El CEO de Citroën anticipa un escenario "complejo" e incierto a partir de mediados de año: "No todo está perdido"

Vincent Cobée, director general de Citroën
Vincent Cobée, director general de Citroën
  • Vincent Cobée, director general de Citroën, asegura en una entrevista con Business Insider España que la marca trabajará para ofrecer movilidad eléctrica barata, aunque será a medio plazo una vez se haya estabilizado la inflación.
  • El directivo lamenta que la decisión de electrificar el parque de vehículos se tomara sin un estudio de impacto por parte de la Unión Europea: "Nos aseguraremos, en la medida de lo posible, de que los productos sigan siendo asequibles". 

Vicent Cobée, director general de Citroën desde 2020, aterrizó en lo que antes era PSA procedente de Mitsubishi —allí era director de Producción— con el llamativo objetivo de reemplazar a Linda Jackson en el puesto. Ahora, un par de años después, me encuentro con él en el Salón de Bruselas, que en 2023 ha celebrado su edición número 100.

Cobée es un tipo simpático y agradable. Para romper el hielo, le hago algún comentario acerca del ritmo de entrevistas que lleva esa mañana. “Vamos a por otra”, le digo. “Esta es la buena”, bromeo. Entra al trapo; se ríe y entabla una breve conversación casual. Este francés de 54 años habla alto y claro, ofreciendo a veces titulares como que los coches eléctricos acabarán con los SUV por motivos de pura eficiencia.

El año pasado Citroën acabó con un resultado un tanto agridulce: a nivel mundial pudo comercializar 933.644 unidades, lo que supone 77.891 modelos menos que el año anterior. En España se mantuvo en la misma línea, ya que se situó en sexto lugar del ranking de ventas, con 60.002 unidades frente a las 67.266 de 2021, año en el que Peugeot y Citroën —ambas, filiales de Stellantis, operan con una sola compañía en el registro mercantil— dispararon su beneficio hasta los 606 millones de euros.

“España en términos de nivel de cuota de mercado es el segundo mercado más grande después de Francia y así ha sido durante décadas. Somos una marca muy común, presente en muchas familias. Todo el mundo tiene una historia con nosotros”, explica Cobée sobre lo que representa España para Citroën.

No hay duda de que España es un mercado vital con tres fábricas —Zaragoza, Vigo y Madrid— que producen varios de sus modelos más importantes, como los C3 Aircross, Citroën C4 y C4 X, que salen en exclusiva mundial de las fábricas nacionales.

Pero más allá, España es también un mercado clave. “Es el país donde tengo el mayor porcentaje de producción local. Creo que el 60% de lo que vendo en España se hace en España”, asegura.

El Citroën C4 X se fabrica en la planta de Villaverde (Madrid)

Durante la conversación, Cobée no deja pasar la oportunidad de remarcar que estamos en un periodo de transición en el que “España siempre ha sido Berlingo y C-Elysee. Y eso ha cambiado sustancialmente en los últimos dos o tres años”. 

Así que subraya que van a empujar para volver a entrar en el Top 3 español (en 2022 estuvo copado por Toyota, Kia y Hyundai, según datos de Faconauto) con productos potentes y enfocados a la electrificación, como por ejemplo el Citroën C4 X que se fabrica en Madrid.

 

Tiempos convulsos, crisis y caída de ventas por electrificación

“Seamos honestos. Sabemos que se avecina una crisis económica. Es una realidad en Europa y probablemente en todo el mundo. Y sabemos que vivimos con inflación en nuestros costes: materia prima, energía, mano de obra”.

El CEO de Citroën reconoce a Business Insider España que se avecina un camino lleno de baches porque están saliendo de dos años con una demanda superior a la oferta por cierre plantas, escasez de chips y problemas de logística

En los últimos dos años la demanda fue mayor que la oferta”, confirma. “Todos tenemos una larga lista de espera [de entregas de coches] de 5 o 6 meses. En algunos vehículos comerciales, casi un año. Y sabemos que se avecina una crisis económica". 

"Por lo tanto, el escenario que tenemos es complejo porque habrá una demanda y una oferta que se cruzará en algún momento durante el año, probablemente en junio o julio”. 

