Pasar al contenido principal

ERC advierte al PSOE que sus últimas declaraciones le alejan del acuerdo de investidura, mientras los socialistas restan importancia a la polémica

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. REUTERS/Sergio Perez
  • La principal negociadora de ERC arremete contra el PSOE y les acusa de intentar chantajearles con declaraciones falsas.
  • Así lo declara a raíz de las palabras del ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, que este miércoles dio a entender que el pacto estaba casi cerrado.
  • El socialista llegó a asegurar que cambiarían la narrativa del acuerdo de Pedralbes a cambio de que ERC renunciase a la vía unilateral y se abstuviera en la investidura de Pedro Sánchez.
  • Horas después, el PSOE le ha restado importancia al suceso y ha reconocido que todavía queda "trabajo por hacer".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"El chantaje a ERC no funciona. Cuando lo utilizan nos alejan del acuerdo". Son las duras palabras de Marta Vilalta, principal negociadora de los catalanes con el PSOE, a colación de las recientes declaraciones del ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos.

El socialista aseguró este miércoles que el acuerdo entre PSOE y ERC estaba casi cerrado. Sánchez, que sería investido el próximo 30 de diciembre, variaría la narrativa del acuerdo de Pedralbes a cambio de que los republicanos catalanes renunciasen a la vía unilateral de independencia.

Leer más: 5 razones por las que la investidura de Pedro Sánchez podría adelantarse al 30 de diciembre

Las declaraciones de Vilalta han volado por los aires estas confesiones. La catalana asegura que "ERC no renunciará a ninguna vía democrática ni política" y que las palabras de Ábalos son falsas. La política, visiblemente enfadada, ha asegurado que las reuniones seguirán desde el punto en el que se dejaron, pero que será difícil llegar a término si se mantiene la presión externa.

Ambos equipos negociadores están destinados a entenderse, pero deberán dejar pasar a un segundo plano las injerencias que pudieran suponer determinados actores como Torra, o los barones socialistas más reticentes al acuerdo —Emiliano García-Page o Javier Lambán— y, claro, declaraciones de este tipo que no hacen sino dinamitar el entendimiento.

Ahora, todas las miradas están puestas en el 30 de diciembre, día de la segunda votación de investidura. En ese momento se verán las cartas que baraja ERC.

Un frenazo en la recta final

Vilalta ha frenado en seco las prisas y las negociaciones para investir a Pedro Sánchez. Desde el partido de Junqueras reaccionan y aseguran que "el señor Ábalos no es el portavoz de ERC". Las prisas son malas consejeras, y desde el Grupo Republicano pueden tomarse todo el tiempo que quieran y no ceder a las presiones de investir a Sánchez antes de fin de año.

ERC marca los tiempos y, por mucha urgencia que tenga el PSOE, son ellos los que deciden cuándo. Sea por acción o por omisión, los 13 escaños comandados por Rufián son la clave para aprobar el próximo Gobierno; una simple abstención valdría, pero hay que trabajarla.

Leer más: La diputada más joven del Congreso, Marta Rosique (ERC): "Que me critiquen los de Vox me da bastante igual, será que hago las cosas bien"

Los socialistas manejan un calendario interno donde figura que el pleno de investidura dé comienzo el próximo 27 de diciembre. ERC, no obstante, asegura que en las negociaciones no se ha hablado de fechas y tampoco las ponen ellos: "Que dejen de explicar falsedades en torno a las negociaciones porque no ayuda", ha sentenciado Vilalta. 

Por su parte, los catalanes tienen sus propios tiempos. Saben que tienen la llave que condiciona la investidura, aunque no podrán utilizarla al menos hasta la semana que viene. El sábado asistirán a un congreso de partido para delimitar su estrategia entre cuadros y bases. Hasta entonces nadie puede decantar la batalla.

El PSOE resta importancia al conflicto y dicen seguir avanzando en un acuerdo

Horas después de este encontronazo, ha sido el diputado socialista Felipe Sicilia quien se ha encargado de mostrar las consideraciones de su grupo parlamentario, de cuya dirección forma parte. Ha asumido que todavía "queda trabajo por hacer".

Además de quitarle hierro a la polémica, Sicilia ha asegurado que ambas organizaciones siguen avanzando en un acuerdo, intercambiándose documentos. Por el momento ninguna de las dos partes ha querido reconocer que la fecha del Pleno del Congreso podría conocerse este fin de semana o a principios de la semana que viene, pero es por el momento la fecha que más se esboza de cara a la futura investidura de Sánchez.

Y además