Pasar al contenido principal

La española Wallbox, entre las mejores startups del mundo según la Startup World Cup

Wallbox reconocimiento facial.
El último dispositivo de Wallbox incorpora reconocimiento facial y controles gestuales. Wallbox.
  • Wallbox acaba de conseguir el tercer premio en la Startup World Cup.  
  • Este premio que se organiza y entrega en Silicon Valley y distinge a las mejores startup del mundo. 
  • Wallbox, fundada en Barcelona hace solo dos años, ya está presente en 25 países.

Wallbox es una startup española que acaba de recibir el tercer premio en el Startup World Cup, un certamen que se celebra cada año en Silicon Valley y que reconoce a las mejores startup del mundo cada año. La actividad de esta empresa emergente se centra en los cargadores para coches eléctricos de uso privado. 

Entre los 28 proyectos internacionales que se presentaron al Startup World Cup, el vencedor ha sido Leuko Labs del MIT, que ha desarrollado un método para medir los glóbulos blancos en la sangre de manera no invasiva y desarrollar tratamientos a medida de cada paciente. El segundo puesto lo obtuvo Flitto, una startup surcoreana que ha creado una plataforma de traducción basada en el crowsourcing.

Aunque el primer premio del Startup World Cup es un millón de dólares en financiación, en realidad, obtener cualquier tipo de distinción en un certamen con ese, prácticamente, asegura obtener apoyo financiero para el proyecto. 

Esto es así, en gran medida, por quiénes componen un jurado con personajes entre sus miembros tan notables en el ámbito del emprendimiento como Reid Hoffman, fundador de LinkedIn, John Chamber, CEO de Cisco o Marc Randolph, cofundador de Netflix. 

Leer más 15 startups españolas que van a revolucionar nuestras vidas

En todo caso, por la marcha de de Wallbox, parece que la financiación no está siendo un problema por ahora. Según Akhil Gupta, responsable de ventas y marketing de Wallbox, uno de los secretos del rápido éxito de la compañía ha sido su filosofía de centrar su producto en la experiencia de usuario.

"Vimos que hace dos años que no existía un mercado de cargadores para coches eléctricos de uso privado. Nuestros productos no son aparatos eléctricos, sino gadgets domésticos. Además son bonitos estéticamente y ofrecen más cosas", afirma para Business Insider

Los cargadores de Wallbox tienen un diseño minimalista, además de un tamaño bastante reducido —16x 16 cm—. Gracias a sus sistema de control mediante una plataforma en la nube, su interfaz de usuario permite una visión global de las diferentes sesiones de recarga, controlar el consumo energético y gestionar la operación de carga desde cualquier lugar del mundo.

Para Enric Asunción, CEO de Wallbox, la misión de la empresa es "ofrecer soluciones que cambien el paradigma de la manera en que consumimos la energía". Entre las tecnologías que incluye uno de sus últimos modelos están el control gestual y reconocimiento facial, que en dispositivos ubicados en una comunidad de vecinos o una empresa es algo que presta evidente valor añadido. 

Además, los tres modelos de cargador que comercializa Wallbox pueden funcionar en un rango de potencias que va desde los 3,7 a los 22 kW —solo disponible para empresas—, lo que facilita mucho el proceso de venta y la logística. Entre los clientes principales se encuentran en centros comerciales, hoteles y surten a las flotas de distribuidoras de electricidad de España —Iberdrola y Endesa—, Suiza o Finlandia.

También son el modelo de wallbox que ofrecen fabricantes de coches, como Smart, Jaguar, Renault y Kia, con quienes mantienen acuerdos en diferentes países. A final de año, la startup española que acaba de ser premiada en Silicon Valley desembarcará en EE.UU. Para entonces, habrá lanzado su primer cargador público, que por requerimientos técnicos debe tener un hardware a prueba de actos vandálicos.

Te puede interesar