Pasar al contenido principal

Esta es una de las grandes razones por las que se está gestando este mercado bajista

Traders siguen con preocupación las operaciones en Wall Street
Reuters
  • Al margen de incertidumbres como la guerra comercial, uno de los principales motivos de los desplomes de Estados Unidos llegan de la mano del dólar.
  • La revalorización de la divisa norteamericana lastra la competitividad exportadora del país y perjudica a la renta variable.
  • La dinámica adoptada por la Reserva Federal, también es considerado como un factor clave por parte de los analistas.

Desde luego que el mes de octubre se ha caracterizado en los mercados globales por el inicio de una ola de ventas que ha desconcertado a muchos inversores. Una situación de sorpresa que se ha puesto de manifiesto porque la mayoría de compañías están incrementando sus números, según han mostrado en sus resultados trimestrales. Sin embargo, no ha sido suficiente como para dar continuidad al rally.

Con todo y con ello, una de las mayores preocupaciones para los inversores a lo largo del mundo, sobre todo después de la presentación de resultados de muchas cotizadas, es la fuerte revalorización del dólar estadounidense. Esto provoca que las compañías fuera de las fronteras de Estados Unidos sean más competitivas y que, por el contrario, ocurra lo inverso en las firmas norteamericanas. 

Se trata de un problema que está empeorando para la mayoría de los analistas y que puede ser uno de los principales caldos de cultivo de que se produzca un mercado bajista

Sin ir más lejos las ganancias en el índice del dólar estadounidense, un selectivo que mide a la divisa estadounidense con respecto a una cesta de las principales monedas, se están acelerando un 2% más en el último mes. Es decir, muestra una correlación importante con el comportamiento bajista del S&P 500.

Hay muchas empresas, como el caso de 3M, que han revisado sus previsiones de beneficios por el impacto negativo de las divisas. A eso hay que sumarle el aumento de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal, el incremento del coste de combustible y los efectos iniciales de los aranceles sobre las importaciones de acero, aluminio y otros materiales de fabricación. Por eso, los directivos de las compañías han cambiado su tono a uno más cauteloso a corto plazo. 

Leer más: Este multimillonario inversor señala cuál es el mayor error que cometen los inversores

Las empresas han tenido que ajustarse para dar hacer frente a un dólar más fuerte. Richard Peretz, gestor de UPS, explica que han tomado “otras acciones en torno a los mercados emergentes e iniciativas para asegurarnos de que podamos superar esas dificultades”. Esa es una de las razones por las “hay que tomar medidas con los vientos en contra”.

No todo debe ser pesimista

Relacionado con el efecto adverso del dólar, Nick Raich, CEO de Earnings Scour, señalaba recientemente que “el mercado no cree que el crecimiento de 2019 vaya a estar cerca de lo que se esperaba”, por lo que genera cierta incertidumbre en los mercados y un desbarajuste en el mercado de divisas. 

Con todo, Raich añade que no hay evidencia de que alguno de estos temores se “haga realidad”. Las estimaciones para los beneficios del primer y segundo trimestre de 2019 en realidad “han aumentado”. Y el crecimiento de los ingresos del 8% para las compañías cotizadas dentro del S&P 500 hasta ahora está superando al “crecimiento de los gastos”.
 

Te puede interesar