Cobée en el Salón de Bruselas de 2023 junto al Citroën All-E, un concepto que anticipa ideas de futuros modelos de la marca,

¿Y a partir de mediados de año? “Ahí es donde viene la incertidumbre. ¿Habremos estabilizado la inflación? ¿Tendremos la astucia para asegurarnos de seguir impulsando la movilidad y los coches nuevos en un entorno de crisis económica?”. 

Ante la mención a la crisis, le comento que los coches quizá son demasiado caros, que la movilidad se puede ver afectada o que el ciudadano de a pie no podrá comprar no ya el coche que le guste, sino el que necesite.

“No todo está perdido”, responde sin dudarlo. “Nosotros en Citroën defendemos la asequibilidad. También entendemos que hay una transición hacia más leasing y menos propiedad, por lo que absorberá parte de la inflación. Como empresa, tenemos un punto de break even muy bajo, por lo que podemos resistir las fluctuaciones del mercado”. 

Cobée reconoce que se han vivido muchas crisis en los últimos años, aunque la que se avecina “es más una crisis macroeconómica que una crisis específicamente automotriz”.  Y es consciente de que el mercado caerá debido a la electrificación. “Pase lo que pase, tenemos que lidiar con eso”. 

¿Cómo? Asegura que intentarán que los eléctricos serán baratos: “Haré el nuevo C3 eléctrico de una manera asequible para protegernos de una caída de un mercado. Pero a medio plazo, que quede claro. Ahora, a corto plazo en los próximos 12 o 18 meses... ¿Cómo vamos a tratar la inflación? No lo sé”.

La electrificación, una decisión “tomada sin ningún estudio de impacto”

Al respecto de un "eléctrico barato", le pregunto si el C3 eléctrico será eso, barato, porque se fabricará en India (donde ya se ha anunciado) o en países de fuera de la Unión Europea. “No se fabricará en la India, pero usaremos los aprendizajes de la India y América del Sur para hacer el C3, incluida su versión eléctrica”, responde categórico.

“Hemos sido muy elocuentes y mi CEO [de Stellantis, Carlos Tavares] ha hablado claro sobre el hecho de que esta decisión de avanzar hacia el 100% eléctrico se tomó sin ningún estudio de impacto” por parte de la UE.

En todo caso, admite que se ajustarán “al entorno legal” para asegurarse de que los productos estén disponibles. “Nos aseguramos de poder responder a las expectativas de los clientes, y Citroën se asegurará, en la medida de lo posible, de que los productos sigan siendo asequibles”.

2023 marcará el éxito o el fracaso de aspirantes a Tesla como Rivian y Lucid: qué deben hacer si quieren sobrevivir

Planta de producción de Lucid Motors

En cuanto a sus dudas acerca del camino tomado hacia la electrificación, abunda: “Ahora bien, ¿la electricidad va a ser verde? Ni idea. ¿Será suficiente la infraestructura de recarga? No tengo idea. ¿Cuál será el impacto total en términos de accesibilidad de los vehículos? Haré todo lo posible para conseguirlo. Ahora, es una transición compleja y no tenemos un lapso de tiempo tan grande”.

Ciertas marcas no creen que sea el momento de apostar el 100% de la gama aún (Renault, Toyota), y algunas voces llaman a apostar por un puente como puede ser el coche híbrido. Y eso contrasta poderosamente con el camino iniciado por Citroën, que en 2030 será completamente eléctrica.

“Creo que la manera de anticiparlo es que tengamos una opinión sobre la regulación. Hemos hablado mucho sobre la forma en que se ha hecho. Ahora, una vez decidido el reglamento, hay que competir", responde. 

"Sé que pueden ser dos caras que no parecen la misma moneda, pero sí es la misma moneda. A nivel ciudadano, pensamos que no hay un estudio de impacto [en la obligatoriedad de la electrificación]. Pero como fabricantes, competiremos. Así que si es un destino eléctrico, queremos ganar en eléctrico”.

Otros artículos interesantes:

El sector del coche eléctrico se prepara para un año crucial: estas son las principales predicciones de 6 empresas de capital riesgo para 2023

Tesla acaba de empezar una guerra de precios de coches eléctricos, y eso es una mala noticia para BMW y Mercedes

Qué va a pasar con los mercados en 2023

Te recomendamos