Pasar al contenido principal

El Consell Nacional de ERC ratifica el acuerdo con el PSOE, que permitirá al menos su abstención en la investidura de Sánchez

El diputado de ERC, Gabriel Rufián, gesticula durante el intercambio de descalificaciones con el ministro de Exteriores, Josep Borrell
El diputado de ERC, Gabriel Rufián, gesticula durante el intercambio de descalificaciones con el ministro de Exteriores, Josep Borrell Reuters
  • El Consell Nacional de ERC ha ratificado el acuerdo con el PSOE, y se creará una mesa de negociación para darle una solución política al conflicto en Cataluña.
  • El coordinador nacional del partido y vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha clausurado el acto, en el que el Consell ha ratificado dicho acuerdo "por amplia mayoría".
  • La probable abstención de los republicanos catalanes acerca la posibilidad de que Sánchez sea investido el próximo 7 de enero, tras 254 días de Gobierno en funciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Consell Nacional de ERC ha ratificado este jueves su acuerdo con los socialistas, por el cual acabarán, como mínimo, absteniéndose el próximo fin de semana en la sesión de investidura a la que se presenta el socialista Pedro Sánchez. Si las cuentas salen el día 7, se pondrá fin a 254 días de Gobierno en funciones.

Finalmente los trece diputados de Esquerra Republicana se abstendrán —mínimo— en la sesión de investidura de Sánchez. El presidente en funciones todavía necesita más síes que noes para lograr una mayoría simple en una segunda votación, que tendrá lugar en la Cámara Baja el próximo 7 de enero. La sesión de investidura comenzará el sábado 4 y se extenderá hasta el domingo 5, momento en el que se celebrará la primera votación.

Sánchez no logrará ser investido en dicha primera votación, porque para ello el reglamento del Congreso establece que el candidato necesita una mayoría absoluta. Por ahora, Sánchez cuenta con 164 votos a favor y 163 en contra. Está por ver qué harán otras formaciones como Coalición Canaria, Nueva Canarias, Teruel Existe, o el BNG.

Leer más: Qué medidas han pactado PSOE y Unidas Podemos para el nuevo Gobierno, ministerio a ministerio

Los republicanos han tensado hasta el último momento las negociaciones. En los últimos compases del año 2019 la investidura parecía más remota que nunca, ya que antes de las fiestas navideñas el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, adelantó en una entrevista radiofónica que la organización independentista había renunciado a la unilateralidad para conseguir la independencia de Cataluña.

Eso provocó una crisis entre los dos equipos negociadores que se tuvo que saldar después de que el propio Pedro Sánchez llamara a Moncloa a Adriana Lastra, vicesecretaria general del partido y portavoz del mismo en el Congreso.

Lo que ha conseguido arrancarle ERC al PSOE es "el compromiso de crear una mesa de negociación y acuerdo entre los gobiernos de España y Cataluña", que materializará "una mesa de negociación entre gobiernos y una futura consulta en Cataluña sobre los acuerdos a que lleguen".

"El acuerdo apuesta por el reconocimiento y el entendimiento institucional, por lo que las herramientas que se derivan se pondrán a disposición inmediata del gobierno de Catalunya, tal como Pere Aragonès ha podido trasladar al presidente Quim Torra esta misma mañana", según abundan fuentes republicanas.

Durante las negociaciones se han celebrado múltiples reuniones entre ambas fuerzas políticas, contando con la presencia del PSC, los socialistas catalanes. Uno de estos encuentros tuvo lugar, además, en la Ciudad Condal. En mitad de estas negociaciones, el propio Sánchez recuperaba la declaración de Pedralbes, asumía que el catalán era un conflicto "político" e incluso planteaba nuevas opciones de diálogo siempre con respeto y ajuste a la legalidad.

Incluso Josep Borrell, jefe de la diplomacia de la UE, dijo en su último día como ministro de Asuntos Exteriores que veía "anómalo" que la investidura dependiese de una fuerza como ERC.

También el líder republicano encarcelado, Oriol Junqueras, ha tenido una relevancia capital durante las negociaciones para desencallar esta investidura. Condenado en octubre a 13 años de cárcel por el Tribunal Supremo por delitos de sedición y malversación de caudales públicos en la causa del procés, Junqueras ha recibido hasta el dictamen favorable de la Abogacía General del Estado, que se pronunció a favor de su inmunidad parlamentaria.

Todo viene después de que a finales de diciembre el Tribunal de Justicia de la Unión Europea fallara finalmente que Junqueras era inmune al haber sido proclamado electo como eurodiputado en las elecciones europeas del 26 de mayo. El Supremo impidió que Junqueras pudiese recoger su acta de parlamentario europeo al estar procesado, y el TJUE enmendó a la justicia española con su reciente fallo.

Un fallo del que ya se han aprovechado otros políticos catalanes como Carles Puigdemont, que desde 2017 reside en Bélgica, fuera del alcance de la ley española.

Un Govern que, sin embargo, no se muestra dispuesto a formar parte de la mesa de diálogo naciente tras las negociaciones entre socialistas y republicanos.

Y además