Pasar al contenido principal

Esta podría ser la peor semana en la historia de Tesla

Elon Musk
Elon Musk, CEO de Tesla. Aaron P. Bernstein/Reuters
  • Tesla se enfrenta a una gran cantidad de noticias negativas, ya que se prepara para informar de las entregas vehículos y de sus ganancias del primer trimestre.
  • El mercado bursátil está luchando por ponerle precio al riesgo de Tesla, pero los mercados de bonos señalan falta de confianza en la compañía.
  • Tesla también está lidiando con el fatal accidente del conductor de un Model X con el piloto automático.
  • Las acciones de Tesla cayeron hasta un 7% el lunes. 

Decir que Tesla ha entrado en aguas turbulentas últimamente sería quedarse corto.

Antes de informar de las entregas de vehículos y de los resultados de la compañía en el primer trimestre, el fabricante ha estado lidiando con un precio de las acciones a la baja y la bajada de ratio de su deuda por parte de Moody's a la altura del bono basura. Además del accidente mortal en California con un Model X en modo autopilot.

Algunas comunicaciones proactivas por parte de Tesla sobre los detalles del accidente provocaron un reproche de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, que está investigando el accidente —la NTSB, más conocida por examinar los accidentes de aviación, también investigó otro accidente fatal de 2016, en Florida—. Tesla se negó a comentar sobre el tema, que fue reportado por The Washington Post. Y el CEO Elon Musk celebró el fin de semana de los Santos Inocentes —en EE.UU. es el 1 de abril— lanzando un par de tweets sobre la "bancarrota" de Tesla y bebiendo demasiado tequila.

Tesla model 3
Tesla Model 3. Hollis Johnson/Business Insider

Los inversores de Tesla están confundidos

Los inversores de Tesla realmente parecen estar digiriendo el acelerado lanzamiento del Model 3. La compañía dijo que construiría 2.500 vehículos por semana para el final del primer trimestre de 2017 y 5.000 para el final del segundo trimestre. Sin embargo, no ha logrado esos objetivos, pero antes de la rebaja de Moody's y el accidente del Model X, las acciones no parecían estar a punto de caer desde los máximos de 2017, y la expectativa era que Tesla podría plantearse hacer un aumento de capital a mediados de 2018.

Y a fines de marzo, los accionistas aprobaron un nuevo y ambicioso paquete de pagos para Musk que, si todo funciona, dependerá de que el valor de mercado de Tesla ascienda a unos asombrosos 650 mil millones de dólares. Los principales inversores institucionales aprobaron el paquete, por lo que el voto de confianza en el liderazgo de Musk no podría haber sido más fuerte.

Lo que realmente pesa sobre Tesla ahora no es la bajada del precio de las acciones, o incluso el accidente del coche con el piloto automático, sino más bien el desorden de la compañía en sus balances.

La industria del automóvil es extremadamente intensiva en capital y casi siempre está estrechamente vinculada a los mercados de deuda. Esta es la razón por la que grandes fabricantes de automóviles como General Motors quieren mantener calificaciones de sus bonos que permitan atraer inversión. La deuda de Tesla es elevada y está lejos de ser de este grado de inversión; su deuda de alto rendimiento ha estado cotizando a la baja (apenas un voto de confianza a largo plazo), parte de la deuda adicional en el balance es convertible en capital, y cuando Tesla se fusionó con SolarCity en 2016, asumió la fuerte carga de deuda de la compañía.

la peor semana de tesla
En 2017, Tesla superó a Ford y FCA en capitalización bursátil. Andy Kiersz/Business Insider.

Puede Tesla evitar la bancarrota

Los mercados de deuda ahora señalan una falta de confianza en la capacidad de Tesla para evitar la bancarrota en el futuro, mientras que los mercados de acciones están tratando de averiguar dónde se conformará Tesla con el inevitable aumento de capital. Obviamente, estos factores están llevando a Tesla en direcciones opuestas: un optimismo nervioso en el lado de la acción, que aumenta el pesimismo en el lado de la deuda.

Todas las miradas se centran en el negocio del automóvil, ya que las empresas de almacenamiento de energía y el techo solar no aportarán ningún tipo de soporte a las existencias. La producción en vehículos ha sido notablemente mala, por lo que los inversores querrán ver indicios de que Tesla está dando la vuelta a los problemas de Modelo 3.

Si Tesla ascendió de 2.000 a 2.500 unidades la producción semanal del Modelo 3 durante las últimas semanas de marzo, eso podría representar un punto de inflexión  y proporcionar una pista para un aumento de capital. Pero la situación de la deuda no cambiará, independientemente de lo que suceda en la fábrica de Tesla.
 

Te puede interesar