Pasar al contenido principal

España prepara su sandbox, el banco de pruebas para fintech: esto es lo que ya han hecho otros países

Un niño juega en un cajón de arena, sandbox.
Getty Images
  • Para adaptarse a los nuevos tiempos, una de las soluciones que están llevando a cabo países europeos y del resto del mundo están promoviendo la creación de sandbox, el término anglosajón para denominar a un espacio controlado de pruebas para las fintech.
  • el Consejo de ministros aprobó el proyecto de ley para la creción de un sandbox el martes 18 de febrero. Este proyecto se ha remitido a las Cortes para su tramitación parlamentaria y el Ejecutivo espera que pueda estar aprobado durante 2020.
  • El objetivo es que la innovación tenga un marco jurídico adecuada mientras se mantiene la estabilidad financiera y evita prácticas como el blanqueo de capitales a través de actividades no reguladas.
  • Hay unos 27 países han decidido implementar sandboxes regulatorios en su ordenamiento jurídico. El grueso de este tipo de iniciativas se encuentra en Asia (52%), con 14 países que ya tienen este tipo de bancos de pruebas como Singapur, Hong Kong y Malasia.
  • Europa cuenta con 6 países ya disponen de un sandbox implementado, entre los que destaca el caso de Reino Unido por ser el pionero y haberse convertido en referente. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

El sistema financiero vive momentos de transformación. Para adaptarse a los nuevos tiempos, una de las soluciones que están llevando a cabo países europeos y del resto del mundo están promoviendo la creación de sandbox, el término anglosajón para denominar a un espacio controlado de pruebas para las fintech. El objetivo es desarrollar un espacio de pruebas acotado donde se puedan hacer ensayos de nuevas funcionalidades y servicios financieros. 

España lleva meses anunciando que se sumaría a la lista de países que ya lo han implantado. Sin embargo, la parálisis política y las elecciones han retrasado este movimiento. Finalmente, el Consejo de ministros aprobó el proyecto de ley para la creción de un sandbox el martes 18 de febrero. Este proyecto se ha remitido a las Cortes para su tramitación parlamentaria y el Ejecutivo espera que pueda estar aprobado durante 2020. 

Este texto normativo establece un entorno jurídico "adecuado para garantizar que el proceso innovador en el ámbito financiero se desarrolla de forma eficaz y segura para los usuarios". El objetivo es que la innovación tenga un marco jurídico adecuada mientras se mantiene la estabilidad financiera y evita prácticas como el blanqueo de capitales a través de actividades no reguladas. 

Leer más: La banca defiende su gestión de los datos como una de sus fortalezas en su batalla contra Amazon, Apple, Google o Facebook

"El sandbox debe ser considerado como un espacio no solo para las empresas fintech, sino también de colaboración con las grandes compañías de la industria para lanzar iniciativas que llevan mucho tiempo intentando desarrollarse en España pero que, tras la incertidumbre política de los últimos meses, estaban planteándose salir del país", apunta Mónica Rodríguez, Especialista de Innovación Abierta de Finnovating, una plataforma de colaboración entre startups y otras empresas, que añade que la creación del sandbox pueder una "grandísima" oportunidad para España. 

Del resto de países que ya han llevado a cabo esta iniciativa, Reino Unido es el pionero y se ha convertido en un referente mundial. Dentro de Europa, hay otros países que también han comenzado a lanzar sus propios cajones de pruebas como es el caso de Lituania, Dinamarca u Holanda. 

En total, hay unos 27 países han decidido implementar sandboxes regulatorios en su ordenamiento jurídico. El grueso de este tipo de iniciativas se encuentra en Asia (52%), con 14 países que ya tienen este tipo de bancos de pruebas como Singapur, Hong Kong y Malasia. Europa cuenta con 6 países ya disponen de un sandbox implementado. Por otro lado, en América se pueden encontrar hasta jurisdicciones distintas que han implementado este tipo de iniciativa mientras que en África hay dos y en Oceanía está el de Australia. 

Estas son algunas de las iniciativas más relevantes: 

Reino Unido: el pionero y referente

Londres. Reino Unido.
Getty Images

Reino Unido es, probablemente, el caso más representativo a nivel mundial por la implementación de un sandbox en 2015 por la Financial Conduct Authority. El tamaño que ha alcanzado cinco años después le ha convertido en un referente. 

