Pasar al contenido principal

"No vale de nada que el coche no emita gases si para producir el hidrógeno has contaminado más de lo que te ahorras", según Javier del Val, alto ejecutivo de Hyundai en España

Better Capitalism
Javier del Val, product manager de Hyundai
Javier del Val, product manager de Hyundai

Hyundai

  • Los coches de hidrógeno suponen la vanguardia de la tecnología en lo que a movilidad sostenible se refiere, pero en España todavía hay quien ve estos modelos con recelo.
  • No es así en otros países. Alemania y Japón atesoran más de la mitad de las hidrogeneras —gasolineras para estos coches— del mundo, y en París ya hay docenas de taxis que funcionan con pilas de combustible de hidrógeno.
  • Hyundai, en concreto, es la firma automovilística que más tiempo lleva apostando por esta tecnología. Antes de 2030, cuando los gobiernos se adapten al cambio de paradigma en el automóvil, la marca coreana planea fabricar más de medio millón de unidades que más pronto que tarde competirán de tú a tú con los eléctricos convencionales, pero algunos países están más preparados que otros.
  • "Para lograr cero emisiones, no vale de nada que el coche no emita si para producir el hidrógeno has contaminado más de lo que te ahorras", comenta Javier Val, product manager de la firma, a Business Insider España.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Frenar los efectos del cambio climático y la huella ecológica se ha convertido en la principal quimera de la industria automovilística, al menos en lo que a coches se refiere. 

Hace un año y medio ,el presidente y CEO de Hyundai, Won Hee-Lee, resaltaba que la clave para el crecimiento de su empresa requería "que mirásemos más allá del crecimiento a corto plazo". La razón de ser de estas declaraciones no puede ser otra que los vehículos eficientes, la energía limpia y el hidrógeno como alternativa.

Leer más: La inspiradora visión de 16 grandes líderes mundiales en la lucha contra el cambio climático

Todo parece indicar que el hidrógeno, incluso por delante de la electricidad convencional, se convertirá en uno de los combustibles estrella del parque móvil del futuro. En la compañía coreana, una de las firmas que más apuesta por él, tienen claro que el refinamiento de su tecnología terminará por convertirla en una de las mayores fuentes de energía sostenible —y no sólo para el transporte—.

¿Cómo funciona un coche de hidrógeno? 

Hyundai Nexo

Reuters

En el caso de Hyundai está el ejemplo del modelo NEXO, lanzado el año pasado. Al contrario que en un coche eléctrico convencional, que utiliza baterías recargables, el NEXO cuenta con un generador de combustible que convierte el hidrógeno en electricidad, en lugar de almacenarla. Esto significa, un coche menos pesado, con más autonomía y más rápido de "recargar".

"Técnicamente sigue siendo un coche eléctrico —en el sentido de que funciona con electricidad—, pero su fuente de energía es el hidrógeno", explica a Business Insider Eugene Sullivan, responsable del departamento de producto de Hyundai en España. "Por tanto, la única emisión que tiene el coche de hidrógeno es vapor de agua", complementa Javier del Val, especialista y product manager.

Leer más: ¿Y si el hidrógeno fuera el combustible del futuro y nosotros apenas sabemos cómo funciona?

Pero la clave no es tanto la emisión del vehículo, sino la procedencia de la electricidad. "No vale de nada que el coche no emita si para producir el hidrógeno has contaminado más de lo que te ahorras", sigue del Val. Porque este es el auténtico objetivo: completar el ciclo del hidrógeno sin que haya una sola emisión contaminante.

Primero, un apunte de contexto. Hay dos formas principales de producir hidrógeno. El primer método —que representa el 95% de la producción actual— es utilizar gases fósiles para refinar metano, creando el llamado "hidrógeno gris". Este, su propio nombre lo indica, no es precisamente "verde", de hecho es tan contaminante como una industria al uso.

La alternativa ideal al reformado de este metano es la llamada electrólisis: dividir el agua en hidrógeno y oxígeno utilizando energía limpia como la solar o la eólica. "Yo tengo agua, la divido en oxígeno e hidrógeno, ese hidrógeno lo utilizo como combustible en mi coche y mi coche me genera más agua. Es un ciclo perfecto siempre y cuando la fuente que se utilice sea renovable y sea limpia", explica del Val.

