Pasar al contenido principal

Esta iglesia de México utiliza Coca-Cola en sus celebraciones: esta es la razón

Coca-Cola has become a huge part of Mexican culture.
Coca-Cola has become a huge part of Mexican culture. Rebecca Blackwell / AP Images
  • Hay una iglesia en estado de Chiapas (México) conocida como la "Iglesia de la Coca-Cola" 
  • En este templo, que realmente se llama San Juan Bautista, el refresco se utiliza como decoración, para sanar y para los servicios religiosos. 
  • La Coca-Cola ha ido ganando peso en la cultura mexicana apareciendo en las localidades más pequeñas en escuelas e iglesias
  • En el nuevo podcast "Household Name,"  de Business Insider EE.UU. el expresidente mexicanos Vicente Fox explicaba cómo sus inicios laborales fueron en Coca-Cola. Para escuchar la historia completa (en inglés) puedes escuchar el podcast completo aquí.

En el parte más al sur de México, en el estado de Chiapas, está la conocida como "Iglesia de la Coca-Cola". 

La iglesia de la Coca-Cola, que en realidad se llama San Juan Bautista, se encuentra en el corazón de la localidad de San Juan Chamula en Chiapas. Según Dan Bobkoff cuenta en el nuevo podcast Business Insider EE.UU., "Household Name, la iglesia sigue unos preceptos en los que se mezcla el catolicismo con los cultos locales. Sus feligreses creen que eructando se expulsa el demonio del alma. Y, claro, la Coca-Cola hace que eructes. 

Hace unas pocas décadas, los líderes dela iglesia reemplazaron el tradicional alcohol que se utilizaba en las ceremonias por este refresco, que además se utiliza como decoración y como remedio curativo en la iglesia. 

There's a church in Mexico where Coca-Cola is used in religious ceremonies

El refresco se ha convertido en parte de la cultura de este país de muchas formas. El icónico logo rojo puede verse en cualquier lugar desde los letreros de bienvenida a las localidades hasta en fuentes de las escuelas. Algunos padres incluso les dan este refresco a sus hijos cuando están enfermos. 

No ha sido siempre así. Coca-Cola ha ido popularizándose poco a poco en este país de una forma paralela a la fama que fue alcanzando uno de sus primeros trabajadores de reparto, Vicente Fox, que acabó convirtiéndose en presidente de la firma en México y más tarde en presidente del país. 

Fox comenzó a trabajar en la multinacional en 1964. Coca-Cola había llegado a México unas décadas antes de que empezara a despuntar su popularidad. En los primeros años de la década de los setenta, una campaña internacional de la bebida se vio en todo México. En las mismas fecha, Coca-Cola patrocinó los Juegos Olímpicos que se celebraron en México D.F. y el Mundial de fútbol. 

México se unió al tratado comercial Nafta en 1994 y en ese momento comenzó a ser más barato comprar el refresco en el país. En algunas partes del territorio, era más barato y fácil encontrar Coca-Cola que agua potable para beber. Muchas comunidades malnutridas necesitaban esas calorías, así que empezaron a beber el refresco. 

Aunque Fox dejó la compañía en 1979, asegura que algunas de las principales donaciones que recibió durante su campaña presidencial venían de Coca-Cola. Fue elegido presidente en el año 2000. La presidencia de Fox no gustó a muchos mexicanos, pero el negocio de Coca-Cola vivió un auge durante ese periodo. 

Actualmente, de media un mexicano bebe más de 700 vasos de Coca-Cola al año, casi el doble que un estadounidense. Aunque hay inconveniente en el repentino aumento de popularidad del refresco: la tasa de diabetes se duplicó en México entre 2000 y 2007.

Coca-Cola respodió a Business Insider EE.UU. con esta declaración:

Coca-Cola Company y nuestros socios embotelladores llevamos mucho tiempo creemos que debemos llevar a cabo nuestro negocio de manera sostenible y crecer de manera responsable esforzándonos por llevar nuestros negocios de la manera correcta. Como una compañía de bebidas, estamos trabajando para brindarles a las personas de todo el mundo más bebidas que desean. Estamos de acuerdo en que las personas no deben comer ni beber demasiado azúcar y estamos tomando medidas específicas y significativas para que las personas beban menos azucar en nuestras bebidas. Esto comienza con nuestro apoyo a las guías de la Organización Mundial de la Salud que señalan que las personas deben limitar su ingesta diaria de calorías del azúcar agregado a no más del 10% de su ingesta total de calorías. Esto se observa en las acciones que estamos tomando medidas para que nuestros envases sean más pequeños y ajustados a las necesidades; introducir nuevas bebidas sin azúcar o con azúcar limitado, y en reducir el azúcar en las bebidas ya existentes en todo el mundo.

También buscamos disminuir nuestro impacto en el medio ambiente calculado por litro de producto que producimos. Nuestras prioridades y objetivos medioambientales se centran en el agua, el embalaje, el clima y la agricultura. Nuestros programas en estas áreas quieren lograr objetivos progresivos, convirtiéndonos a veces en líderes de la industria, además hemos institucionalizado un enfoque para avanzar en nuestro negocio hacia estos objetivos en todo el mundo. Con la ayuda de terceros independientes, y utilizando métodos científicos aceptados de forma general, estimamos que ya hemos superado nuestro objetivo inicial que era el de reponer toda el agua que usamos en producir nuestras bebidas en 2015 y seguimos esforzándonos por alcanzar esa meta año tras año. Para obtener más información, puede consultar nuestro informe de sostenibilidad

Te puede interesar