Parte del éxito del modelo se debe a la continuidad de las empresas que nacieron dentro de este marco controlado. Tras cinco convocatorias, el 90% de las empresas que formaron parte de las pruebas dentro del espacio controlado del sandbox, continuaron su actividad empresarial inmediatamente después de completar el periodo de prueba y la mayoría, a día de hoy, siguen en funcionamiento, explica Rodríguez. 

Otra de la claves que ha llevado al éxito a este cajón de pruebas es que no solo las pequeñas empresas han estado presentes, bancos como Barclays, HSBC, Lloyds Bank, Experian o Nationwide también han accedido a él. 

En total, han pasado por esta banco de pruebas 88 proyectos con una duración de entre 6 y 12 meses, según recoge un informe de Finnovating y Funcas. 

Lituania: el nuevo jugador en la liga fintech

Vilnius. Lituania.
Getty Images

Lituania es uno de los países que comienzan a emerger como un lugar de desarrollo de estas empresas emergentes financieras. En 2018, se lanzó el sandbox en el país y su crecimiento ha sido importante.

El Banco de Lituana recogía que a finales de 2018, había 87 fintech con licencia en el país y que un año después, estas habían ascendido a 113. De estas, 91 tenían la categoría de instituciones de pago y dinero electrónico, 18 eran operadores de plataforma de financiación colectiva y 5 eran bancos especializados. La clave de conseguir una licencia en este país, es que con el pasaporte de la UE se puede acabar realizando la actividad en el resto de países del eurosistema. 

Tras la buen recepción de la iniciativa, Lituania se ha unido a la Red Global de Innovación Financiera (Global Financial Innovation Network GFIN). El GFIN está compuesto por 35 supervisores y organizaciones provenientes de distintas jurisdicciones, e incluso algunas otras instituciones de competencia global.

Holanda: un sandbox experimental

Ámsterdam
Pexels

Holanda es otro de los países de la Unión Europea que ha desarrollado un sandbox para que las fintech puede probar en un espacio seguro nuevos servicios. El banco central de este país lo lanzó en enero de 2017 junto con la autoridad regulatoria de los mercados. 

Mientras que en otros mercados existe un perio de pruebas establecido, en el caso del sandbox de Holanda se decide "caso a caso". 

Dinamarca: el país nórdico que ya tiene banco de pruebas

Vista aérea de Copenhague (Dinamarca)
Getty Images

Dinamarca puso en marcha su sandbox en octubre de 2017 por parte de la autoridad supervisora financiera. En este banco de pruebas, las fintech debe cumplir la regulación pero pueden probar nuevas tecnologías y modelos de negocios. 

En este aspecto, la autoridad supervisora en cooperación con las empresas pueden llevar a cabo test y pruebas sabaiendo con claridisd que procesos o actividades requieren de una u otra licencia. 

México y Colombia: América Latina crea espacios de innovación

México.
Getty Images

En el caso de México, la promulgación de la ley fintech en marzo de 2018 incluyó la creación de una figura similar al sandbox. En esta ley, se incluyó la posibilidad de otorgar autorizaciones temporales para modelos novedosos de fintech o empreas tradicionales. 

Estas autorizaciones son válidas tanto para las empresas reguladas como para las que no lo están, con el objetivo de que puedan llevarse a cabo pruebas aunque la actividad no esté en marcha. Esta característica posibilita a los supervisores csaber cómo son los modelos no regulados para diseñar su normativa.

Por su parte, en Colombia la Superintendencia Financiera del país puso en marcha a comienzos de 2018 la Arenera, un banco regulatorio de pruebas para entidades financieras innovadoras. En este espacio pueden participar tanto empresas tradicionales como fintech. En general, el objetivo es que se pongan a prueba proyectos que generen beneficio para el consumidor, fomenten la inclusión financiera o mejoren la competencia. 

 

Singapur: tecnología financiera en Asia

Singapur
REUTERS/Edgar Su

El caso de Singapur es uno de los más relevantes en el continente asiático. Este banco de pruebas está gestionado por la Autoridad Monetaria de Sigapur y pueden acceder a él tanto aquellos proyectos fintech que encuentren barreras regulatorias, como aquellos que están regulados. 

Para poder entrar dentro de este banco de pruebas, los proyectos tienen que tener de base el uso de una tecnología innovadora, suponer un beneficio para el consumidor o la industria y asentarse en Singapur. 

Y además