Los ciberataques estarán más automatizados y el espionaje en redes crecerá para buscar víctimas: así será la ciberseguridad en 2021, según expertos

Un analista de ciberseguridad comprueba un mapa con ciberamenazas.
Un analista de ciberseguridad comprueba un mapa con ciberamenazas.
REUTERS/Beck Diefenbach
  • Más hackers patrióticos, una mayor superficie de ataque en los hogares, más espionaje y técnicas más avanzadas: estas son las tendencias de los expertos de la ciberseguridad para 2021.
  • Varios expertos explican a Business Insider España que en algunos sectores se han hecho progresos, pero que en determinados entornos industriales todavía "queda mucho trabajo por hacer".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El año pasado los expertos vaticinaron que durante 2020 las mafias que atacan con ransomware pasarían de encriptar los archivos de sus víctimas a también robarlos. El pronóstico se cumplió en cuestión de meses y esta práctica ya habitual en todo el mundo de la ciberseguridad se ha cobrado varias víctimas, entre ellas firmas españolas como Adif o Mapfre.

Business Insider España vuelve a hacer este ejercicio de prospectiva en un escenario ahora mucho más convulso: 2020, año de pandemia, la crisis del coronavirus todavía no ha remitido y todo el mundo se ha adaptado como ha podido a nuevas formas de trabajo en remoto. 2021 puede marcar un antes y un después en el ámbito de los ataques informáticos.

Al menos eso creen varios expertos como Ricardo Maté, director general de Sophos Iberia; Hervé Lambert, gerente de Operaciones de Cliente Global en Panda Security; y José Rosell, socio director de S2 Grupo.

Para recopilar estas tendencias, también se han tenido en cuenta las opiniones de investigadores de ciberseguridad en Kaspersky; Ariel Jungheit, David Emm y Costin Raiu, que brindaron sus declaraciones a Business Insider en Estados Unidos en un artículo publicado por Aaron Holmes.

Los ataques con ransomware serán más sofisticados

Ataque de ransomware
REUTERS/Sarah Conard

Maté, de Sophos, y Rosell, de S2Grupo, advierten que las tendencias de ciberseguridad para 2021 ya se están viendo en los últimos meses de este año.

"Este año hemos sido testigos de un incremento de ataques a instituciones sanitarias, aseguradoras y a varios hospitales que se han hecho público en los últimos meses", recuerda Maté. "Muchos incidentes de ransomware ya cuentan además con técnicas sofisticadas. Ahora los incidentes con ransomware ya no son simples malware que entran en el sistema y encripta; ahora vigila, exfiltra información y piden un rescate: si las víctimas no pagan, publican la información o la venden", detalla Rosell.

De Adif a Mapfre: los ataques con 'ransomware' cuestan al menos 100 millones de euros al año a las empresas españolas

"En entornos sanitarios como hospitales o clínicas, o entornos que indirectamente manejan información de salud, como son las compañías aseguradoras, vemos mucha actividad de este tipo de ataques", continúa el socio director de S2 Grupo. Dos ejemplos recientes en España son, precisamente, SegurCaixa Adeslas o Mapfre.

"Lo peor de todo es que los ataques con ransomware son dinámicos: los grupos de ciberdelincuentes cambian sus tácticas cada vez que entran en la red de una víctima. Frente a ellos, los mecanismos tradicionales no son suficientes: hace falta contar con expertos de Threat Hunting en las empresas. La ciberseguridad se ha convertido en un deporte interactivo en el que ya no podemos actuar como meros espectadores, esperando ser atacados", zanja Maté.

Se introducirán automatismos e incluso inteligencia artificial

Hackers del grupo hacktivista ucranio RUH8, en una entrevista con Reuters.
Reuters/Gleb Garanich

Maté advierte que los ciberdelincuentes cuentan cada vez con más recursos y pueden disfrutar ya de soluciones automatizadas. Rosell va más allá: se va a ver tanto en los ciberataques como en las soluciones de ciberdefensa.

En palabras del socio director de S2 Grupo, los ciberdelincuentes están introduciendo ya la inteligencia artificial en sus estructuras de ataque.

Las compañías de ciberseguridad, claro, no se quedarán atrás. "También nosotros en defensa acabaremos implementando IA para identificar los TTP —tácticas, técnicas y procedimientos de los ciberdelincuentes—. "Se va a invertir mucho tanto en ataque como en defensa en los próximos años". "Mucho, mucho", insiste.

La pandemia seguirá siendo clave

La variante Delta de la COVID-19 pone en jaque los protocolos actuales de rastreo de potenciales positivos.
La variante Delta de la COVID-19 pone en jaque los protocolos actuales de rastreo de potenciales positivos.

Reuters 

Los ciberdelincuentes seguirán capitalizando la pandemia de COVID-19 para explotar la incertidumbre de sus víctimas y copar su atención para tratar de engañarlos.

