España sigue muy lejos de sus objetivos de electrificación: solo ha matriculado un 14,7% de los coches eléctricos que debería alcanzar este año

Cargador de coche eléctrico
Cargador de coche eléctrico

Vlad Dmytrenko / Getty Images

España sigue a la zaga de Europa en la electrificación de la movilidad, y no parece que en 2022 vaya a cubrir la brecha. Más bien todo lo contrario. Si, como ya informó Business Insider España necesita multiplicar por 25 el número de vehículos eléctricos en la carretera en menos de 10 años, el proceso para alcanzar esos niveles no va, mi mucho menos, al ritmo previsto.

Los 17.704 turismos electrificados —eléctricos y híbridos enchufables, porque los no enchufables no cuentan para los objetivos del Gobierno— matriculados durante el primer trimestre apenas suponen el 14,7% de los que necesitaría España en este 2022 para cumplir los 120.000 anuales que, según la patronal de fabricantes Anfac, necesita para alcanzar el objetivo de 3 millones para 2030.

El objetivo no lo ponen los fabricantes, sino el Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) del Gobierno, que prevé para 2030 contar con 3 millones de turismos eléctricos y 2 millones de motocicletas, camiones y autobuses cero emisiones en las carreteras. Antes de ese periodo, hay un punto intermedio: 250.000 eléctricos para 2023, también difícil de cumplir.

España, ante el desafío de la movilidad eléctrica: necesita multiplicar por 25 el número de vehículos eléctricos en menos de una década para cumplir sus objetivos

Establecimiento de vehículos eléctricos cerrado en Barcelona.

Como consecuencia de este lento avance, España presenta uno de los índices más bajos de la Unión Europea en penetración del vehículo electrificado: de 21,7 puntos sobre 100. Este indicador es una combinación de métricas que miden el número de vehículos electrificados sobre el mercado total (objetivo del 40%), la población motorizable (objetivo del 40%) y del eléctrico puro sobre el mercado electrificado (objetivo del 70%).

Se trata de un resultado muy alejado de la media de la Unión Europea, que es del 46,3 sobre 100, a años luz de países pioneros como Noruega (que obtiene 228,8 puntos en esta métrica), pero también de otros como Alemania (72,4), Países Bajos (71,8) e incluso la vecina Portugal (43,4). Solo Hungría y República Checa tienen peores datos, según datos de Anfac y la patronal europea Acea.

La infraestructura de recarga, la otra gran clave del problema

Por supuesto, esta baja conversión de la movilidad española a lo eléctrico no solo se debe a que se compren menos eléctricos que en otros países, sino también a que la infraestructura de recarga se desarrolla de forma más lenta.

Los 14.244 puntos de recarga de acceso público que recoge Anfac (entendiendo punto de recarga como plaza para recargar, no como establecimiento de recarga) son algo menos de un tercio respecto a los que serían necesarios para el número de despliegue anual (45.000) que estima la organización. En 2023 los planes del Gobierno prevén 100.000 cargadores públicos.

Según los datos de la patronal de fabricantes, el 85% de la red pública actual es de carga lenta —potencias iguales o inferiores a 22kw— y la red de recarga rápida o ultrarrápida apenas alcanza 133 puntos de acceso públicos en todo el país.

A finales de mayo estará listo el primer mapa oficial de puntos de recarga de España

Recargar coche eléctrico

Y de ellos, algunos no funcionan. "Es importante destacar que, si bien los puntos de recarga de acceso público totales han aumentado, hay un número significativo de puntos que, por no funcionamiento o por no ser de acceso público, se han suprimido en la actualización de este informe", admiten desde la patronal de fabricantes.

Con todo esto, Anfac asocia a España 13,3 puntos en su indicador global de electromovilidad, que es el resultado de lax media entre el indicador de penetración de vehículo electrificado y el indicador de infraestructura de recarga. De nuevo, es un dato sensiblemente inferior a la media de la UE (28,1 puntos), de Noruega (171,4), Países Bajos (59,4), e incluso Portugal (25,2).

"Si queremos recuperar terreno con el resto de los países europeos y alcanzar los objetivos de reducción de emisiones hay que hacer un mayor esfuerzo para triplicar los puntos de recarga y duplicar el mercado electrificado con el que se cerró el año anterior", subraya el director general de la patronal española de fabricante, José López-Tafall.

Otros artículos interesantes:

España, ante el desafío de la movilidad eléctrica: necesita multiplicar por 25 el número de vehículos eléctricos en menos de una década para cumplir sus objetivos

España necesitaría instalar 282 puntos de carga para camiones eléctricos antes de 2027, según la patronal de la automoción europea: estos son los puntos clave

El ritmo de ventas de eléctricos en el mundo se triplicará hasta los 20,6 millones en 2025, pero eso no será suficiente para alcanzar las emisiones cero en 2050

Te recomendamos