Pasar al contenido principal

España comienza a rastrear las aguas residuales y de baño en busca de coronavirus mientras el virus acelera y llega a una fase "peligrosa", según la OMS

Un hombre con un traje de protección

Reuters

  • Los estudios en las aguas residuales han resultado ser clave para determinar la presencia del coronavirus en la población.
  • El Ministerio de Transición Ecológica ha encargado a Tragsa un análisis urgente para controlar la presencia de contaminación microbiológica en las aguas continentales, en particular en las residuales urbanas y en zonas de baño, con el fin de identificar la presencia del virus, según El País
  • Esta campaña de detección dará prioridad a aquellas zonas que procedan de hospitales, zonas turísticas o aeropuertos, es decir, zonas de gran afluencia de personas. 
  • Por otro lado, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha advertido de que la pandemia está entrando en una "nueva y peligrosa fase", después de que se registrase en la última jornada una cifra récord de más de 150.000 infecciones diarias en el mundo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Ahora que por fin termina el estado de alarma, que ha tenido a la sociedad en casa durante varios meses, se puede retornar poco a poco a la normalidad, pero está claro que hay que tener mucho cuidado. 

Una de las claves es tener controlada la presencia del coronavirus en la población y parece que los estudios en las aguas residuales son fundamentales para conseguirlo

Además, también han ayudado a detectar la presencia del COVID-19. Así sucedió en el caso de Barcelona, que detectó la presencia del Sars-Cov-2 en enero, a pesar de que los primeros casos en la Península no registraron hasta finales de febrero. 

Leer más: En qué punto están las 13 vacunas contra el COVID-19 que ya se están probando en humanos

Por este motivo, el Ministerio de Transición Ecológica ha encargado a la empresa pública Tragsa la realización urgente de un análisis para controlar "la presencia de contaminación microbiológica en aguas continentales, en particular en las residuales urbanas y en zonas de baño, con el fin de identificar el virus", según informa El País

La campaña de detección, que tiene un presupuesto de 1.988.165 euros, se realizará en todas las estaciones depuradoras de aguas residuales dando prioridad a aquellas que procedan de "hospitales, zonas turísticas o aeropuertos", es decir, zonas con gran afluencia de personas. 

El informe del Ministerio también indica que "se han seleccionado zonas de aguas de baño con un elevado potencial de usuarios para estudiar los posibles efectos del virus en estas aguas".

La empresa pública Trasga realizará un análisis cada semana a lo largo de nueve meses, por lo que se espera que empiecen a compartir información a primeros de julio

Necesidad de una mayor seguridad por la llegada de una fase "peligrosa"

Cualquier estudio que pueda ayudar a frenar la expansión del coronavirus y a tenerlo controlado es fundamental y más después de que Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtiese ayer de que la pandemia está entrando en una "nueva y peligrosa fase" tras registrar en la última jornada una cifra récord de más de 150.000 infecciones diarias en el mundo. 

Tedros advierte de que es la subida más alta en un solo día desde el inicio de la pandemia y tiene claro que ha de mantenerse "una vigilancia extrema". 

Y además