Pasar al contenido principal

España es el país de la OCDE con mayor porcentaje de trabajadores en riesgo de contagiarse de coronavirus: mujeres y jóvenes, los más expuestos

Un trabajador desinfecta una zona de piscinas en un hotel de Palma de Mallorca
REUTERS/Enrique Calvo

  • La OCDE asegura que España es el país de 24 estados miembros de la organización con más porcentaje de trabajadores en riesgo de contagiarse de coronavirus, con un 55,9%, casi 8 puntos por encima de la media.
  • El país con un menor riesgo de infección en el ámbito laboral es Luxemburgo, con un 39% de su población activa expuesta a posibles contagios en el puesto de trabajo.
  • La organización señala que los jóvenes, las mujeres y los trabajadores de ingresos más bajos son los colectivos con más riesgo de contagio "dado que con mayor frecuencia asumen trabajos que, en condiciones normales, les exponen al contacto físico y a un mayor riesgo de infección".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tras el fin del confinamiento, la mayoría de trabajadores están regresando paulatinamente a sus puestos de trabajo, aunque con medidas de seguridad e higiene que prevengan posibles contagios en el ámbito laboral. En España, el Ministerio de Sanidad publicó en abril una serie de recomendaciones para las empresas, que pasan por respetar los 2 metros de distancia entre puestos de trabajo y por organizar la circulación de personas en espacios cerrados.

Sin embargo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha destacado en su informe Employment Outlook 2020 que un 52% de los trabajadores en activo de los 24 países de la OCDE que se han tenido en cuenta para hacer este estudio, están empleados "en trabajos que, sin tener en cuenta la reorganización laboral durante la crisis actual, son relativamente seguros".

Leer más: Los 17 indicadores que miden el impacto económico real del coronavirus en España, según Fedea

Así, la OCDE destaca que aproximadamente un 31% de los trabajadores de estos 24 países, entre ellos España, pueden teletrabajar, mientras que el 21% restante está empleado en trabajos con presencia física pero escaso contacto con otras personas, como sucede con los trabajadores agrícolas, mecánicos, fontaneros, documentalistas o transportistas.

Sin embargo, el informe destaca que estas cifras reflejan que un 48,1% de la población activa de la OCDE está en riesgo de contagiarse de coronavirus en su entorno laboral "debido a que requieren un mayor grado de proximidad física con los compañeros de trabajo o interacciones físicas más frecuentes con el público", según aclara el texto.

Ese riesgo, sin embargo, difiere bastante entre los 24 países de la OCDE sometidos a estudio y la organización aclara que oscila entre el 39% de trabajadores en riesgo de infectarse que presenta Luxemburgo y el 55,9% que calcula para España. Como se refleja en la siguiente gráfica, 11 de países presentan un porcentaje de trabajadores en riesgo que supera la media, mientras que otros 13 tienen tasas más bajas.

Porcentaje de empleos en riesgo de contagio de coronavirus en 24 países de la OCDE
OCDE

La OCDE señala que los jóvenes, las mujeres y los trabajadores con un nivel de ingresos más bajo son los colectivos con más probabilidad de contagio de coronavirus "dado que con mayor frecuencia asumen trabajos que, en condiciones normales, les exponen al contacto físico y a un mayor riesgo de infección".

Además, el informe descarta factores demográficos y señala que la proporción estimada de trabajos en riesgo de contagio "no varía mucho respecto a la densidad de población en el lugar de residencia de los trabajadores". Así, afirma que, si bien en las ciudades hay más proporción de teletrabajo, en los entornos no urbanos "hay una mayor proporción de empleos que no se puede hacer desde casa pero que conllevan un bajo nivel de proximidad física".

Por este motivo, la OCDE recalca que "más allá de continuar alentando el teletrabajo, que también tiene algunos costes, las prácticas de seguridad y salud ocupacional que limitan la propagación del contagio son una prioridad en la fase posterior al confinamiento". Para poder llevar a cabo esas prácticas, la organización pide normativas adecuadas por parte de los Gobiernos y dedicar más apoyo a las empresas, especialmente a las pymes,

El estudio reconoce los avances en políticas de prevención, como la guía de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, pero reclama además que el diálogo social y la negociación colectiva se movilicen "para complementar la acción pública en esta área" y "encontrar soluciones flexibles y personalizadas tanto para empresas como para trabajadores".

Y además