La escasez global de chips mantendrá elevadas las tarifas de alquiler de coches, según Europcar

Europcar
Reuters
  • La directora de Europcar afirma que no hay suficientes vehículos para satisfacer la demanda de los turistas.
  • El grupo de alquiler de automóviles prevé que el aumento del precio de alquiler de coches se prolongue hasta que se resuelva la escasez global de chips. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La escasez de semiconductores afecta a más industrias de las que uno pudiera imaginar.

La crisis global en la producción de chips ha provocado una notable escasez de vehículos nuevos. Los fabricantes dan ahora prioridad a las ventas al por menor y a otros canales por delante de los proveedores de coches de alquiler, que tienden a comprar al por mayor a precios más bajos.

Por lo tanto, hasta que no se resuelva dicha falta de chips, es probable que el aumento del precio de alquiler de coches se prolongue, según ha advertido Caroline Parot, directora de Europcar.

Según Parot, las tarifas habían subido porque los proveedores no podían conseguir suficientes vehículos para satisfacer la demanda de los turistas. En algunos destinos populares, el precio es incluso 2 o 3 veces más alto de lo habitual. 

Elon Musk admite que los problemas de suministro y la escasez global de chips han provocado dificultades "insanas" para Tesla

"No podemos atender a todo el mundo que queremos porque no hay suficientes coches", señala Parot en una entrevista para Financial Times. "La gente está deseando viajar. Si nos fijamos en EEUU, hay suficientes hoteles y suficientes vuelos, pero la capacidad de los coches ha cambiado", asegura.

Este incremento en las tarifas contribuyó a que la inflación en el país norteamericano alcanzara el mes pasado su nivel más alto desde 2008, según apunta el mismo medio.

Por otro lado, el aumento de los viajes domésticos por los constantes cambios en las restricciones a la movilidad de muchos países europeos ha provocado que la industria del alquiler, al igual que gran parte del sector del ocio y el turismo, se haya visto aún más perjudicada.

"Cada vez que se abre un corredor, las reservas se disparan y se llena en 24 horas, pero luego, si se cancela, se van todos", asegura Parot, que reclama más coordinación entre los distintos gobiernos. 

El cliente final también se ve afectado por el aumentos de los costes de explotación, como la necesidad de enviar los coches a través de las fronteras de Europa con poca antelación y los elevados gastos que esto implica, según la directiva.

El sector del automóvil no tiene claro cuándo terminará la crisis del chip, ya que la mayoría de los fabricantes esperan que se produzcan trastornos hasta 2022.

Europcar no espera alcanzar los niveles de demanda previos a la crisis sanitaria hasta que se reanuden los viajes entre Europa, Estados Unidos y Asia, lo cual prevén para 2023.

El año pasado, Europcar sufrió un descenso del 45% en la demanda y estiman unos ingresos en 2021 superiores a los de 2020, aunque no se acercarán a los de 2019 debido al impacto de la variante delta, según Parot.

Otros artículos interesantes:

La escasez global de chips podría durar 2 años más, según el presidente de IBM

Intel avisa: la escasez de chips se prolongará varios años y aún no es posible afrontar la creciente demanda

Tesla quiere atajar la crisis mundial de chips pagando por adelantado a los productores y podría estar considerando tener su propia fábrica