Pasar al contenido principal

Esta ingeniera cubana se ha tomado muy en serio hacer la mejor app para visitar bodegas de España

WineJaunt
WineJaunt
  • Juliette Espinosa es ingeniera de software y vive en Barcelona, donde se mudó tras fundar su primera empresa en La Habana (Cuba).
  • "Vine a estudiar nuevas tecnologías y me quedé", explica. Montó un estudio de desarrollo y acaba de lanzar su primer proyecto propio: una aplicación para visitar bodegas en España.
  • "Hay alguna aplicación ya, pero cada una tiene pedazos de información y no siempre está actualizada. Contactar a los viñedos es complejo", añade.
  • Espinosa cuenta que "los viñedos suelen estar hartos de estas cosas porque reciben muchas propuestas. Pero si hacemos un buen trabajo y les podemos acercar clientes, empezarán a estar receptivos".

Hay más de 4.000 bodegas en España (concretamente, 4.373 según datos del INE) y casi ninguna aplicación que las agrupe con información actualizada. "El uso de la tecnología en la industria ha estado relacionado con la venta de vino y la promoción por parte de distribuidores, agencias gubernamentales o iniciativas de la propia región", explica Juliette Espinosa, fundadora de WineJaunt. "Esto inclina la balanza hacia aquellos que tienen dinero para poder participar. Nosotros queremos nivelarla entre grandes y pequeñas bodegas".

Espinosa lleva un año y medio viviendo en España y acaba de lanzar WineJaunt, una aplicación para conocer y visitar bodegas en nuestro país.

"Soy amante del vino. Siempre me ha gustado este mundo y, como usuaria, veía que no tenía herramientas para descubrir viñedos. Hay aplicaciones pero cada una tiene pedazos de información, no está todo en la misma plataforma y no siempre dan la posibilidad de contactar", cuenta. "Sobre todo porque me gustan las bodegas medianas, que normalmente tienen equipos muy pequeñitos que son los dan tours y hacen marketing, así que ni siquiera sus webs están actualizadas. Ya había descubierto viñedos de calidad, pero como usuaria estaba frustrada dije: por qué no hacer algo que combine ambas cosas. Y salió WineJaunt".

WineJaunt
WineJaunt

 

WineJaunt es el primer proyecto propio del estudio de desarrollo que Espinosa tiene en Barcelona, Codeberry. Antes tuvo otro en La Habana, Cuba, de donde es. "Siempre vine con la idea de hacer algo propio, porque en Cuba estamos cerrados a montar negocios. Justo cuando empezaron a cambiar esas medidas yo fui de las primeras en montar algo. Soy ingeniera de software y aposté por trabajar como freelance. Fundé un equipo con colegas allí y, aunque es complicado, empezaba a ir bien: teníamos clientes cubanos pero también de otros países de Latinoamérica e incluso uno de Estados Unidos", dice. "Vine a Barcelona a ponerme al día en tecnología y me gustó. Continué con mi equipo de allí pero al final, por ética, lo dejé. Estaba en Barcelona, que es tecnológica y hay muchas startups y dije: pues voy a crear mi estudio de desarrollo de software para trabajar aquí".

Un año y medio después de andadura, trabajando para terceros, han lanzado su propia app con recursos propios, sin pedir inversión. "Bootstrapping total", ríe.

Aunque hay ya algunas aplicaciones y guías de bodegas - como Bodegas de España, quizá el mayor directorio para móvil, Enoturismo a a tu aire, una cuidada web en el que solo aparecen las bodegas colaboradoras u otras promovidas por regiones y agencias de turismo locales - Espinosa afirma que en WineJaunt se han tomado la molestia de crear una base de datos propia y contactar con cada una de las bodegas que aparecen, para verificar que la información es correcta y permitir la reserva a través de la app (cosa que el resto no hacen). De momento, nadie paga por salir.

"Tenemos a tres personas trabajando en esto. Lo hemos hecho todo manual. Había muchas bodegas que conocíamos de antes porque las hemos visitado. Cuando las visitábamos no les hablábamos de la app porque aún era una semillita, pero luego reutilizamos todo ese material. El resto, investigando en internet y contactando con todas para que nos verifiquen la información. Ese ha sido uno de los retos fundamentales".

¿No están las pequeñas bodegas un poco hartas de recibir llamadas de comerciales intentando incluirles en X guía o cajita de experiencias - generalmente a cambio de pagar por salir? "Sí, no son para nada receptivos", reconoce. "Reciben un montón de propuestas. Algunas cobran comisión y otras no. Pero preveíamos desde el inicio que esta iba a ser una de las cosas difíciles. Creo que están hartos porque las plataformas no están enfocadas a llevar usuarios a sus bodegas". Y aunque ha empezado por España, porque somos uno de los países más turísticos y con más bodegas del mundo y el mercado se presta, WineJaunt también incluye viñedos de regiones francesas e italianas y desarrollará estos tres mercados.

Aunque acaban de empezar y su base de usuarios aún es pequeña, Espinosa cree que si tanto en redes sociales como en contenido relacionado con el vino ("información relevante: no sólo viñedos, sino logística útil para gente que quiera venir un fin de semana, que sepa cómo llegar, qué restaurantes hay cerca, dónde alojarse..."), irán creando comunidad. "Si les acercamos a gente, creerán más en WineJaunt".

 

Te puede interesar