Qué es un ERTE y cómo puede afectar a los trabajadores y a las empresas durante la crisis del coronavirus

Una trabajadora en una cadena de montaje de Seat
Reuters
  • Un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) permite que las empresas den por finalizado durante un tiempo concreto la relación laboral con sus trabajadores. Esto ocurre por asuntos económicos, técnicos, organizativos o de fuerza mayor, como la pandemia del coronavirus.
  • Durante estas semanas o meses, los empleados cobrarán la prestación que les corresponda en el paro. En este contexto de emergencia sanitaria también recibirán la ayuda aquellos que no cumplan con los requisitos mínimos de cotización.
  • Cuando el ERTE finaliza, los trabajadores regresan a su actividad habitual.
  • De forma excepcional, las empresas no están obligadas a abonar las cotizaciones a la Seguridad Social de los empleados afectados por un ERTE. Es una de las medidas para aliviar los efectos del coronavirus.
  • A continuación se detalla qué es un ERTE y cómo puede afectar a los empleados que sean despedidos durante la pandemia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) aparece contemplado en el Estatuto de los Trabajadores, y tiene la función de suspender de forma temporal la relación entre una empresas y sus profesionales. Es el mecanismo que están siguiendo decenas de empresas en España para paliar los efectos de la pandemia. Burger King, Iveco y Fujitsu son algunas de las que ya han anunciado un ERTE.

Las causas que pueden motivar la implantación de un ERTE son económicas, técnicas de organización en la propia empresa, o derivadas por una fuerza mayor, como es el caso de la cuarentena por el coronavirus.

Un ERTE no tiene que significar necesariamente el cese por completo de la actividad laboral: también es posible aplicar reducciones de jornada. Cuando el expediente de regulación llega a su fin, los trabajadores vuelven a la empresa a realizar de nuevo sus tareas.

Cuando esto se produce, los profesionales se encuentran en situación de desempleo, y por tanto tienen derecho a recibir las prestaciones que les correspondan.

Hay que tener en cuenta que, cuando las causas que provocan el ERTE se consideran de tipo catastrófico, el trabajador no verá su cotización de desempleo reducida y podrá volver a utilizarla más adelante. Además, se contempla que aquellos que no cumplen los requisitos de días mínimos cotizados obtendrán igualmente un subsidio. Todos estos supuestos son los que ha confirmado el Gobierno de España para aliviar los efectos económicos del coronavirus.

Leer más: Tu empresa no puede despedirte por las pérdidas económicas que le provoque el coronavirus, al menos, de momento

A continuación se detallan todos los aspectos que debes valorar si te ves afectado por un ERTE durante la pandemia, teniendo en cuenta los últimos cambios anunciados por el Gobierno:

Cuál es la cuantía de la prestación durante la cuarentena

Durante la cuarentena del coronavirus, el profesional que se ve afectado por un ERTE cobrará el 70% de la base reguladora durante los primeros 6 meses, y el 50% desde el séptimo mes. Esta base se calcula en función de las contingencias profesionales de los últimos 180 días cotizados, exceptuando aquí las horas extra. En este sentido no se producen cambios respecto a un ERTE que se implante en otras circunstancias.

En condiciones normales, los empleados que no hayan alcanzado el tiempo de cotización suficiente (al menos 360 días en los 6 años anteriores al ERTE), tendrán derecho a recibir un 80% del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltipes (IPREM), un índice que se utiliza como referencia para conceder ayudas y subvenciones relacionadas con el subsidio de desempleo.

Este 80% del IPREM se aplicará a todos los profesionales que haya trabajado a jornada completa durante su último contrato. Actualmente el IPREM se sitúa en 537 euros mensuales.

Sin embargo, en España, cualquier trabajador que haya sufrido un ERTE debido a la crisis del coronavirus, recibirá una prestación independientemente de la cantidad de días cotizados, ya que se considera una causa excepcional. Aún no se conoce si se tendrá en cuenta el índice del IPREM u otros factores a la hora de calcularla.

Cobrar el paro durante un ERTE de reducción de jornada

Ciertas empresas no van a cerran por completo su actividad en esta crisis sanitaria. Algunos negocios, como los estancos, los supermercados y las farmacias continuarán abiertos. No obstante, puede darse la situación de empresas que pongan en marcha un ERTE de reducción de jornada, ya que su actividad puede verse perjudicada por el transcurso de la cuarentena.

El empleado afectado por un ERTE de reducción de jornada también tiene la opción de solicitar el subsidio por desempleo para así complementar la cantidad de sueldo que no va a recibir, siempre y cuando cumpla los siguientes requisitos:

  • Haber cotizado un mínimo de 360 días en los 6 años anteriores.
  • De no cumplirse esto, el trabajador debe poseer rentas inferiores al 75% del SMI vigente.
  • La reducción de jornada debe ser de entre un 10% y un 60% de la habitual, y ha de suponer necesariamente reducción de salario.
  • Se debe seguir el procedimiento marcado en el Estatuto de los Trabajadores para cumplir debidamente la ley.

Aunque el trabajador disponga de estas ayudas, en cualquiera de los casos cobrará menos que en su actividad normal de trabajo. El subsidio por desempleo es de un 70% de la base que corresponda. Al sumar el sueldo de una reducción de jornada y el dinero del paro no se cubre el total de la nómina, como mucho se llegará a un 85% del salario que se recibía con anterioridad.

Leer más: El Gobierno flexibilizará el acceso de los autónomos afectados por el coronavirus a la prestación por cese de actividad

Debido a la cuarentena los plazos de solicitud de la prestación, que se extienden durante 15 días hábiles, no se van a tener en cuenta. Además, el trámite se debe llevar a cabo de forma eléctronica o por teléfono, ya que las oficinas de la administración permanecen cerradas.

Vacaciones, indemnización y cotizaciones a la Seguridad Social durante la emergencia sanitaria

Los empleados no van a ver perjudicado su derecho a vacaciones cuando se produzca un ERTE, aunque el sueldo durante estos días será inferior al recibido en la época normal de trabajo.  Sin embargo, mientras dura el ERTE, no se generan nuevos días de vacaciones.

El profesional debe tener en cuenta que en un ERTE no existe indemnización, ya que en un tiempo determinado, en este caso cuando finalice la cuarentena, la empresa volverá a la actividad normal.

Si la situación de crisis sanitaria se prolonga durante un año o más, las vacaciones generadas y no disfrutadas, así como las horas extra realizadas, se incluyen en el finiquito, aunque dicha cantidad no llegará nunca a la de una indeminzación.

Por último, las empresas no están obligadas a hacerse cargo de las cotizaciones a la Seguridad Social de sus empleados afectados por un ERTE durante la crisis del coronavirus. Esta medida anunciada recientemente por el Gobierno es excepcional, ya que en cualquier otra situación los empresarios deben abonar las cotizaciones.

[Fuente: Las provincias, El País, IPREM]

LEER TAMBIÉN: Una auxiliar de enfermería en primera línea de batalla contra el coronavirus en Valencia agradece la conciencia pública: "Por una vez en la historia se está haciendo un uso adecuado de las urgencias"

LEER TAMBIÉN: "Preparaos": los médicos italianos advierten por carta a Europa del impacto del coronavirus en los hospitales

LEER TAMBIÉN: Una enfermera de uno de los hospitales madrileños más afectados por el coronavirus explica que ir a trabajar es como ir a la guerra: "Tengo miedo de contagiar a mi bebé de 6 meses"

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido

    Más:

  1. Trabajo
  2. Coronavirus
  3. Empresa
  4. Derechos laborales
  5. Top