, sobre las experiencias de Jünger en la Primera Guerra Mundial. ¿Por qué es tan importante para usted ese libro?

Musk: Leo muchos libros, y por alguna razón me fascinan la guerra y la historia en general. No sólo la historia de la guerra, sino la historia en general. El libro de Jüngers es un excelente relato personal de la Primera Guerra Mundial. La lección que se extrae de ese libro es que no queremos volver a hacerlo.

Döpfner: Existe una gran controversia en torno a ese libro. Algunos dicen que es una glorificación de la guerra...

Musk: ¡Claro que no!

Döpfner: ... Es más bien positivo y negativo. Sólo describe lo que ocurrió de forma terrible.

Musk: Nadie lee ese libro y dice: "Yo también quiero hacer eso". Para mí, es simplemente fascinante leer sobre la historia. Es decir, aprender las lecciones de la historia, para no repetir los errores del pasado.

Döpfner: La historia no se repite, pero rima. Y nosotros vemos una rima en estos días. Volvamos a la gran imagen estratégica. Las terribles acciones de Putin son, en cierta medida, también el resultado de los errores estratégicos que ha cometido Europa, especialmente Alemania, el abandono de la energía nuclear en 2011.

Musk: Es muy importante que Alemania no cierre sus centrales nucleares. Creo que esto es una gran locura.

Döpfner: Si realmente queremos reducir el poder de Putin, así como la dependencia de Europa y Alemania de la energía rusa, tenemos que descarbonizar. Es la única manera. ¿Más energía nuclear es la clave para liberarnos de dictadores y autócratas como Putin?

Musk: Quiero ser superclaro. No sólo no hay que cerrar las centrales nucleares, sino que hay que reabrir las que ya han cerrado. Son las más rápidas en producir energía. Es una locura cerrar las centrales nucleares ahora, especialmente si estás en un lugar donde no hay desastres naturales. Si estás en un lugar donde se producen terremotos o tsunamis graves, es más bien una incógnita. Si no hay un riesgo masivo de catástrofe natural -lo que no ocurre en Alemania-, las centrales nucleares no suponen ningún peligro.

Döpfner: ¿No hay alternativas más seguras que puedan tener un efecto similar? La energía solar y la eólica no lo conseguirán. ¿Tiene alguna otra idea en mente sobre la futura política energética?

Musk: Creo que, a largo plazo, la mayor parte de la energía de la civilización va a proceder de la energía solar, y luego hay que almacenarla con baterías porque, obviamente, el sol sólo brilla durante el día, y a veces está muy nublado. Así que necesitas baterías solares. Esa será la principal forma de alimentación de la civilización a largo plazo. Pero entre ahora y entonces, necesitamos mantener la energía nuclear. No puedo subrayar eso lo suficiente. Es una locura total cerrarlas. Quiero ser claro, una locura total.

Döpfner: Vamos a ver si estas palabras tan claras se escuchan en Alemania.

Musk: Yo diría que esto es un riesgo para la seguridad nacional.

Entrevista a Bill Gates: las tecnologías innovadoras que resolverán el cambio climático y cómo financiarlas

El cofundador de Microsoft, Bill Gates.

Döpfner: ¿Cómo se verá el problema del clima dentro de 15 años? ¿Mejor que hoy?

Musk: Desde el punto de vista de la energía sostenible, mucho mejor.

Döpfner: ¿Así que vamos a resolver este problema?

Musk: Sí, absolutamente. Resolveremos el problema del clima. Es sólo una cuestión de cuándo. Y ese es el objetivo fundamental de Tesla.

Döpfner: Usted dijo una vez que el descenso de la natalidad es uno de los problemas más subestimados de todos los tiempos. ¿Por qué?

Musk: La mayoría de la gente en el mundo opera bajo la falsa impresión de que tenemos demasiada gente. Esto no es cierto. La tasa de natalidad ha descendido como la espuma. Desgraciadamente, tenemos esas ridículas estimaciones de población de la ONU que hay que actualizar porque no tienen ningún sentido. Basta con mirar la tasa de crecimiento del año pasado. Mira cuántos niños nacieron y multiplícalo por la esperanza de vida. Yo diría que esa es la cantidad de gente que estará viva en el futuro. Y luego decir, ¿la tendencia de la tasa de natalidad es positiva o negativa? Es negativa. Ese es el mejor caso, a menos que algo cambie en la tasa de natalidad.

