Pasar al contenido principal

Esta es la razón por la que Samsung celebra cada venta del iPhone X

Pantalla OLED del iPhone X
Así se ve la pantalla OLED del iPhone X Axel Springer España

El iPhone X es el último fenómeno global de ventas de Apple, un homenaje a los diez años de historia de este icónico smartphone ideado por Steve Jobs que puede encontrarse prácticamente en cualquier rincón del planeta. Sin embargo, existe una curiosa razón por la que Samsung celebra cada venta del iPhone X como si fuera suya.

Apple es una de las compañías tecnológicas más grandes de todo el mundo, pero a pesar de ello no fabrica cada pieza que esconde en su interior el iPhone. La empresa de Cupertino trabaja con más de una docena de proveedores de todo el mundo que le suministran los componentes internos, desde el módem a la memoria del almacenamiento, pasando por la batería o la pantalla.

El iPhone X presume de contar con prestaciones muy altas en todo los apartados, pero uno de sus principales reclamos de venta es su vanguardista diseño en el que destaca por encima de todo su vibrante pantalla OLED, una tecnología que ya está presente en los televisores de gama más alta del mercado y apunta a establecerse como norma en el universo de los smartphones más exclusivos a lo largo de la próxima década.

Una batalla por decidir

La pantalla OLED del iPhone X, considerada como una de las mejores de todo el mercado, no ha sido fabricada por Apple. En realidad ha salido de las fábricas de uno de sus principales rivales: Samsung. Se trata de una curiosa relación que en realidad está bastante extendida en el sector; Samsung suministra pantallas, procesadores e incluso sensores fotográficos a otras marcas para que ensamblen sus teléfonos.

Varios analistas coinciden en señalar que la pantalla OLED es una de las razones de la subida de precio del iPhone X respecto a modelos anteriores. El teléfono está a la venta a partir de 1.159 euros, y se calcula que Apple tiene que pagar por cada pantalla a Samsung más de 100 euros. 

En Cupertino quiere bajar ese precio a toda costa y por eso Apple ha invertido cerca de 2.500 millones de euros en una fábrica de paneles OLED de LG, que lleva años liderando esta tecnología en el mundo de los televisores de gama alta y ahora trata de replicar ese esquema en los smartphones. Sin embargo, por ahora en Samsung celebran cada venta del iPhone X como si fuera suya.

Te puede interesar