Este es precisamente el mayor reto al que se enfrenta Hyundai para conseguir un parque móvil 100% sostenible. De nada sirve tener un coche no contaminante si para conseguir su energía tienes que seguir quemando carbón.

Una infraestructura que tarda en llegar a España

Carga de hidrógeno
Puesto de carga de hidrógeno en una gasolinera de Seúl (Corea del sur). Reuters

La gran apuesta de la marca en este sentido es promover la creación de hidrógeno de forma sostenible para revitalizar el parque lo antes posible. En Hyundai llevan años invirtiendo en mejorar el ecologismo en el parque móvil, aunque desde la empresa coreana entienden que esa labor debería recaer más en las empresas de tecnología en general y de energía en particular.

"La tecnología ya está ahí, hay muchos proyectos que llevan años funcionando; es cierto que a escalas más pequeñas, pero que ya está en marcha. El reto es llevarlo a escalas más grandes, más masivas, y esperamos que vaya a más en el futuro", detalla del Val. Lo mismo ocurre en cuestión de infraestructuras para, por ejemplo, recargar los coches.

Leer más: La UE podría sancionar a los fabricantes de coches con multas de hasta 3.000 millones de euros, según un estudio de Deloitte

Esta "gasolineras de hidrógeno", conocidas como hidrogeneras, son todavía escasas en la geografía mundial. Alemania y Japón son los países que más han apostado por esta tecnología, con alrededor de 100 estaciones cada uno, pero España cuenta a día de hoy con sólo 3, y están bastante diseminadas (en Madrid, Albacete y Huesca, nada menos).

"Alemania, por ejemplo, ha creado un corredor de hidrogeneras. Como si aquí hubiese una ruta de Sevilla a Zaragoza pasando por Madrid en la cual te vas encontrando con hidrogeneras, entonces puedes ir de un lado a otro [además de hacer vida con el coche en las propias ciudades por las que pasa]", explica Sullivan. "Es cierto que llevan más tiempo apostando por el hidrógeno, pero en España también tenemos ese potencial".

El reto de Mireia Belmonte con el Hyundai Nexo

De cara al futuro, esta es precisamente la idea. En Hyundai tienen claro que, una vez la normativa lo requiera o el planeta no dé más de sí, el hidrógeno terminará por convertirse en una de las principales vías de combustión, al menos en lo que al transporte se refiere.

"Piensa en los camiones. No tiene sentido cargarlos con baterías [eléctricas] enormes; el hidrógeno permite desplazarse con pilas mucho más pequeñas. Pero sin duda convivirán juntos [hidrógeno y coche eléctrico convencional] con otras tecnologías", aclaran ambos. Y en Hyundai llevan años preparándose.

Leer más: El último reto de Mireia Belmonte va a dar que hablar: respira directamente del tubo de escape de un coche

Sólo en 2020 tienen previsto ensamblar más de 11.000 unidades de su modelo NEXO, el más avanzado de la firma en cuestión de hidrógeno, aunque estarán dedicadas al mercado internacional como el francés, donde varios taxis ya funcionan con su tecnología de hidrógeno a través del modelo ix35. La rueda de fabricación no tiene visos de detenerse en el futuro, y planean crear otros 40.000 antes de 2025 y medio millón más cuando se acerque 2030.

Desde Hyundai aseguran que el Nexo es el único coche del mundo que mejora la calidad del aire. La prueba: durante una hora de uso, el coche de hidrógeno de Hyundai es capaz de purificar el aire que respiran en ese tiempo un total de 42 adultos.

"Todo depende de cada país y de su infraestructura. Cuanto antes tengamos un Gobierno que apueste por ellos, antes los veremos", comenta Sullivan. "Sabemos que a día de hoy un coche de hidrógeno no da ventas, pero tenemos que apostar por él porque es positivo para nuestro futuro. Ese es el mensaje que queremos transmitir", cierra del Val. 

Y además