Qué es la esclerosis múltiple: síntomas iniciales que revelan la enfermedad

mareo

Los síntomas de la esclerosis múltiple (EM) pueden ser muy diferentes, por lo que podría decirse que cada caso es único.

Se trata de una enfermedad autoinmunitaria que afecta al sistema nervioso (cerebro y médula espinal). Las células inmunitarias del propio cuerpo atacan la vaina protectora (mielina) que recubre las fibras nerviosas, causando problemas de comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo. A la  larga puede causar deterioro o daño permanente de los nervios, explica la Mayo Clinic.

Hoy 2,8 millones de personas en el mundo padecen esclerosis múltiple, lo que significa que 1 de cada 3.000; En nuestro país 55.000 personas viven con la enfermedad, según datos de la Sociedad Española de Neurología. Cada año se diagnostican 1.800 nuevos casos en España, el 70% en personas de 20 a 40 años.

Sus causas y posibles tratamientos siguen siendo desconocidas. Respecto de lo primero un estudio publicado recientemente en Science apunta al virus de Epstein-Barr, causante de la mononucleosis o enfermedad del beso, como principal desencadenante: multiplica por 32 el riesgo de sufrir esclerosis múltiple.

Otros factores de riesgo son el sexo (más frecuente en mujeres), la edad (mayor proporción en jóvenes de 40 años) tener antecedentes familiares, el tabaquismo o el déficit de vitamina D.

Primeros síntomas de la esclerosis múltiple

El tipo de síntoma y su evolución dependerá de la persona, de la localización de las lesiones y de si se trata de esclerosis múltiple remitente-recurrente —tipo más frecuente donde los síntomas tras un brote disminuyen o desaparecen por un tiempo— o de una de las formas progresivas

No obstante hay algunas señales más comunes que otras. Y conocer bien los primeros síntomas así como más frecuentes de la esclerosis múltiple puede ayudar a gestionarlos en una etapa precoz con la ayuda de tratamientos farmacológicos y rehabilitadores.

Así lo indican desde la entidad sin ánimo de lucro Esclerosis Múltiples España (EME), donde permiten conocer cuáles son los síntoma tempranos de la enfermedad. 

Entre los primeros signos de EM se encuentran los siguientes:

  • Problemas de visión.
  • Cosquilleo y entumecimiento.
  • Dolor y espasmos.
  • Fatiga o debilidad.
  • Problemas de equilibrio, mareos…
  • Problemas urinarios.
  • Disfunción sexual.

Estas primeras señales de la esclerosis múltiple pueden comenzar 5 años antes del diagnóstico, indica la entidad. 

Síntomas frecuentes de la Esclerosis Múltiple

Aunque la sintomatologías puede variar ampliamente de un diagnóstico a otro, hay algunos signos que suelen ser más habituales, principalmente aquellos que afectan al movimiento.

Los signos y síntomas más frecuentes incluyen:

  • Temblores: el temblor postural, cuando se levanta una extremidad en contra de la gravedad, y el temblor de intención, cuando se quiere coger un objeto son los más comunes. Normalmente acompañado de problemas con el habla o al tragar.
  • Falta de coordinación y movilidad: trastorno caracterizado por la disminución de la capacidad de coordinar los movimientos. Sobre todo en actividades que requieren gran precisión como escribir, utilizar cubiertos y coger objetos pequeños.
  • Trastornos del habla: Las personas con EM pueden experimentar habla lenta, pronunciación arrastrada de palabras y cambios en el ritmo del habla.
  • Problemas de vejiga o intestinales: En algunos casos conlleva micciones frecuentes o urgentes, vaciamiento incompleto o en momentos inadecuados y estreñimiento.
  • Fatiga: general y debilitante.
  • Trastornos visuales: incluyen visión borrosa, doble, y los movimientos oculares rápidos o involuntarios. Es uno de los primeros síntomas de las personas diagnosticadas.
  • Trastornos cognitivos: pueden darse problemas de memoria a corto plazo y trastornos de la concentración, discernimiento y/o razonamiento.
  • Espasticidad: son contracciones o espasmos musculares involuntarios y rigidez. La sensación que genera en piernas o brazos es de pesadez  por lo que cuesta levantar los pies y piernas del suelo al caminar.

A día de hoy, no existe cura para la esclerosis múltiple. Las terapias y tratamientos disponibles están, por tanto, dirigidos a cambiar la evolución de la enfermedad y aliviar sus síntomas.

Una gestión adecuada de la Esclerosis Múltiple  incluye un tratamiento rehabilitador y unos hábitos de vida saludables entre lo que se incluye una dieta rica en vitamina D, un peso adecuado y abandonar el hábito de fumar, si se tiene.

Otros artículos interesantes:

El virus de la enfermedad del beso es el principal factor de riesgo para la esclerosis múltiple, concluye un macroestudio

Déficit de vitamina D: qué le pasa a tu cuerpo cuando no obtiene los niveles adecuados y cómo tratarlo

Un paciente con parálisis total por ELA consigue 'hablar' de nuevo con la ayuda de un implante cerebral

Te recomendamos