La era del cobre podría llegar tras el coronavirus de la mano la transición energética y la digitalización, aunque elevará las tensiones geopolíticas

Trabajadores en una mina de cobre en la provincia de Lualaba, en la República Democrática del Congo
Trabajadores en una mina de cobre en la provincia de Lualaba, en la República Democrática del Congo
Reuters
  • Las medidas de estímulo promovidas por los gobiernos para salir de la crisis económica del coronavirus podrían impulsar la demanda de cobre, según apunta el director de Energía, Clima y Recursos del Grupo Eurasia, Henning Gloystein
  • El empuje a la transición ecológica y a la digitalización pronostican un auge en la demanda de esta materia prima.
  • Supondrán un impulso del 2,5% de la demanda de cobre anual, durante la próxima década. Lo que se traduciría en un consumo de 30 millones de toneladas de cobre en 2030. 
  • El ejecutivo advierte de las posibles consecuencias geopolíticas. Las naciones con grandes reservas de cobre se encuentran en el hemisferio sur y serían, a priori, las principales beneficiadas. Pero China jugará un papel decisivo como principal comprador de esta materia prima.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia del coronavirus puede haber impulsado la llegada de la era del cobre. Las medidas de estímulo promovidas por los gobiernos para salir de la crisis económica del coronavirus podrían impulsar la demanda de este materia prima, según apunta el director de Energía, Clima y Recursos del Grupo Eurasia, Henning Gloystein. El empuje a la transición energética y a la digitalización pronostican un auge en la demanda de cobre.

La cotización de este metal, que sufrió el duro revés por el parón económico del coronavirus, repuntaba este martes hasta los 5,909 dólares y se acerca al nivel máximo en cinco meses que marcó a principios de junio, con 5,928 dólares, según Reuters.

“Los programas de estímulo verdes y digitales, especialmente en Asia y Europa, crearán las condiciones para un auge en la demanda de cobre: los vehículos eléctricos, las redes 5G y la generación de energía renovable requieren grandes cantidades de este metal”, apuntó Gloystein. 

Leer más: El histórico desplome del precio del gas natural por las tensiones geopolíticas pone contra las cuerdas la rentabilidad y el crecimiento de las renovables en España

Si bien en un primer momento se preveía que la crisis del coronavirus haría caer la demanda de cobre un 5% durante el 2020, parece que las medidas de estímulo fiscal para sortear la recesión económica, finalmente, impulsarán la demanda de esta materia prima a niveles precrisis. Según Grupo Eurasia, supondrán un impulso del 2,5% de la demanda de cobre anual, durante la próxima década. Lo que se traduciría en un consumo de 30 millones de toneladas de cobre en 2030.

“La industria de vehículos eléctricos representa sólo el 1% de la demanda de cobre. Para 2030, muchos analistas esperan que la cifra alcance el 10%”, señaló el ejecutivo. 

El directivo advierte de las posibles consecuencias políticas derivadas de esta coyuntura. Las naciones con grandes reservas de cobre se encuentran en el hemisferio sur y serían, a priori, las principales beneficiadas. Pero la creciente influencia de China en la industria, como principal comprador de esta materia prima, podría inclinar la balanza hacia Australia y Sudamérica.

Leer más: El papel estratégico de España para equilibrar la balanza de la dependencia europea del gas natural ruso cobra fuerza en plena transición energética

Las tensiones entre China y Australia en los últimos años han aumentado después de que este último excluyera al gigante chino Huawei de la implantación de su red de telecomunicaciones 5G, en favor de Estados Unidos. Como añadido, recientemente, Australia reclamaba una investigación sobre el papel de China en la pandemia del coronavirus mientras que el gigante asiático ponía aranceles a los productos australianos. 

Mientras, China aumenta su influencia sobre Chile, el mayor exportador mundial de cobre. Las ventas de Chile al gigante asiático representa, de hecho, un tercio de las exportaciones totales.También Perú exporta casi el doble de bienes a China que a Europa y a Estados Unidos.

LEER TAMBIÉN: El petróleo escala tras el acuerdo de la OPEP+, que compromete a Irak, Angola, Nigeria y Kazajistán a realizar recortes adicionales por incumplimiento del pacto previo

LEER TAMBIÉN: La 'teoría de juegos' explica por qué los miembros de la OPEP pueden hacer trampa

LEER TAMBIÉN: 5 consecuencias que tendrá el desplome de la demanda del petróleo por la crisis del coronavirus sobre la economía mundial

VER AHORA: Los 3 escenarios que maneja el grupo hotelero Palladium en 2021 tras la debacle turística por la pandemia

    Más:

  1. Geopolítica
  2. Tecnología
  3. Energía
  4. Trending
  5. Top
  6. Mercados