9 errores comunes que hacen que se disparen tus gastos a la hora de hacer obras en casa

Un hombre y una mujer en un local en obras.

gettyimages

  • Con el boom de las reformas en España, algunos usuarios cometen algunos errores con el gasto en el plano de las finanzas personales.
  • Sigue leyendo para ver cuáles son los fallos más comunes y así evitarlos en el caso de que hagas obras en tu vivienda.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tras haber superado lo peor de la pandemia muchos ciudadanos aprovecharon ese episodio vivido para hacer reformas en su vivienda, sacando partido de la mejora de sus finanzas personales por el exceso de ahorro obtenido durante el confinamiento.

Desde reformas integrales, pasando por cambiar estancias como cocina, baño, o habitaciones, hasta poner césped y piscina, han sido muchos los intereses despertados en los españoles dentro de este ámbito. Dedicar parte del dinero a este concepto se ha convertido en una norma más que habitual. 

Buen porcentaje de los que han decidido emplear parte de su dinero ahorrado en estos lavados de cara a su vivienda se han destinado a hacer obras. Pedir presupuestos y tener una planificación clara ha sido la principal recomendación por parte de los expertos en gestión patrimonial. Unas ideas que no muchos han tenido en cuenta, lo cual ha provocado que se hayan visto afectados. 

No es oro todo lo que reluce. Ni muchos menos. Gran cantidad de usuarios tienden a cometer errores cuando hacen reformas en casa, provocando que se dispare el gasto enormemente. Esto al final se puede convertir en un inconveniente para la salud financiera de cara al futuro y es importante tenerlo bajo control.

Con el fin de generar un aprendizaje mayor, hay una serie de fallos que son comunes a la hora de hacer obras en casa y que es fundamental que tengas en cuenta en el caso de que te quieras meter en un proceso de este tipo. 

Al tenerlos situados, pueden servir de referencia para no caer en ellos y que así los costes no se disparen, empañando tu capital.

Fijarse un presupuesto es vital

Presupuesto y facturas en excel
GettyImages

El principal fallo que comete la gente cuando entra de lleno en un proceso de obras tiene que ver con no centrarse en un presupuesto fijo. 

Márcate un tope, con un ligero margen, una vez que hayas rastreado el mercado y no te pases en exceso de ese límite. 

Muchas veces se tienden a añadir costes cuando entras en el proceso, pero esto se produce por la falta de información previa. 

Piensa qué es lo más necesario a la hora de hacer la reforma y pon un precio medio a cada una de esas obras. Si al final de la suma ves que sobra algo de dinero, puedes invertir en algún que otro capricho, pero nada más.

Para hacer el presupuesto es importante comparar precios y profesionales para hacer un gasto estimado del coste total de la obra. 

Las prisas hacen que se dispare el gasto

Todos los gastos que harán temblar tu cuenta corriente el 31 de julio.
Todos los gastos que harán temblar tu cuenta corriente el 31 de julio.

GETTY IMAGES

Ninguna persona desea vivir entre los escombros y cuando el piso está patas arriba la sensación lógica es la de terminar las obras cuanto antes. Hay que ser realista. Si lo que buscas, es un lavado de cara integral de tu hogar, no será posible en una semana. Todo lleva su tiempo y debes contar con ello. Estas prisas suelen disparar los gastos por contratar servicios más rápidos, pero que pueden ser más costosos.

Otra cosa es que los imprevistos ajenos a los trabajadores o la poca profesionalidad de estos hagan que la obra se demore más de lo necesario.

No tener en cuenta la licencia de obras

Unos obreros reformando una casa.
Reuters

Antes de empezar, asegúrate de que tienes todos los permisos necesarios para hacer la reforma. Estos suponen un coste y no todo el mundo los tienen en cuenta, por lo que el gasto se puede disparar sobre el presupuesto al no haberlo fijado en tu hoja de ruta. 

Por ello, infórmate de los trámites burocráticos obligatorios en cada caso, porque así evitarás cualquier multa inesperada, cuyo coste sí puede ser un problema mayor.

