Era adicto al comercio de bitcoin, quería ser millonario, pero acabé perdiéndolo todo

Quise ser criptomillonario, pero lo perdí todo.

iStock; Rebecca Zisser/Insider

Este artículo se basa en una conversación con un paciente anónimo del Hospital Castle Craig, un centro de rehabilitación cerca de Blythe Bridge (Escocia). El paciente, cuya identidad conoce Business Insider, desea permanecer en el anonimato para poder hablar libremente de su estado sin temor a los prejuicios. Con el permiso de la fuente, Business Insider ha corroborado su historia mediante conversaciones con su terapeuta.

He tenido una personalidad adictiva desde que era adolescente. Empezó con las drogas y el alcohol. Mis adicciones me llevaron incluso a la cárcel por posesión de estupefacientes y, después de mi primera temporada, a los 22 años, presioné para entrar en un centro de rehabilitación.

A los 30 años, conseguí encontrar una buena carrera. Ganaba 90.000 libras al año (109.000 euros) como minero de túneles para la ciudad.

Pero mis demonios no me habían abandonado del todo. Con el tiempo, mi adicción pasó de las sustancias a la compraventa de acciones, en 2009. Finalmente, en 2015 encontré las criptodivisas. Primero utilicé bitcoin para comprar drogas en la dark web. Al mismo tiempo, invertía en bolsa. Había desarrollado una obsesión mental con los patrones que detectaba analizando las cotizaciones; finalmente, estas obsesiones me llevaron a probar con la criptodivisa. 

Recuerdo que, cuando vi por primera vez los gráficos de las criptodivisas, eran absolutamente perfectos

Eran muy similares al Nasdaq o al gráfico de una empresa como Apple. 

Los gráficos mostraban el crecimiento del bitcoin. Creaba una curva hermosa, creciente y compuesta. Podía ver la volatilidad a través de las bruscas caídas y entonces empecé mi análisis técnico. Aquí es donde la obsesión se desató. Empecé a analizar y a predecir la siguiente forma de los picos y los valles.

Analicé cientos de gráficos antes del bitcoin, pero ese fue el que me enamoró: "Ver el ascenso del bitcoin fue como ver nacer una empresa, como una firma petrolera junior que saca oro negro"

Como siempre, mis adicciones iban de la mano de las sustancias adictivas. Vivía solo en un apartamento de una habitación. Tenía el ratón en la mano derecha y en la izquierda sacaba papel de fumar, un cigarrillo y cannabis para hacer un canuto. Era como un movimiento continuo de mente y cuerpo y no paraba. 8 horas después, mi barriga me recordaba que debía comer algo. En ese tiempo, habría intercambiado tal vez 100 veces, perdiendo 1.200 euros y ganando 6.000. En algún momento, no me importaba si ganaba o perdía. Lo único que me importaba era seguir los patrones. 

Un 'hacker' podría haber conseguido una cantidad casi "infinita" de criptomonedas, pero elige llevarse 'solo' una recompensa de 2 millones por avisar de un agujero de seguridad

Pronto estaba operando con bitcoin a cualquier hora en la que tuviera los ojos abiertos. Utilizaba una forma de operar llamada análisis técnico y jugaba con los patrones y gráficos que reconocía durante días y días sin dormir. Compraba bitcoin. Gasté bitcoin. 

Sencillamente, quería convertirme en un millonario del bitcoin. 

Al final, lo perdí todo

Creía que tenía la inteligencia, la ventana de oportunidad y la magia para recorrer un camino que me llevaría a conseguir millones. Quería descifrar todos los códigos y vencer al 99% del mundo convirtiéndome en ese 1% restante. 

El trading se convirtió en una montaña rusa. Tenía subidas y bajadas. Excepto que, cada vez que la montaña rusa bajaba, lo hacía más y más. 

En 2014, me estaba endeudando. No tengo una gran familia, pero no quería que se preocuparan. Cuando preguntaban por mi salud, les decía: "No os preocupéis por mí, todos seremos millonarios". Ese año, perdí mi carrera después de que me diagnosticaran autismo y un problema de adicción creciente. En 2019, me arruiné. 

En 5 años, perdí prácticamente todo lo que me había costado ganar. 

Perdí mi integridad, mi confianza y mi patrimonio. Estaba tocando fondo, impotente ante todas mis adicciones. Finalmente, acabé pensando el suicidio. 

El invierno de 2020 fue mi peor momento. 

Al verano siguiente, ingresé en el Hospital Castle Craig, el único centro de rehabilitación que trata la adicción a las criptomonedas

A veces me pregunto: si hubiera utilizado todas las herramientas de gestión y los libros que había leído y si hubiera gestionado mejor mis cuentas de trading, ¿las cosas serían diferentes? 

Alerta por los secuestros en el mundo cripto: los delincuentes ven a los ostentosos dueños de criptomonedas como un objetivo fácil, y los ataques violentos se han disparado

Si no hubiera sido adicto, probablemente habría sido millonario. Pero es posible que ni siquiera estuviera vivo porque solo habría multiplicado mi abuso de sustancias con el dinero extra que ganaba. 

Sencillamente, no creo que estuviera en los planes de Dios que me hiciera millonario

Simplemente no estaba destinado a serlo. De todos modos, ganaba mucho dinero como minero de túneles, tenía mucha confianza y apoyo. 

Si simplemente hubiera trabajado duro hasta los 60 años y hubiera invertido mi dinero sabiamente en acciones y hubiera tenido un asesor financiero y un corredor de bolsa que invirtiera por mí, tendría un millón de libras en el banco para cuando me jubilara. 

Mi adicción y mi grave autodesprecio me llevaron a un autosabotaje inconsciente.

Si eres como yo, y te estás drogando con el riesgo de las apuestas elevadas mientras estás acribillado por el miedo y el arrepentimiento y la inseguridad sobre la siguiente operación, te diría que pares. Analiza tu autoestima antes de perseguir millones. Busca ayuda. Asiste a reuniones. Y deja de jugar. 

Otros artículos interesantes:

El bitcoin no tendrá otro gran rally alcista hasta finales de 2024, según el cofundador del exchange Huobi

El bitcoin cae casi un 5% tras el ataque de Rusia a Ucrania en medio de caídas generalizadas en los precios de las criptomonedas

Los mejores cursos online para aprender a invertir en Bitcoin y otras criptomonedas

Te recomendamos