Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones: "España ya piensa en el 6G, queremos participar en su desarrollo"

Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones.
Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones.

Pablo Moreno

"España ya piensa en el 6G". La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones trabaja desde hace años en diversos proyectos tanto para garantizar la cobertura con conexiones mínimas de 100 megabits por segundo (Mbps) en todo el territorio nacional —también en la España vaciada— como para agilizar el despliegue de redes 5G.

Pero el país ya tiene la mirada puesta en el 6G, y el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Roberto Sánchez, avanza, en declaraciones a Business Insider España, una nueva convocatoria de 116 millones de euros para seguir impulsando proyectos de innovación y desarrollo (I+D) en esta tecnología.

"El año pasado ya resolvimos una convocatoria por importe de 91 millones de euros para proyectos en 6G y 5G avanzado". Por esta razón, esta nueva convocatoria responde a la necesidad de continuar con ese proceso. "Aceleramos el desarrollo del 5G y de sus aplicaciones, pero al mismo tiempo debemos pensar en la siguiente generación que le sucederá en 7 o 10 años".

El Gobierno lanza a consulta el nuevo registro de prestadores audiovisuales en el que por primera vez se tendrán que inscribir 'streamers', 'youtubers' e 'influencers'

¿Por qué? Sánchez, al frente de la Secretaría de Estado desde enero de 2020, explica la razón. "Queremos tener un mayor papel en el desarrollo de la tecnología móvil de esa época. No solo para qué se aplica", como ahora, con el 5G, "sino en el desarrollo de la propia tecnología". No crear una industria de aplicaciones 6G, "sino generar una industria 6G en sí misma".

De esta manera, España se alinea con los intereses europeos en el despliegue y desarrollo de nuevas tecnologías de telecomunicaciones en un patio de juegos en el que durante los últimos años han tenido la voz cantante dos potencias: Estados Unidos y sobre todo China.

Pero mientras ese 6G llega y Sánchez sigue apostando por su investigación, su Secretaría tiene otros desafíos más inmediatos que también exigen su atención. Un país como España confía su recuperación económica en la transformación digital, y su departamento cobra así especial relevancia.

El desafiante contexto, con los despliegues de las nuevas redes de 5G, las estrecheces en la provisión de semiconductores y la brújula de Bruselas marcando la necesidad de recuperar la "soberanía digital", hacen el resto.

"En 2025, el 100% de la población tendrá cobertura de 100 Mbps"

Antigua conexión a internet.

Sánchez atiende a Business Insider España en su despacho, marcando bien las respuestas que quiere dar y dibujando un escenario tan retador como optimista. Le gusta ser "prudente", llega a repetir en alguna ocasión durante la conversación. Pero conoce los desafíos a los que se enfrenta.

El primero de ellos: que todo el mundo tenga acceso a internet. También en la España rural. Las respuestas de Sánchez se refrendan con múltiples datos, que el propio secretario muestra ayudándose de impresos con gráficos que traía preparados.

"Desde julio de 2018 la cobertura territorial de 100 megabits por segundo (Mbps) era de casi el 81%" en esa España de las ciudades, mientras que en el mundo rural era "del 38,4%". "Había algo más de 40 puntos porcentuales de diferencia. A lo largo de los años, con los distintos programas puestos en marcha, esta brecha ha ido disminuyendo".

Las previsiones del Gobierno se mantienen, en ese sentido. Solo con los proyectos que ya se están ejecutando desde la Secretaría —"porque una cosa es sacar la convocatoria y otra ejecutarla", matiza— se espera que esa brecha caiga desde esos 40 puntos porcentuales en 2018 a tan solo 10. "Y en 2025 esa brecha habrá desaparecido: el 100% de la población tendrá cobertura de 100 Mbps".

De forma paralela a que estas conexiones a velocidades aceptables lleguen a todo el territorio nacional, la Secretaría de Estado también trabaja en el despliegue de las nuevas redes de quinta generación. Sánchez no quiere destacar ningún caso de uso particular de este 5G que ya se ha probado en distintos pilotos financiados por su departamento.

