Pasar al contenido principal

La gente está profundamente molesta por una escultura de "pesadilla" colocada en una azotea de la capital de Nueva Zelanda

La escultura ha despertado emociones encontradas entre los habitantes de Wellington. Ayuntamiento de Wellington.
  • Una escultura que representa una mano con una cara incrustrada se instaló en la azotea del museo de arte contemporáneo en Wellington, Nueva Zelanda, y algunos lugareños están muy perturbados.
  • La obra de arte, llamada "Cuasi", es un autorretrato del artista neozelandés Ronnie van Hout, quien originalmente lo instaló en su Christchurch natal después del terremoto de 2011.
  • La operación conjunta de Wellington Sculpture Trust y City Gallery Wellington se crró por un precio de 50.000 euros, incluidos el transporte y el diseño de la figura.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una colosal escultura de una mano, de pie sobre dos dedos y con una de disgusto, está molestando a la gente de la capital de Nueva Zelanda.

La escultura, de cinco metros de altura, se instaló con un helicóptero en el techo del museo de arte contemporáneo, City Gallery Wellington, en la capital del país el 19 de agosto.

La obra estaba destinada a animar la Plaza Cívica de Wellington, tres años después de que fuera dañada por un terremoto en 2016. La escultura, descrita como un "autorretrato" por su artista Ronnie van Hout, se instaló originalmente en Christchurch después del devastador terremoto de 2011.

Leer más: Cuatro grandes errores que comete la gente cuando compra obras de arte, según los expertos

Van Hout, que vive Melbourne aunque es originario de Christchurch, tituló la escultura "Cuasi" en parte como un guiño a Quasimodo, el personaje principal de la novela de Victor Hugo El jorobado de Notre-Dame. Según la galería, Quasi estará adornando su azotea durante los próximos tres años.

Pero los vecinos se apresuraron a manifestar sus opiniones en las redes sociales, describiendo la escultura de la mano como la "obra de arte más inquietante que he visto" y una "pesadilla lovecraftiana".

Varios usuarios de Twitter también señalaron misteriosas similitudes entre la escultura y la cara del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Mientras tanto, a otros les gustó la obra de arte, y la tildaron de "increíble".

La operación conjunta entre el Wellington Sculpture Trust y City Gallery Wellington se cerró por 50.000 euros: "Va a presidir el techo del City Gallery esta temporada, coronando Plaza Cívica, en gran parte abandonada a raíz del terremoto de 2016", asegura la galería en un comunicado.

Y además