Döpfner: Por eso también necesitamos alternativas. Usted ha presentado recientemente a Optimus, un robot humano, y ha compartido sus grandes expectativas, lo que podría hacer por el mundo. Supongo que no se trata sólo de la primera visita a Marte que podría hacer Optimus, sino que también podría cambiar las reglas del juego en la IA. ¿Podría compartir esta visión?

Musk: Con respecto a la IA y la robótica, por supuesto, veo las cosas con cierta inquietud. Porque ciertamente no quiero tener nada que pueda ser potencialmente dañino para la humanidad. Pero los robots humanoides están ocurriendo. Mira a Boston Dynamics. Cada año hacen mejores demostraciones. El ritmo de avance de la IA es muy rápido.

Döpfner: Concretamente, Optimus se va a utilizar en las fábricas de Tesla. Ese es uno de los casos de uso, pero ¿cuál es el caso de uso generalizado más allá de Tesla?

Musk: Optimus es una especie de androide trabajador de uso general. Su función inicial debe ser en trabajos repetitivos, aburridos o peligrosos. Básicamente, trabajos que la gente no quiere hacer.

Elon Musk afirma que el robot humanoide de Tesla es el producto más importante en el que está trabajando y que podría superar a su negocio de automóviles

Döpfner: ¿Por qué Optimus tiene dos piernas? ¿Sólo para parecer un ser humano, o es por una cuestión más práctica? Siempre he pensado que era mejor tener cuatro patas.

Musk: Jaja, cuatro patas bien, dos patas mal. Me recuerda a Orwell. La humanidad ha diseñado el mundo para interactuar con un humanoide bípedo con dos brazos y diez dedos. Así que si quieres que un robot encaje y sea capaz de hacer cosas que los humanos pueden hacer, debe tener aproximadamente el mismo tamaño, forma y capacidad.

Döpfner: ¿Cree que Optimus va a desempeñar un papel en nuestra vida cotidiana, ayudándonos en el hogar y cosas así?

Musk: Sí. Un humanoide centrado en general.

Döpfner: El prototipo va a estar listo a finales de este año. ¿Cuándo será un producto que pueda comercializarse en masa?

Musk: Creo que tendremos algo bastante bueno a nivel de prototipo este año, y podría estar listo para al menos una producción de volumen moderado hacia finales del próximo año.

Döpfner: Ha dicho que el potencial es mayor que el de Tesla. Si eso es cierto, entonces debe ser realmente un producto para el mercado de masas. Pero en cualquier caso, Optimus es también una respuesta al problema de la caída de la natalidad. Si no tenemos suficientes personas humanas, necesitamos más bots para hacer el trabajo.

Musk: Optimus será útil con respecto a la caída de las tasas de crecimiento. Pero si estas cosas continúan, ¿qué pasará? La humanidad se extingue. ¿Es eso lo que queremos?

Döpfner: O reemplazado por la inteligencia artificial. Seres humanos impulsados por Neuralink.

Musk: A corto plazo, Neuralink sólo pretende solucionar las lesiones cerebrales, las lesiones medulares y ese tipo de cosas. Así que durante muchos años los productos de Neuralink sólo serán útiles para alguien que haya perdido el uso de sus brazos o piernas o simplemente tenga una lesión cerebral traumática de algún tipo. Eso es lo que Neuralink será útil durante muchos años.

Döpfner: ¿Se imagina que un día podamos descargar nuestra capacidad cerebral humana en un Optimus?

Musk: Creo que es posible.

Döpfner: Lo cual sería una forma diferente de vida eterna, porque descargaríamos nuestras personalidades en un bot.

Musk: Sí, podríamos descargar las cosas que creemos que nos hacen únicos. Ahora, por supuesto, si ya no estás en ese cuerpo, eso va a ser definitivamente una diferencia, pero en cuanto a preservar nuestros recuerdos, nuestra personalidad, creo que podríamos hacerlo.

Döpfner: El momento de la Singularidad que el inventor y futurista Ray Kurzweil ha vaticinado, creo, para el año 2025 se está acercando rápidamente. ¿Sigue siendo realista este plazo?