Pero sí vuelve a sus gráficos. "El último informe de cobertura, con datos a junio de 2021, los últimos consolidados, demuestran que la cobertura 5G se había multiplicado por 5 con respecto a 2020. En junio de 2021 se había alcanzado una cobertura de servicios 5G sobre el 60% del territorio". Con los pilotos financiados, Sánchez reivindica algunas de las aplicaciones que tendrá esta tecnología.

Los casos de uso en 5G que más interés han suscitado al secretario de Estado de Telecomunicaciones

El 5G sigue abriéndose paso en el país. Hace unos días, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital al que se adscribe esta Secretaría de Estado lanzaba una consulta pública de un nuevo real decreto que incluía el nuevo reglamento para reorganizar la banda de 26 GHz, un paso previo a la subasta de sus frecuencias para el despliegue de 5G.

La consulta termina el 4 de agosto y el propio secretario de Estado abría la puerta ya hace unos días a que esa subasta de frecuencias tenga lugar en la segunda mitad de este mismo año. La tecnología 5G ya es una realidad y Sánchez ha aprendido mucho de los pilotos que su departamento ha ayudado a financiar.

"Con esos pilotos hemos visto que hay muchas aplicaciones, como por ejemplo el uso de la realidad aumentada o el mantenimiento a distancia de instalaciones críticas". "Imaginemos una fábrica con maquinaria muy concreta. Un técnico de mantenimiento sin especialización podría ser asesorado en tiempo real de verdad, gracias a las latencias muy bajas del 5G, guiado por un especialista".

Telefónica, Cellnex y otras 4 telecos internacionales se alían para compartir innovación y buscar startups con proyectos basados en 5G

También "gestión de fincas" prácticamente "autónomas", gracias a sensores conectados a la red de alta velocidad "capaces de identificar si las plantas tienen enfermedades, plagas o algún otro tipo de problema, así como capaces de detectar le grado de madurez del producto". "Incluso operaciones médicas a distancia: los cirujanos podrán dirigir robots a cientos de kilómetros de distancia".

Pero para el secretario de Estado, uno de los ámbitos en los que más impactará el despliegue total del 5G y sus casos de uso es el de la movilidad. "Vehículos conectados, autónomos o casi autónomos, en comunicación directa con la infraestructura, la carretera". También esboza otras aplicaciones "nuevas, que hasta ahora eran inimaginables".

Por ejemplo, retransmisiones deportivas de toda índole, incluso en colegios, gracias a herramientas de retransmisión audiovisual capaces de, mediante 5G y modelos de inteligencia artificial, seguir la retransmisión sin necesidad de operarios de cámara.

A la espera del Esquema Nacional de Ciberseguridad 5G para detectar a los famosos proveedores "de alto riesgo"

La subasta de la banda de 26 GHz que puede tener lugar este mismo año —una de las tres prioritarias para el despliegue de redes de quinta generación— cobra especial relevancia, ya que parte de la misma se podrá destinar a empresas privadas en régimen de autoprestación: fábricas que podrán contar con su propia conexión 5G para el funcionamiento de su maquinaria de forma autónoma.

"Todo esto requerirá de un conocimiento en tecnología 5G elevado, y habrá industrias que preferirán contratar a una operadora para que les instalen la red y otras que querrán hacerlo por sí mismas", explicita el secretario de Estado. Algunos de estos casos de uso industriales se han investigado en centros como el laboratorio de innovación abierta de 5TONIC.

No hay desarrollo tecnológico válido sin su segurización. "Por las propias características del 5G, en las que habrá comunicaciones de sistemas que podemos considerar críticos, y se realizarán muchas comunicaciones entre máquinas, habrá sistemas críticos expuestos". "Imaginemos un vehículo autónomo por carretera", desliza el propio Roberto Sánchez.

Por eso el Gobierno aceleró la tramitación de la ley de ciberseguridad 5G, que aunque pilló a pie cambiado a alguna operadora de telecomunicaciones, sí permite avanzar en la elaboración del Esquema Nacional de Ciberseguridad 5G, en el que el Gobierno ya trabaja.

