El trabajo a distancia, la criptominería y los pedidos masivos han generado una escasez de piezas de PC que está disparando los precios de los productos electrónicos: la crisis podría durar hasta 2022

Una granja de criptomonedas

REUTERS/Christinne Muschi

  • La demanda es demasiado alta en el mercado de componentes de PC para que los proveedores puedan seguir el ritmo.
  • Con familias enteras trabajando o estudiando desde casa, muchos hogares están comprando nuevos ordenadores.
  • Los expertos esperan que este y otros factores, como el exceso de pedidos, no se estabilicen hasta 2022.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La escasez de suministros no es ninguna novedad dentro de la industria tecnológica, y parece que cada pocos años sufrimos el mismo problema. Pero una tormenta más que perfecta ha dado lugar a una importante escasez de suministros en el mercado de los ordenadores personales que probablemente no vaya a desaparecer pronto.

Para los consumidores, no existe un panorama halagüeño: en el mejor de los casos, supone esperar mucho tiempo para conseguir piezas o equipos, y en el peor, pagar un precio mucho más alto que el de hace un año o dos.

A principios de 2020, las fábricas de toda Asia cerraron debido al COVID-19. Wuhan, en China, es conocida por ser un centro de fabricación de paneles LED, pero otros componentes procedían de otros lugares: los semiconductores vienen principalmente de Taiwán y Corea, por ejemplo.

La escasez de semiconductores podría producir un aumento en los precios de los productos afectados, desde electrodomésticos hasta móviles

Luego, la enfermedad se extendió y las fábricas no pudieron producir a plena capacidad, o incluso no pudieron producir en absoluto. A medida que el virus se extendía por todo el mundo, también lo hacía la escasez de componentes, con fábricas en Japón, Corea del Sur, Malasia, Filipinas e Indonesia incapaces de producir o enviar piezas.

Pero aunque las fábricas empezaron a reabrir por fin el pasado verano, sigue habiendo escasez en el mercado. Varios factores explican el porqué.

La demanda, no la oferta

El problema no es que los vendedores no puedan fabricar productos ahora mismo: todos están funcionando al máximo de su capacidad.

El problema, según explican analistas y vendedores a Business Insider, es que la demanda es tan alta que está provocando escasez.

"Aunque seguimos llamando a esto escasez, no lo es", explica a Business Insider Stephen Baker, vicepresidente de análisis de industrial en la empresa de investigación de mercados NPD Group. "No es que no haya suficiente oferta: hay demasiada demanda. Hay tanta demanda que la cadena de suministro no puede seguir el ritmo de la oferta de forma razonable".

Alan Priestley, vicepresidente de investigación de Gartner, está de acuerdo. "Para agravar el asunto está el hecho de que algunas industrias cancelaron pedidos debido a los cierres de las fábricas y las semifábricas [plantas de fabricación] trasladaron su capacidad para cumplir con otros pedidos, así que cuando las empresas reabrieron y empezaron a realizar pedidos de nuevo no había capacidad disponible", añade.

El hecho de que la demanda de ordenadores y otros dispositivos esté por las nubes no es ninguna sorpresa, ya que la gente se ha quedado en casa trabajando o estudiando. Como afirma un portavoz de AMD, que no ha querido ser identificado para este artículo, mucha gente se está dando cuenta de que un PC y unas pocas tablets por hogar no son suficientes y se está pasando cada vez más a un PC por persona. 

Las cifras recientes de Gartner lo confirman, ya que las ventas de PC en el primer trimestre de 2021 registraron el mayor crecimiento interanual de los últimos 20 años. Gartner ha constatado que las ventas ascendieron a 69,9 millones de ordenadores durante el trimestre, un 32% más que en el periodo anterior. Las ventas del primer trimestre suelen ser muy bajas, ya que son posteriores a la oleada de ventas navideñas del trimestre anterior.

Apple podría retrasar sus próximos iPads y Macs debido a la escasez mundial de chips, y eso es una pésima señal para toda la industria tecnológica

En todo caso, que se haya disparado la demanda no significa que todos los proveedores vayan a reaccionar de inmediato. "Algunas de las necesidades de la cadena de suministro llevan mucho tiempo, y en muchos casos la cadena de suministro puede no querer invertir para fabricar más, ya que es posible que no llegue a producirse hasta dentro de unos años", afirma Baker.

El problema afecta sobre todo al mercado de consumo y al de los ordenadores personales, aunque el sector de la automoción también está sufriendo las consecuencias. En concreto, las tarjetas gráficas de gama alta han resultado ser excepcionalmente difíciles de conseguir, e incluso los portátiles de gama alta con GPU potentes escasean, junto con algunas CPU, placas base y dispositivos de memoria y almacenamiento.

La escasez está afectando a los consumidores y a las pequeñas y medianas empresas mucho más que a las empresas o a los proveedores de la nube a gran escala, como Google, por la evidente razón comercial: ¿Qué crees que priorizará Intel, un chip Core i5 de 200 euros para un portátil o un chip Xeon de 2.000 euros para un servidor?

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

"Cuando existe escasez, los proveedores de semiconductores generalmente atienden primero a los clientes de sus productos de gama alta. Intel, por ejemplo, hasta que puso en marcha su nuevo sistema de 10 nm, daba prioridad a los procesadores para servidores y a los de gama alta para ordenadores de sobremesa sobre los de gama baja con su capacidad de 14 nm", explica a Business Insider Shane Rau, vicepresidente de investigación de la empresa de estudios de mercado IDC.