Musk: No estoy seguro de que haya un límite muy marcado. Creo que es mucho más suave. Ya hay mucha computación que subcontratamos. Nuestros recuerdos se almacenan en nuestros teléfonos y ordenadores con imágenes y vídeos. Los ordenadores y los teléfonos amplían nuestra capacidad de comunicación, permitiéndonos hacer cosas que antes se consideraban mágicas. Ahora puedes hacer que dos personas tengan una videollamada básicamente gratis en lados opuestos del mundo. Es increíble. Ya hemos amplificado masivamente nuestros cerebros humanos con los ordenadores. Podría ser una proporción interesante calcular aproximadamente la cantidad de computación que es digital, dividida por la cantidad de computación que es biológica. Y cómo cambia esa proporción con el tiempo. Con tanta computación digital ocurriendo tan rápido, esa proporción debería aumentar rápidamente.

Döpfner: Hablando de velocidad, usted tiene la visión de que un día, Starship podría ser capaz de ir de A a B en 30 minutos en todo el mundo. ¿Es eso cierto? Es como un supertaxi global. ¿Podría ir de San Francisco a Nairobi?

Musk: El aterrizaje será ruidoso. Así que probablemente conectaría ciudades que están junto a océanos o mares. Así se puede aterrizar lo suficientemente lejos de la costa como para que el ruido del aterrizaje no moleste a la gente.

Döpfner: ¿De costa a costa sería una opción realista?

Musk: Sí, es como un cohete intercontinental.

Döpfner: Ha resuelto muchos problemas de la humanidad y ha presentado otras tantas soluciones. Me sorprende que haya un tema que no le fascine tanto: la longevidad. Un aumento significativo de la vida. ¿Por qué no le apasiona? ¿No le interesa personalmente vivir más tiempo?

Musk: No creo que debamos intentar que la gente viva mucho tiempo. Eso provocaría la asfixia de la sociedad porque la verdad es que la mayoría de la gente no cambia de opinión. Simplemente se mueren. Así que si no mueren, nos quedaremos estancados con las viejas ideas y la sociedad no avanzaría. Creo que ya tenemos un problema bastante serio con la gerontocracia, donde los líderes de muchos países son extremadamente viejos. En Estados Unidos, es un liderazgo muy, muy antiguo. Y es sencillamente imposible estar en contacto con la gente si eres muchas generaciones mayor que ella. Los fundadores de EEUU pusieron edades mínimas para un cargo local. Pero no pusieron edades máximas porque no esperaban que la gente viviera tanto tiempo. Deberían haberlo hecho. Porque para que una democracia funcione, los dirigentes deben estar razonablemente en contacto con el grueso de la población. Y si son demasiado jóvenes o demasiado viejos, no pueden decir que estarán unidos.

Algunos multimillonarios están buscando la eternidad y ya han invertido en compañías para alargar la vida: un debate moral que divide a científicos y expertos

Döpfner: ¿Existe una especie de edad máxima ideal? ¿A qué edad le gustaría llegar?

Musk: Creo que para el liderazgo político, lo ideal es estar dentro de los 10 o al menos 20 años de la edad media de la población. Y en mi caso, ciertamente me gustaría mantener la salud durante más tiempo. Pero no tengo miedo a morir. Creo que sería un alivio.

Döpfner: ¿Es posible que no pueda ver realizada la visión de SpaceX en su vida?

Musk: Me gustaría vivir lo suficiente para verlo.

Döpfner: ¿Cómo se siente al ser percibido como la persona más rica del mundo, con una fortuna de 260.000 millones de dólares?

Musk: Creo que Putin es mucho más rico que yo.

Döpfner: ¿De verdad?

Musk: Sí.

Döpfner: ¿Conoce a John Law?

Musk: No.

Döpfner: John Law era la persona más rica de la tierra hace 300 años. Era un escocés y vivió a finales del siglo XVII y principios del XVIII. Era un jugador, "un homme à femmes", y luego un inversor de gran éxito, e ingeniero financiero. Fue el mayor coleccionista de arte del mundo. Creó una burbuja bursátil en Francia al precipitarse tras las acciones de la compañía Mississippi. Y fue en última instancia la razón de una de las primeras crisis financieras. John Law poseía entonces aproximadamente el 30% de los Estados Unidos de América. Al final, se fue a la quiebra. ¿Pensó alguna vez en qué pasaría si algo saliera mal y lo perdiera todo?

