El frenazo a la financiación amenaza a las startups europeas: EQT Growth lanza un fondo de 2.400 millones para cambiar la situación

EQT Growth

EQT Growth

En los últimos meses, la recesión económica ha afectado a la financiación de las startups europeas.

Esta se ha reducido un 38% en el segundo trimestre del año, hasta cerca de los 23.500 millones de euros. La mayor parte de la ralentización se produjo en las startups de última etapa y en las que aún andan en fases de crecimiento, según datos de Crunchbase.

Como respuesta, EQT Growth, la rama de inversión en startups de EQT Group, ha cerrado un nuevo fondo de más de 2.300 millones de euros que ayudará a abordar el momento de escasez de capital que viven las startups europeas e israelíes.

El fondo, que ha respaldado a empresas de la talla de Mambu, Vinted y Wolt, ha cerrado el fondo por encima de su objetivo inicial de los 2.000 millones de euros. 

De las megarrondas a un millón de euros por una presentación: el sobrecalentamiento de la inversión en startups que ha contagiado a España podría estar a punto de terminar

Con un total de casi 2.400 millones de euros comprometidos, EQT se convierte en el mayor fondo de crecimiento inicial en Europa, según datos de Preqin. Este incluye las aportaciones de los socios de EQT y de la Red EQT, que no generan comisiones.

"El cierre del mayor fondo de capital de crecimiento europeo ilustra claramente la demanda existente de que EQT pase a la propiedad activa y a estrategias de inversión centradas en ciertos ámbitos", ha dicho Per Franzén, responsable de capital privado y socio director adjunto de EQT.

Los socios del fondo incluyen una base global de inversores institucionales entre los que se encuentran fondos de pensiones, fondos soberanos y gestores de activos, así como una serie de personas con un alto patrimonio neto de Europa, Asia, Norteamérica y Oriente Medio.

La apuesta se produce en un momento crítico, ya que el ecosistema europeo de empresas emergentes se ha visto sumido en una gran incertidumbre en los últimos meses debido el aumento de los tipos de interés y a una crisis energética que ha llevado a varias empresas de capital riesgo a pulsar el botón de pausa en nuevas inversiones. 

En las tripas del unicornio español del coche eléctrico: los secretos de la nueva fábrica de Wallbox en Barcelona

Precisamente esta indecisión a la hora de invertir en las últimas fases de crecimiento de las startups ha dejado a varias empresas en Europa en una situación difícil. 

Es el caso de empresas como el gigante Klarna, que ha anunciado una ronda que supone una reducción drástica de su valor, y de empresas tan conocidas como Hopin, que ha anunciado una fuerte ola de despidos.

Business Insider ha informado además de que las startups europeas se enfrentan a condiciones más duras por parte de los inversores, preocupados por la posibilidad de que su negocio se exponga a un mayor riesgo ante la desaceleración económica. Esto ha favorecido la aparición de condiciones poco comunes como las preferencias de liquidación múltiple. 

Antes de la recesión, el ecosistema europeo de startups disfrutaba de niveles récord de financiación. Tanto es así que 2021 resultó ser un año excepcional en el que fluyeron más de 100.000 millones de euros de capital, según datos de Pitchbook, ya que inversores todos los países miraron hacia el viejo continente en busca de mayor rentabilidad.

Para Marc Brown, socio y responsable del equipo de asesoramiento de EQT Growth, "la falta de capital para la fase de crecimiento y de inversores europeos con experiencia en el escalado" ha hecho que muchas empresas prometedoras hayan acabado mudándose a otras regiones en busca de oportunidades para progresar.

Los datos de EQT señalan que los inversores con sede en Europa solo representaron el 30% de los inversores en rondas de etapas de crecimiento el año pasado, ya que los fondos de EEUU y otros inversores no tradicionales de startups inundaron el mercado con capital.

Lanzados, en busca de impacto y apoyados en su dominio de lo digital: así son los emprendedores de la generación Z, según 5 españoles que han fundado una compañía con solo 25 años

"Con este fondo, EQT Growth cuenta ahora con la experiencia, los conocimientos y el capital para cambiar esta situación", explica Brown. "Estamos encantados de asociarnos activamente con un grupo selecto de campeones tecnológicos de Europa e Israel para ayudar a impulsarlos en el escenario mundial". 

El fondo tratará de invertir entre 50 y 200 millones de dólares en empresas emergentes que hayan logrado la adecuación del producto al mercado en 4 cuatro sectores: empresas, consumo, salud y tecnología climática.

El fondo ya ha realizado siete inversiones en startups como Mambu y Vinted, pero tienen aún disponible dos terceras partes de su capital.

Otros artículos interesantes:

Las startups de la nube que se dispararon en la pandemia tienen ahora que luchar por su supervivencia

Estas startups se están adelantando a Elon Musk en la carrera por dejarte fusionar la mente con tu ordenador

Los sueldos de las startups unicornio al descubierto: salarios base de hasta 470.000 euros en empresas como Revolut, Celonis y Sorare

Te recomendamos