ERTE hasta septiembre: la negociación para ampliar su vigencia más allá de mayo se pone en marcha

Una mujer con mascarilla pasa ante la terraza de un bar cerrado en Pamplona

Reuters

  • El Ministerio de Trabajo ha propuesto este jueves a los sindicatos y la patronal prorrogar los ERTE hasta el 30 de septiembre en condiciones "muy similares" a la regulación actual.
  • El Gobierno ya ha incluido un mecanismo transitorio para ampliar los ERTE hasta finales de 2021 en el plan de recuperación que envió el pasado viernes a Bruselas para que dé luz verde al reparto de ayudas europeas a España.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Gobierno, patronal y sindicatos han iniciado una nueva ronda de reuniones para buscar el que podría ser el noveno acuerdo del diálogo social en esta legislatura. Tras haber acordado en marzo la ley de riders, los agentes sociales y el Ministerio de Trabajo han vuelto a la mesa de negociación para intentar pactar una nueva prórroga de la vigencia de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que los extienda otros 4 meses, hasta el próximo 30 de septiembre.

El diálogo social tendrá menos de un mes para buscar ese noveno acuerdo, dado que la anterior prórroga de los ERTE, acordada en los primeros días del año, estipulaba que el régimen finalizaría el próximo 31 de mayo. Ahora, a menos de 25 días para que venza ese plazo, las negociaciones para extenderlos se retoman con perspectivas optimistas, dado que las anteriores prórrogas se consensuaron en pocos días y que el Gobierno ha dado por hecha su extensión ante Bruselas. 

"Creo que la noticia importante es que los ERTE van a mantenerse. Va a haber acuerdo", ha anticipado Mari Cruz Vicente, negociadora de CCOO, tras una primera reunión en la que el Gobierno ha informado de su postura, pero sin entregar una documentación que en principio llegará la semana que viene para empezar a negociar el detalle.

Un trabajador en ERTE en Málaga cuesta el doble que uno en Álava o Huesca

Pese a que este jueves se ha reiniciado oficialmente la negociación para la prórroga de los ERTE, Gobierno, sindicatos y patronal han mantenido encuentros semanales durante los últimos meses en la comisión tripartita que evalúa el funcionamiento de este régimen, en el que, según ha anunciado el Ministerio de Seguridad Social este jueves, hay todavía 638.200 trabajadores, 320.000 menos que en febrero y casi 3 millones menos que el máximo de afectados que alcanzó en mayo de 2020.

Mejoras en bonificaciones, se mantiene la prohibición de despedir

De este modo, el Ministerio de Trabajo, los sindicatos CCOO y UGT y las patronales CEOE y Cepyme negocian ya la quinta ampliación de los ERTE hasta septiembre de 2021 y los cambios que se podrían aplicar a este régimen, como en el sistema de bonificación de cotizaciones sociales a las empresas que reincorporen a sus trabajadores del ERTE o en la cláusula de salvaguarda del empleo.

A partir de ahora, el Ejecutivo y los agentes sociales estudiarán cómo mejorar las exoneraciones de cuotas a los negocios que recuperen a sus empleados tras suspender sus empleos y decidirán si se mantiene o se retira la cláusula de salvaguarda, que establece que las empresas que se acojan a un ERTE deberán devolver todas las exoneraciones de cuotas de las que se hayan beneficiado si realizan despidos menos de 6 meses después de haber abandonado ese régimen.

Las patronales han reclamado que se retirara esta cláusula en las anteriores negociaciones de prórrogas de los ERTE, pero Trabajo se ha negado a eliminarla. "No tendría sentido que nuestro país disponga, como hemos hecho, de 14.000 millones de euros para mantener 550.000 empresas en el momento más grave de la crisis económicas y 3.400.000 trabajadores para que se pueda despedir", aseguró en enero la ministra de Trabajo y vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz.

De hecho, la propia ministra afirmó la semana pasada en una entrevista televisiva que el actual mecanismo de los ERTE es "positivo para la sociedad" y apostó por no cambiar sus condiciones, incluyendo la cláusula de salvaguarda que se aplica a las empresas que realicen despidos hasta 6 meses después de salir del ERTE y la prohibición de despidos objetivos vinculados a la pandemia cuando sea posible aplicar un ERTE y, según recoge El Diario.

Por su parte, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ya defendió hace 2 semanas la prórroga de los ERTE más allá del 31 de mayo durante al menos 3 o 4 meses más -como acaba de proponer el Gobierno- y destacó que la negociación se centrará en incentivar que las empresas reincorporen a sus trabajadores en ERTE aumentando las exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas, de las que se encarga el ministerio que lidera, según El País.

Una opinión similar manifestó a comienzos de abril la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Nadia Calviño, que preveía una nueva prórroga de este régimen centrada en favorecer la reincorporación de los trabajadores a sus empresas, aunque destacando que era necesario centrarse empezar a trabajar en un nuevo modelo de ERTE que sirva como mecanismo de flexibilidad interna en las empresas en lugar de recurrir a despidos, según Heraldo de Aragón.

El Gobierno ha incluido la prórroga de los ERTE en el plan de recuperación enviado a Bruselas

De hecho, ese mecanismo de flexibilidad al que aludía Calviño se ha incluido en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, en el que recopila las reformas e inversiones a las que el Gobierno prevé destinar las ayudas europeas y que fue remitido a Bruselas el pasado viernes para recibir la aprobación de la Comisión Europea, que es clave para el comienzo del reparto de los fondos comunitarios a partir del segundo semestre.

Concretamente, el plan anuncia la puesta en marcha de "un mecanismo transitorio de ERTE hasta finales de 2021 que impulse la reincorporación de los trabajadores", con el que se prevé "asegurar la formación y empleabilidad de los colectivos más afectados por la pandemia, de cara a reducir el desempleo rápidamente, sobre todo juvenil, y eliminar los cuellos de botella para poder desplegar el Plan de Recuperación".

El texto no detalla la partida con la que se financiará este mecanismo. No obstante, el Gobierno ha estimado un gasto de 7.972 millones de euros hasta el 31 de mayo para los ERTE, las prestaciones extraordinaria de los trabajadores autónomos y la cobertura extraordinaria de la incapacidad laboral de los trabajadores afectados por el coronavirus, a las que ha destinado desde el inicio de la pandemia 37.284 millones de euros en 2020 y 2021.

La inclusión de esta medida en el plan enviado a las autoridades comunitarias antes incluso de iniciar sus negociaciones con los agentes sociales muestra que el Gobierno da por seguro el acuerdo con la patronal y los sindicatos de cara a una nueva prórroga de los ERTE, manteniendo así el apoyo a empresas y sectores afectados por la pandemia durante todo el tiempo que sea necesario, como han reiterado desde el Ejecutivo durante los últimos meses.

Así, Yolanda Díaz ya aseguraba hace un mes que la vigencia de los ERTE se ampliaría más allá del 31 de mayo, señalando que este mecanismo ha permitido que las pymes y los autónomos hayan disfrutado de una protección del empleo y de sus negocios que "hasta ahora se había reservado a las grandes empresas". 

LEER TAMBIÉN: ERTE hasta el 31 de mayo: preacuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales para ampliar su vigencia

LEER TAMBIÉN: Nueva prórroga de los ERTE: Gobierno, sindicatos y patronales reactivan la negociación este viernes

LEER TAMBIÉN: La nueva prórroga de los ERTE va a mantener la prohibición de despedir y no rebajará la prestación a los trabajadores afectados

VER AHORA: Por qué regalamos en San Valentín: el origen de la tradición más romántica