Tener un margen de maniobra en el presupuesto

Dinero para quemar

Getty Images

Un fallo habitual, por otro lado, tiene que ver con aquellos que tiran por abajo el presupuesto. Aquí hay que volver al primer concepto: sé realista, presupuesta bien y deja un ligero margen. 

Uno de los imprevistos más comunes con los que te puedes encontrar, sobre todo en viviendas antiguas, son los desniveles de techos y paredes. Es algo que no es fácil de detectar y que puede ocasionar un buen susto a la hora de rematar la obra y colocar la carpintería. 

Tuberías que se rompen al cambiar azulejos, reforzamientos de estructuras o paredes que precisan doble aislamiento para no escuchar al vecino cada mañana, son otras desgracias que podemos predecir en una reforma.

La mala planificación o uso del espacio puede disparar el gasto

Hombre haciendo un presupuesto.
Getty Images

Muchas veces nos lanzamos a tirar tabiques o crear habitaciones de la nada sin tener en cuenta las dimensiones del propio espacio o de los muebles que hayamos comprado. 

De ahí a que sea importante no lanzarse sin antes hacer un uso lógico del espacio, no solo para que te quepa holgadamente un sofá nuevo, sino para que no te encuentres de repente que no hay apenas sitio para colocar la ducha en un aseo que has dejado minúsculo. 

Que no haya una coordinación de gremios

Reformas inmobiliarias

Getty Images

Las obras requieren el trabajo de bastantes especialistas y no siempre todos forman parte de la misma empresa, por lo tanto, mejor es que haya una coordinación de gremios. De esta manera evitarás que cada profesional vaya a su aire y el resultado sea un desastre.

Pero aún más allá: todo lo que hagan estos profesionales debe estar totalmente reflejado por escrito y firmado por todas las partes para evitar desavenencias futuras.

Llevar ideas muy fijas y no dejarnos aconsejar

Una mujer se lleva las manos a la cabeza mientras mira el ordenador.

gettyimages

En un proceso de obras, la realidad es que el contratista o arquitecto se convertirá en una especie de pareja en la que depositarás muchas de tus ilusiones y una cuantiosa suma de dinero. Por ello, es importante confiar en su experiencia y en su deseo de que el resultado le satisfaga al máximo. 

El cliente es el agente principal de una reforma, su visión es esencial para lograr que el resultado sea satisfactorio, pero ha de dejar espacio a los profesionales en el asesoramiento estético, técnico y de ejecución. 

Lo fundamental importante es ponerse en manos de un buen profesional y que este te guíe en tus gustos y necesidades personales.

Ellos saben cómo materializar tus deseos y querrán que el resultado satisfaga a ambas partes. Es una obra que lleva su sello, y al final, el boca a boca de un cliente satisfecho es su carta de presentación para nuevos trabajos.

No guardar los tickets de compra y contratos de garantía

Una persona con un móvil y un ordenador

Getty

A lo largo de las obras, es probable que busques las ofertas más competitivas: desde materiales hasta mano de obra. Con ello, pretenderás un ahorro en partidas esenciales. Eso es una ventaja, pero solo a medias.

Para cualquier cambio o reclamación necesitarás siempre la factura o el tiquet de compra, y no olvides hacer una foto de todo lo que contrates. Si no, el gasto será enorme y tendrás que asumir los efectos negativos de haber contratado algo que te ha salido rana. 

Comprar muebles antes de que finalice la reforma

Colocar muebles es Servicios especializados es lo que ofrece Airbnb
Getty Images

Quizá te pueda resultar complicado no invertir las horas muertas durante la comida, o en trayectos de transporte público, en mirar páginas de decoración, así como sucumbir a rebajas de temporada o hacer alguna compra en un mercadillo de segunda mano.

A pesar de que tengas bastante claro cómo quieres la distribución de cada habitación a través de un render o simulador digital, el resultado final puede distar mucho de la idea original, y al final puedes quedarte con muebles que no caben o no encajan bien. Un gasto completamente ilógico.

Otros artículos interesantes:

5 trucos y consejos de finanzas personales para independizarte

Productos financieros que ofrecen una gran rentabilidad sin excesivo riesgo

Cómo maximizar los ingresos pasivos de las inversiones inmobiliarias con 3 estrategias sencillas

Te recomendamos

Y además