De hecho, ya se han detectado casos de aplicaciones de rastreo de contactos —como RadarCOVID en España— que han resultado ser falsas, con la que mafias de criminales aprovechaban esa incertidumbre para recabar datos de sus víctimas. Este riesgo existe desde que varios países comenzaron a desarrollar sus soluciones tecnológicas para rastrear contactos contra la pandemia, y autoridades de Reino Unido no supieron darle respuesta a un ciudadano británico que preguntó por este problema.

Las redes domésticas serán una superficie de ataque crítica

niños en casa, teletrabajo
Caitlin Ochs/Reuters

"Nuestra vida es ya 100% digital. Por tanto, dondequiera que vayamos, tanto a nivel personal como empresarial necesitaremos un sistema de ciberseguridad a prueba de todo". Lo explica así Hervé Lambert, de Panda. "Las empresas deberemos ser más innovadoras que los 'malos', cada vez más profesionales y con más recursos". "Tendremos que tratar de cubrir todos los aspectos tecnológicos de las personas".

Los espías españoles destapan los aterradores objetivos de los ciberdelincuentes en 2020: hogares de trabajadores y laboratorios farmacéuticos

El dilema antes era formar a los trabajadores en ciberseguridad para evitar brechas en las empresas. Ahora que se ha adoptado el trabajo en remoto, las conexiones domésticas se han convertido en una superficie de ataque brutal. En palabras de Rosell, "los hogares pueden ser un punto de salto para ir más allá". "Hay vectores de ataque que todavía no se están utilizando, pero tienen potencial".

Va más allá; "Otro ejemplo es el boom de consolas, videojuegos y nuevas tecnologías utilizadas por los niños en entornos no controlados".

La ingeniería social y la investigación previa de los criminales será mayor

Espia con prismaticos
Getty Images

Siguiendo las palabras de Lambert, la vida ya es 100% digital. Y está subida en las redes sociales. 

Rosell avanza en que en S2 Grupo han detectado cómo el trabajo en ingeniería social por parte de los ciberdelincuentes crece. "Parece que los 'malos' tienen grandes departamentos de I+D, porque tienen bastante imaginación. Están lanzando las clásicas campañas de phishing, pero mucho más sofisticadas, además emplean OSINT, investigación en fuentes abiertas —redes sociales—". 

El 99% de las direcciones de internet analizadas por este hacker español no tienen activados unos filtros con los que se evitarían la mayoría de robos de identidad y ciberataques

El OSINT es una técnica por la que los hackers son capaces de conocer mejor a su objetivo recabando información disponible en internet o en las redes sociales. Con un muro de Facebook mal protegido en cuanto a privacidad, un ciberdelincuente es capaz de descubrir dónde trabaja una persona, qué cargo tiene, en qué páginas web tiene cuentas, conocer sus rutinas habituales y... asaltarle digitalmente para poder atacar a su empresa, tal y como advertía el hacker español y directivo de Telefónica, Chema Alonso.

Los estados toman parte: los hackers patrióticos actuarán más y crecerá el espionaje industrial

Hacker con una bandera de Rusia.

Bill Oxford/Getty

"Se está viendo también un posicionamiento de los estados", advierte Rosell. De forma casi histórica, países como China, Rusia y Corea del Norte han utilizado colectivos de ciberdelincuentes con propósitos concretos. Eso no quiere decir, por supuesto, que esta arma no sea empleada por potencias occidentales como Estados Unidos.

"Todo es hackeable" advierte el grupo cibernético que se esconde tras el hackeo de las cuentas de Twitter de las Olimpiadas y el FC Barcelona

Estos grupos, conocidos como "amenazas persistentes avanzadas" o por sus siglas en inglés, APT, utilizan "técnicas, tácticas y procedimientos conocidos, pero sofistican mucho sus herramientas", advierte el de S2 Grupo. "Se empiezan a ver herramientas destinadas a ataques en el mundo IT, en sistemas informáticos, pero también al mundo industrial".

En este sentido, el entorno operativo (OT) puede ser un factor de mucho más riesgo en 2021 que en 2020. "Nos pillan con las defensas demasiado bajas", advierte el experto. "Hay sectores muy adelantados, pero también otros algo rezagados como el del agua o el sanitario, en su ámbito industrial". Ahí queda "muchísimo trabajo por hacer".

Otros artículos interesantes:

Fibra, industria, mercado y formación: los pilares de la candidatura de León para convertirse en la sede del nuevo Centro Europeo de Ciberseguridad

Ciberinvestigación, antihacking y hasta contraespionaje: la CEO de la primera firma española de analistas y detectives digitales explica cómo usan la tecnología

El teletrabajo dispara la demanda de herramientas para espiar a los empleados durante su jornada

Te recomendamos

Y además