Invertir en capacidad de fabricación es una decisión a largo plazo y muy difícil de acometer. Nadie vio venir la COVID-19, y esto es un complicado lanzamiento de dados, añade Rau. "Hace tres o cuatro años, cuando los proveedores de chips tomaban decisiones de capacidad en función de las aportaciones de sus clientes sobre la demanda final, algunos acertaron y otros se equivocaron, pero pocos previeron los trastornos de la pandemia", afirma.

La batalla entre los jugadores y quienes minan bitcoins por las tarjetas gráficas de gama alta

Uno de los artículos más difíciles de conseguir en estos momentos son las tarjetas gráficas de alta gama, que suelen utilizarse en la minería de bitcoins, un proceso para ganar criptodivisas sin tener que pagar en efectivo por la moneda. Es un proceso largo, costoso y que requiere mucha energía, pero los mineros son conocidos por montar equipos caros que, en teoría, se amortizan solos y con creces. Un incidente reciente en Hong Kong publicado en la prensa local parece sacado directamente de Corrupción en Miami, con una persecución en barco a gran velocidad por un lote de 300 tarjetas GPU.

La escasez ha enfurecido a los gamers. Pero Jon Peddie, presidente de Jon Peddie Research, una empresa de investigación de mercado centrada en el mercado de las gráficas, explica a Business Insider que los artículos sobre el acaparamiento de suministros por parte de los mineros de bitcoins son "un titular sensacionalista".

Elon Musk admite que los problemas de suministro y la escasez global de chips han provocado dificultades "insanas" para Tesla

"Yo lo achaco a los revendedores que acaparan el suministro", afirma Peddie. "Mucha gente está acaparando placas y vendiendo al [mejor] postor, y los aficionados a los videojuegos no suelen ser el mejor postor".

Tanto Nvidia como AMD están cansadas de escuchar las quejas de los gamers indignados, que pueden ser consumidores leales y una parte importante de los ingresos de las empresas, señala Peddie. Nvidia intentó neutralizar la minería de bitcoins a través de sus controladores, pero el intento duró sólo cuatro días después de que publicara accidentalmente un controlador que no incluía la neutralización de los bitcoins. AMD, por su parte, lanzó hace poco una nueva generación de tarjetas que, por diseño fortuito, han acabado funcionando mejor para los juegos pero peor para la minería de bitcoins.

Demasiado exceso de pedidos

Otro problema del que no se habla, según Peddie, es el exceso de pedidos como reacción a la escasez de suministros. 

El exceso de pedidos se produce cuando un cliente hace un pedido de una GPU o un portátil en Amazon, luego va a hacer un pedido en otra tienda, luego hace lo mismo en otro comercio online, y así sucesivamente. Antes de que se dé cuenta, tiene 6 pedidos realizados, y aunque puede tener la intención de cancelar los pedidos con los otros cinco vendedores, éstos no lo saben, lo que obliga a los seis minoristas a tratar de satisfacer sus pedidos.

"Se está creando una demanda artificial que, de ser cierta, tendrá malas consecuencias", afirma Peddie. El posible bumerán para los comerciantes es encontrarse con un exceso de inventario. 

Los errores de cálculo por la pandemia agravaron la escasez de semiconductores: "Redujimos las proyecciones con la crisis financiera como modelo, pero la demanda fue muy resistente"

Ahora, multiplica una persona que hace seis pedidos, 5 de los cuales serán cancelados una vez que el cliente reciba su pedido, por miles de pedidos. Los comerciantes tendrán dificultades para satisfacer la demanda, los proveedores tendrán dificultades para satisfacer la demanda, y ambos pueden terminar con un montón de inventario no deseado.

"Es posible que se produzca un exceso de pedidos, ya que las empresas intentan compensar el déficit de capacidad, lo que agrava los problemas. Pero las fábricas de semiconductores señalan que su capacidad está totalmente cubierta", asegura Priestly.

Las consecuencias

IDC prevé que a lo largo de 2021 se produzcan los primeros ajustes en el suministro, sobre todo de materiales como los sustratos químicos que se utilizan en los chips. En 2022, suponiendo que las vacunas resulten eficaces y no se produzcan nuevas interrupciones importantes en la cadena de suministro, se pondrán en marcha nuevas capacidades para satisfacer los patrones de demanda de vuelta a la normalidad.

Gartner coincide en que los precios medios de venta y la escasez aumentarán a lo largo de 2021 y probablemente no volveremos a la "normalidad" hasta 2022. "El debate actual se centra en dónde debe construirse esta capacidad y en qué medida debe ser en Estados Unidos", afirma Priestly.

La inversión en nuevas instalaciones de fabricación, las enormes fábricas donde el dióxido de silicio se convierte en chips de CPU y GPU, no es trivial. Intel ha anunciado recientemente sus planes de construir dos nuevas instalaciones de fabricación en Chandler, Arizona, con un coste de 20.000 millones de dólares, pero su construcción tardará tres años. TSMC, que fabrica GPU para Nvidia, también está estudiando la posibilidad de construir una fábrica en Arizona, cuya apertura también está prevista para 2024.

Con suerte, para entonces las cosas se habrán estabilizado. "La demanda tiene que ralentizarse en algún momento", afirma Baker. "Es entonces cuando parte de la oferta se pondrá al día. La logística se desenredará".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

LEER TAMBIÉN: Qualcomm cree que la escasez de semiconductores durará hasta finales de año

LEER TAMBIÉN: La escasez de chips durará 6 meses más, según el CEO de Cisco

LEER TAMBIÉN: No hay evidencias suficientes para argumentar que el uso de la tecnología está impactando negativamente en la salud de los jóvenes

VER AHORA: La guerra de la que nadie habla: qué está haciendo la Oficina de Patentes y Marcas para impulsar la soberanía industrial española frente a potencias como EEUU o China