Musk: Ha habido muchas veces en las que esperaba perderlo todo. ¿Quién crea una empresa de coches y una de cohetes esperando que tengan éxito? Desde luego, yo no. Tenía menos de un 10% de posibilidades de éxito. Tras el tercer fracaso de SpaceX en 2008, sabía que si el cuarto lanzamiento fallaba, SpaceX estaría muerta. No teníamos dinero para el quinto lanzamiento. Tesla ha estado al borde de la quiebra muchas veces. Incluso cerramos el último día de la ronda de financiación en 2008. Recuerda que por aquel entonces General Motors y Chrysler habían quebrado y Ford estaba al borde de ello. Así que imagínate intentar recaudar dinero para una startup de coches eléctricos mientras General Motors iba a la quiebra. La gente estaba muy enfadada de que incluso lo pidiera. Pero fuimos capaces de recaudar el dinero suficiente para salir adelante. Y cerramos la ronda de financiación para Tesla en la última hora del último día posible de 2008. La víspera de Navidad. Si no hubiéramos cerrado la ronda entonces, habríamos quebrado dos días después de Navidad.

Döpfner: Elon Musk no es sólo un empresario, también es un filántropo. ¿Cuáles son los objetivos de su fundación?

Musk: Quiero destacar que SpaceX y Tesla pretenden fundamentalmente mejorar la calidad del futuro. Sobre todo en términos de utilidad para la humanidad. Tesla acelerando la energía sostenible. Y SpaceX haciendo posible el intercambio multiplanetario. Esto es más de lo que puedo hacer yo mismo. En cuanto a las donaciones, diría que es muy difícil regalar dinero de forma efectiva. Si te importa la realidad de hacer el bien y no la percepción de hacer el bien, entonces es muy difícil regalar dinero eficazmente. A mí me importa la realidad. Al diablo con la percepción. Así que, obviamente, hay causas medioambientales, hay educación, especialmente educación científica y de ingeniería. La asistencia sanitaria pediátrica. El hambre hoy en día es más un problema político y logístico que el hecho de no tener suficiente comida. Hay mucha comida. En Estados Unidos y en muchos países, el problema es más la obesidad que el hambre. Así que siempre busco formas de regalar dinero que sean efectivas.

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Döpfner: Si uno busca en Google a Elon Musk, creo que tendría más de 200 millones de resultados de búsqueda y casi 80 millones de seguidores en Twitter. Sin duda, es usted una de las personas más populares del mundo. ¿La popularidad es un placer o un inconveniente para usted?

Musk: Hace que sea difícil ir a comprar un café a la esquina. Es difícil ir por los sitios, o al menos poder ir a la tienda o caminar por la calle. Ahora es bastante difícil hacerlo.

Döpfner: Me recuerda un poco a un antiguo canciller de Alemania, Helmut Kohl, que una vez me dijo: no te puedes imaginar lo terrible que es entrar en un restaurante y que todo el mundo te reconozca, venga a tu mesa y te pida un autógrafo. Eso es terrible. Sólo hay una cosa en la vida que es peor. Y es: si ya nadie va a tu mesa.

Musk: Jajaja. Sólo intento encontrar una mesa en una esquina con poca luz o algo así, en la que pueda estar fuera del alcance.

Döpfner: ¿Hay algo que desee conseguir con mayor urgencia?

Musk: A corto plazo, y lo más urgente es completar la autoconducción total, de modo que tengamos una autoconducción total que funcione a un nivel sustancialmente más seguro que los humanos. Básicamente, se trata de resolver el problema de la IA en el mundo real. Eso consume gran parte de mi mente. Y conseguir que la nave espacial funcione. No sólo ponerla en órbita, sino lograr una rápida reutilización, que es realmente el santo grial de la cohetería, necesario para que la humanidad se convierta en una especie multiplanetaria. Y creo que esas cosas podrían ocurrir este año.

Döpfner: ¿Hay algo que realmente le gustaría conseguir y que cree que va a ser imposible?

