Problemas para tener hijos, insomnio o daños renales: 10 espeluznantes maneras en las que el cambio climático está dañando tu salud

Efectos del cambio climático

Getty Images

Hace tiempo que el cambio climático se deja notar en la Tierra: montones de datos ilustran la alarmante pérdida de biodiversidad, la subida del mercurio, el calentamiento de los mares o la desaparición de especies a toda pastilla. Como un animal más, el ser humano también acusa sus efectos, y empeora su salud a la vez que se deteriora el hábitat que lo ha visto nacer.

Mucho más allá de virus y enfermedades, la ONU plantea el cambio climático como "la mayor amenaza para la salud humana en la historia". Olas de calor excepcionales, fenómenos extremos voraces, estaciones alteradas o la subida del nivel del mar se ciernen como una sombra sobre el futuro más inmediato.

Veranos eternos y primaveras anticipadas: cómo ha cambiado el tiempo desde tu infancia (y qué puedes hacer contra el cambio climático)

También la cotidianidad se ve alterada por temperaturas mucho más altas, sequía, una cantidad más elevada de noches tropicales o una peor calidad del aire

Desde Euronewsrecogen algunas de las consecuencias del cambio climático en tu cuerpo y mente, desde las más esperadas, hasta las más discretas, inesperadas y escurridizas. Prácticamente cualquier órgano puede recibir efectos adversos del calentamiento global, la contaminación por microplásticos o la presencia de sustancias nocivas en la atmósfera.

10 terroríficas consecuencias del cambio climático en tu cuerpo

Un hombre se refresca en una fuente de agua en medio de una ola de calor.
  • La salud de tu corazón está en riesgo: Las temperaturas extremas ya matan a 5 millones de personas cada año. La demanda cardíaca sube cuando los termómetros crecen, ya que se requiere aumentar el flujo de sangre para enfriar el cuerpo. Este estrés térmico adicional agrava el riesgo de que personas con enfermedades cardíacas sufran accidentes cardiovasculares.
  • Insomnio y peor calidad del sueño:El cambio climático está literalmente robándote horas de descanso. Concretamente, una media de 44 al año, ha averiguado un estudio de la Universidad de Copenhague. La culpa es de las noches inusualmente cálidas, que causan que te duermas más tarde, te levantes antes y descanses menos.
  • Problemas respiratorios: El aumento del ozono a nivel del suelo y las diminutas partículas contaminantes presentes en el aire conducen a una función pulmonar disminuida, especialmente grave si la exposición sucede en la infancia. Las consecuencias abarcan asma, rinitis, sinusitis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica e infecciones del tracto respiratorio.
  • Riñones dañados: La deshidratación por la exposición al calor puede dañar los riñones, que dependen del agua para ayudar a eliminar los desechos de la sangre en forma de orina. Pueden aparecer cristales y piedras en el riñón con síntomas como náuseas, dolor lumbar y dificultad para orinar. En los ancianos, la deshidratación podría aumentar la mortalidad.
  • Alergia más severa: El incremento de los niveles de CO?, que han aumentado un 9% desde 2005 y un 31% desde 1950, ha causado que el polen se incremente, agravando síntomas de la alergia como estornudos, tos, picazón o dolor de oído y cabeza. Según los científicos, a final de siglo la temporada de alergias podría durar casi 2 meses más, con el doble de polen.
Se está investigando el impacto de la contaminación del aire en la fertilidad.
  • Problemas circulatorios: Un estudio de 2018 realizado en Londres concluye que con el aumento de la contaminación del aire, las partículas ingresan al torrente sanguíneo, volviendo la sangre más pegajosa y obligando al corazón a trabajar más. La estructura modificada del órgano se observa en las primeras etapas de la insuficiencia cardíaca.
  • Mayor riesgo de infertilidad: Un informe que analizó a 18.000 parejas en China descubrió que aquellos que vivían con niveles moderadamente altos de contaminación por partículas pequeñas tenían un 20% más de riesgo de infertilidad. En las 3 últimas décadas se ha detectado una disminución progresiva tanto de la cantidad como de calidad de óvulos y una reducción de la concentración, movilidad y vitalidad de espermatozoides en el semen, según recogeanis.
  • Aumento de la escasez de alimentos y desnutrición: La escasez de alimentos y los problemas de seguridad alimentaria aumentan con el cambio climático, especialmente en las comunidades del sur global que dependen de la pesca y de la agricultura. La desnutrición grave en los países pobres puede acarrear enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y problemas de crecimiento.
  • Deterioro de la salud mental: Varios informes advierten que la salud mental está cayendo en picado, especialmente entre los jóvenes. Los desastres globales como incendios o huracanes generan muertes, pérdidas materiales e inseguridad alimentaria que pueden conducir a trastornos de estrés postraumático, ansiedad a largo plazo y aumento de los suicidios. También crece la ecoansiedad: 6 de cada 10 jóvenes están extremadamente preocupados ante el cambio climático, y la mitad cree que la humanidad está condenada.
  • Microplásticos por todo el cuerpo: Se han hallado microplásticos en la sangre humana, la parte más profunda de los pulmones, las placentas o las heces de los bebes ?cuya presencia multiplica por 15 la de los adultos?. Tú, que estás leyendo esto, te comes a la semana la cantidad equivalente en plástico a una tarjeta de crédito.

En definitiva, el cambio climático puede salpicar a cualquier rincón de tu mente y cualquier parte de tu cuerpo. Es la hora de actuar contra él. 

Otros artículos interesantes:

Este planeta es un horno: 4 indicadores clave del cambio climático batieron récords en 2021, avisa la OMM

No hay planeta B: 17 startups españolas que luchan contra el cambio climático y protegen el medio ambiente

Encuentran microplásticos sorprendentemente grandes en los niveles más profundos de los pulmones humanos

Te recomendamos