"Imaginemos un cirujano realizando una intervención de una retina de un ojo a través de un robot. Esa comunicación tendrá que ser híper segura. No puede hackearse, no puede haber riesgos. Si apareciesen riesgos, habrá que detectarlos muy rápidamente para suspender el proceso antes de que se cause ningún daño", incide el responsable político.

Esta ley de ciberseguridad 5G incluía la creación de un catálogo de proveedores de alto riesgo, con lo cual algunas telecos dejarían de contar con algunos de sus suministradores. Es pronto para imaginar nombres, aunque a los lectores se les vendrá alguna conocida marca a la cabeza. Sánchez reivindica su prudencia una vez más.

Quienes se ven interpelados por esta nueva ley de ciberseguridad son los operadores, sus proveedores y aquellas empresas e industrias que entren en el espectro 5G en régimen de autoprestación. Para elaborar el Esquema Nacional de Ciberseguridad 5G se está recabando la opinión de esos agentes.

"A partir de ahí, como ya tendremos esa información realizada de cuáles son los proveedores de los operadores y en qué partes de la red los estarán utilizando es cuándo podremos realizar este análisis detallado de los distintos suministradores para identificar si alguno de ellos va a ser declarado o no de alto riesgo. Estamos en ese proceso previo", enfatiza.

Plataformas vs. telecos: un debate complejo al que responder con una regulación "lo más equilibrada posible"

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook

Otro tema sobre el que Sánchez reclama y reivindica prudencia es la sempiterna batalla que libran operadoras de telecomunicaciones con plataformas digitales. Hace apenas unos días, las principales patronales del sector en Europa (DigitalES en España o la GSMA Europe a nivel comunitario) remitieron un escrito a la nueva presidencia del Consejo de la Unión Europea, la checa.

"Nuestras asociaciones piden a los legisladores europeos que promuevan una intervención política rápida y que ayuden a garantizar que las grandes empresas tecnológicas contribuyan de manera justa y equitativa al crecimiento del ecosistema de internet de la UE, especialmente en el contexto de aumentos continuos del tráfico de datos", exponían en la misiva.

La regulación o desregulación que piden diferentes agentes del sector eterniza un debate sobre el que se ha pronunciado, en numerosas ocasiones, el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Roberto Sánchez cree que tanto plataformas como telecos "ya se entienden, lo que no quiere decir que no tengan posiciones y puntos de vista muy diferentes".

Es un mercado dinámico y complejo el que hace que a los usuarios tecnología como la móvil resulte "útil". Es un mercado fruto "de una combinación de elementos que proporcionan los proveedores de telecomunicaciones y agentes como las plataformas, que son las que hacen las aplicaciones que nos resultan útiles y generan un valor adicional", concede el secretario de Estado.

"Es un debate complejo y yo no me voy a pronunciar sobre él. Cada una de las partes expone sus argumentos, hay que analizarlos con mucho detenimiento", insiste. "Es un tema lo suficientemente delicado y con intereses encontrados. Son actores que en todo caso ya trabajan juntos en muchos ámbitos. La tendencia europea es la de tender puentes".

Y aun con su prudencia, el secretario de Estado dice más de lo que cuenta por la boca. "Que se equilibren bien las obligaciones y los derechos, no solo en términos económicos, sino en términos regulatorios. Una regulación lo más equilibrada posible para actores que participen en el mismo mercado y que compiten en el mismo mercado".

Otros artículos interesantes:

Estados Unidos veta al gigante de telecomunicaciones China Unicom por miedo a un posible caso de espionaje

La inflación todavía no se nota en tu factura de teléfono: las telecos aguantan la guerra de precios, rediseñan sus tarifas y mantienen promociones

Las grandes telecos redoblan sus peticiones de flexibilizar las leyes de competencia para avanzar en la consolidación del sector y poder hacer frente a los gigantes Google, Meta o Apple

Te recomendamos