Musk: Imposible es una palabra muy fuerte.

Döpfner: A usted no le gusta esa palabra.

Musk: Es una palabra fuerte. Yo enfoco las cosas desde el punto de vista de la física y la palabra imposible está más o menos prohibida en la física. Me preocupa mucho el tema de la natalidad. Eso me preocupa desde hace muchos años, porque no veo que vaya a cambiar. Cada año es peor. Y vuelvo locos a mis amigos con esto.

Döpfner: Walter Isaacson está planeando su biografía. Ha escrito sobre las vidas de Albert Einstein, Steve Jobs, Benjamin Franklin y Leonardo Da Vinci. Entre los cuatro, ¿con quién le gustaría reunirse y tomar una copa de vino?

Musk: Sería un honor conocer a cualquiera de ellos. Creo que Benjamin Franklin sería el más divertido en una cena.

Döpfner: ¿Y a quién cree que se acerca más? ¿Sería Leonardo Da Vinci?

Musk: Soy bastante diferente. Pero en realidad podría ser Benjamin Franklin. Hizo mucha ciencia e ingeniería. Da Vinci escribió un libro en el que se consideraba ante todo un ingeniero. En realidad, en su solicitud para el puesto que finalmente le permitió crear todo el arte, era todo acerca de sus ideas de ingeniería. Sólo al final, mencionó hacer algo de arte. Creo que es curioso que Da Vinci realmente se consideraba un ingeniero. Pero era bastante impresionante para su época.

Döpfner: Ha dicho que no puede estar solo. Comparto mucho ese sentimiento. ¿De dónde viene?

Musk: Creo que es una reacción humana natural.

Döpfner: Mucha gente es feliz si está sola.

Musk: ¿De verdad? Creo que la mayoría de la gente no es feliz estando sola.

Döpfner: ¿Se siente solo?

Musk: Hay veces que me siento solo, sí.

Döpfner: ¿Por qué no encuentra personas con las que le guste compartir sus sentimientos y pensamientos? Usted es una de las personas más populares y más buscadas en la tierra. Todo el mundo quiere hablar con usted. Pero parece que no funciona.

Musk: Hay momentos en los que me siento solo. Estoy seguro de que hay momentos en los que todo el mundo se siente solo. Pero es bastante básico. Digamos que si estoy trabajando en el cohete estelar y me quedo solo en mi casita, especialmente si mi perro no está conmigo, entonces me siento bastante solo porque estoy solo en una casita sin perro.

Döpfner: ¿Cuál es su mayor temor?

Musk: ¿Cuáles son las amenazas existenciales a las que se enfrenta la humanidad? He pasado mucho tiempo hablando del tema de la natalidad. Esa podría ser la mayor amenaza para el futuro de la civilización humana. Y luego está la preocupación de que la inteligencia artificial salga mal. Creo que el extremismo religioso es otra preocupación.

Döpfner: ¿Cuál es su mayor esperanza?

Musk: Mi mayor esperanza es que la humanidad cree una ciudad autosuficiente en Marte.

Döpfner: Usted ha dicho una vez que si no se está enamorado, no se puede ser feliz. ¿Es usted feliz en este momento?

Musk: Creo que hay grados de amor. Pero ciertamente, para ser plenamente feliz, creo que hay que ser feliz en el trabajo y feliz en el amor. Así que supongo que soy medianamente feliz.

Döpfner: ¿El amor por los proyectos, por el trabajo, puede compensar el amor entre las personas?

Musk: He intentado ser lo más literal posible. Me alegraría que la humanidad tuviera una ciudad autosuficiente en Marte porque, entonces, la esperanza de vida probable de la humanidad sería mucho mayor. Creo que realmente tenemos esta pequeña vela de conciencia, como una pequeña luz en el vacío. Y no queremos que esta pequeña vela en la oscuridad se apague.

Otros artículos interesantes:

Elon Musk desafía a Putin a un duelo por Ucrania

Elon Musk adelanta la posible fecha del primer aterrizaje tripulado en Marte

Los satélites Starlink de Elon Musk están ayudando a la unidad de drones de élite de Ucrania a destruir tanques y camiones rusos por la noche

Te recomendamos