"España no entrará en una recesión en 2023", avisa el FMI

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a las vicepresidentas y ministras Nadia Calviño y Yolanda Díaz.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a las vicepresidentas y ministras Nadia Calviño y Yolanda Díaz.

REUTERS/Juan Medina

España no entrará en recesión técnica en 2023. Así de tajante ha sido el Fondo Monetario Internacional, que en sus previsiones para el año que viene incluye un recorte para la economía española, pero no tanto como para entrar en crisis.

"España es uno de los países para los que no prevemos una recesión técnica el año que viene. Otras economías la experimentarán, pero España no", ha anunciado hoy el director del Fondo Monetario Internacional para Europa, Alfred Kammer. 

El Viejo Continente está a las puertas de una recesión en 2023. "Lo peor está por llegar y, para muchas personas, 2023 se sentirá como una recesión", adelanta el organismo. China sufrirá un frenazo, Alemania e Italia entrarán en recesión y se sumarán a la economía estadounidense, que ya sufrió sus primeras caídas este año. 

En su último World Economic Outlook, el organismo vaticina que Alemania e Italia entrarán en recesión en 2023. La locomotora germana se contraerá un 0,3% interanual, mientras que Italia lo hará en un 0,2%.

¿Cuánto tarda España en resfriarse si Alemania estornuda?: El riesgo de recesión para la economía

El pronóstico es que, aunque el crecimiento de la economía mundial se mantendrá en el 3,2% en 2022, el varapalo llegará el año que viene: el PIB aumentará un 2,7%, dos puntos menos de lo previsto. 

El crecimiento de España, en cambio, "será mayor entre las economías europeas", ha dicho Kammer, en la presentación de sus previsiones para Europa. En 2022, el PIB de España crecerá un 4,3%, lo que supone 3 décimas más de lo previsto, gracias al empuje del consumo y del turismo, pero también a una recuperación atrasada tras el batacazo de la pandemia.

Sin embargo, aunque no entrará en recesión, España es la tercera economía que más sufre el recorte de previsiones para el año que viene: en 2023 sufrirá un golpe de 0,8 décimas, dejando el crecimiento en un 1,2%, lastrada por la debilidad en el consumo por la pérdida de poder adquisitivo por la inflación y el endurecimiento de las condiciones financieras.

"España se vio profundamente afectada por la pandemia, experimentó la mayor contracción en 2020, reflejo del impacto de la crisis en sectores dependientes de la interacción social, como el turismo. Ahora prevemos una desaceleración en 2023", ha añadido Kammer.

Ni el crecimiento registrado en 2021, del 5,5%, ni el 4,3% pronosticado para este año logran cerrar la brecha abierta por la crisis del COVID-19, cuando la economía española llegó a desplomarse un 11,3%. Ahora, con las consecuencias económicas de la guerra, se espera que la recuperación se retrase todavía más: "España no recuperará lo perdido por la pandemia hasta 2024", avisa Kammer.

El resto de 2022, la economía española se verá afectada por una inflación galopante y el impacto de las subidas de tipos de interés en el bolsillo de hogares y balances empresariales. 

En España, el FMI pronostica que la inflación cerrará este año en el 8,8% y, aunque el año que viene los precios se moderarán, todavía mantendrán una subida del 4,9%.

Otros artículos interesantes:

El FMI avisa de la crisis que viene: "Lo peor está por llegar; para muchas personas, 2023 se sentirá como una recesión"

12 gráficos que no has visto en décadas: la economía, de récord en récord

Europa arde por la inflación, pero España se libra de las llamas

Te recomendamos