Pasar al contenido principal

Esta startup podría adelantar a Elon Musk y Mark Zuckerberg uniendo cerebros y ordenadores

Fotografía genérica de un hombre con unas gafas de realidad virtual delante de una pantalla
Nuro / Francois Gand
  • Elon Musk, de Tesla, y Mark Zuckerberg, de Facebook, tienen como objetivo crear la primera interfaz cerebro-ordenador del mundo, dispositivos que "instalan" las funciones de un portátil en tu cabeza.
  • Esos dispositivos requerirían cirugía cerebral invasiva, y es poco probable que estén disponibles próximamente.
  • Mientras, una startup llamada Nuro podría adelantarles con un software más simple.

Dos mentes piensan más que una, pero una mente conectada a millones de otras, indudablemente, sería infinitamente superior.

Esa es la idea por la que varias compañías que están compitiendo, buscando enlazar mentes y máquinas mediante dispositivos llamados interfaces cerebro-ordenador (BCI, por sus siglas en inglés). Quien consiga primero "instalar" las funciones de un portátil en una cabeza allanaría el camino para que la gente se comunique sin problemas, instantáneamente, y con cualquiera.

Hasta ahora, dos personas habían liderado públicamente esa carrera: Elon Musk y Mark Zuckerberg. Sus proyectos, conocidos como Neuralink y Building 8, respectivamente, son investigaciones de dispositivos que requerirían cirugía cerebral, según investigadores familiarizados con sus tareas.

Sin embargo, hay una manera menos ambiciosa y menos invasiva de abordar el problema de conectar cerebros y ordenadores: convirtiendo las ondas cerebrales en órdenes simples que puedan ser procesados en una aplicación o dispositivo. Una startup llamada Nuro está tomando este camino, y espera que su plataforma de software pueda dar la habilidad de comunicarse con las personas que la han perdido como resultado de una lesión o enfermedad grave.

Investigadores externos dicen que este enfoque es más simple y menos funcional que los invasivos, pero más sencillo de poner en práctica.

Si el producto de Nuro tiene éxito cuando la compañía lo lance, la empresa planea expandir la tecnología y probarla en vehículos y casas. Como resultado, Nuro podría dar forma al futuro de las tecnologías que vinculan mente y cerebro.

Comunicarse con pensamientos

Dispositivo utilizando Nuro
Nuro / Francois Gand

En abril, Nuro habló por primera vez una versión de su software llamado Nuos, que está diseñado para dar voz a las personas que han sufrido lesiones de la médula espinal u otras enfermedades graves y no pueden comunicarse como antes.

El CEO y fundador de Nuro, Francois Gand, prevé que el sistema se utilice primero en un hospital o un centro de cuidados intensivos. Podría permitir a los llamados pacientes hacer cosas como pedir un vaso de agua o reproducir música en un altavoz inteligente de Amazon Echo.

Gand ha probado su herramienta en al menos una persona con un trastorno severo del tronco cerebral y ha demostrado cómo un usuario de Nuro podía interactuar con la tecnología usando una tablet. Con la pantalla de color negro y verde azulado dividida en celdas con iconos y mensajes, que muestran comandos básicos como "Necesito agua" o "Tengo frío", el paciente puede seleccionar un botón mirándolo intensamente.

Es la misma idea que se usa en la neuro-retroalimentación, una práctica en la cual las personas su actividad cerebral para hacer cosas como jugar a videojuegos que regular mejor sus ondas cerebrales.

Los usuarios de Nuos podrían incluso usar esa técnica para escribir mensajes personalizados usando un teclado en la pantalla.

Un sistema operativo que funciona con ondas cerebrales

El físico inglés Stephen Hawking
lwpkommunikacio/flickr

Las interfaces de ordenador que funcionan gracias a ondas cerebrales no son completamente nuevas.

Antes de que Stephen Hawking se decidiera por la configuración de Intel que utilizaba para comunicarse, probó varios cascos basados en la tecnología EEG (tecnología de electroencefalograma). Pero debido a su edad y a la gravedad de su condición, los cascos no podían obtener una señal cerebral lo suficientemente fuerte para funcionar adecuadamente.

Sin embargo, los estudios sugieren que las tecnologías de EEG tienen el potencial de ayudar a miles de personas con discapacidades. Cada año, aproximadamente medio millón de personas en todo el mundo se lesionan la médula espinal, según la Organización Mundial de la Salud. Los autores de un artículo publicado en 2018 en la revista Frontiers in Human Neuroscience llamaron al uso de EEGs para personas con discapacidad "un enfoque novedoso del siglo XXI".

"El desarrollo de una tecnología de interfaz cerebro-ordenador que no reemplaza sino que complementa las terapias existentes es un campo... prometedor", escribieron los autores.

Pero Gand prevé que la tecnología de Nuro, que es esencialmente un sistema operativo que funciona con ondas cerebrales, se extienda mucho más allá de un hospital, a los hogares de las personas e incluso a los automóviles. Eso es algo que interesa a los fabricantes de vehículos. En enero, el Nissan reveló que estaba trabajando para ayudar a los conductores a evitar accidentes utilizando datos de EEG.

"Fundamentalmente, somos una compañía de sistemas operativos", explicó Gand.

Los inversores también ven el potencial de expansión de Nuro. La empresa, cuyo equipo tiene su sede en Waterloo (Canadá) y San Francisco (California), recibió una subvención de 100.000 dólares de Google para construir una parte de su sistema en la plataforma Google Cloud. Nuro también recibió recientemente 250.000 dólares en fondos iniciales del acelerador biotecnológico IndieBio de Silicon Valley, y 40.000 dólares (31.000 dólares) del hub de startups canadiense Waterloo Accelerator Centre. Y ganó dos competiciones del MIT (Hacking Medicine y el MIT Barracuda Bowl) en el festival South by Southwest, que recaudó 7.500 dólares.

Karen Moxon, que dirige un laboratorio especializado en interfaces cerebro-ordenador en la Universidad de California, Davis, ha señalado a Business Insider que no le sorprende la visión de Gand. Una interfaz cerebro-ordenador menos invasiva y más fácil de usar es un terreno ya maduro para futuros avances.

Pero Moxon sí ha mostrado su preocupación por algunos de los obstáculos técnicos y financieros a los que Gand podría enfrentarse, como la recaudación y la obtención de suficiente dinero para seguir siendo financieramente viable a largo plazo.

"Esto lo ha hecho muy bien mucha gente, pero en un entorno de laboratorio", ha apuntado. "Ser capaz de hacerlo no es sorprendente; traducirlo a una compañía que pueda ser financieramente viable es otro tema".

La carrera hacia el poder

Elon Musk
Elon Musk Lucy Nicholson/Reuters

A medida que nuestros smartphones se hacen más pequeños y avanzados, dependemos cada vez más de los servicios que ofrecen. (Si no estás convencido, intenta hacer tu próximo viaje sin abrir Google Maps). Por eso, los dispositivos incrustados en nuestros cuerpos y cerebros son el siguiente paso lógico.

Zuckerberg dijo el año pasado que Facebook está trabajando en la tecnología de interfaz cerebro-ordenador que "un día te permitirá comunicarte usando sólo tu mente".

En cualquier caso, ya funcione la primera interfaz cerebro-ordenador con EEG o con otro sistema más difícil de acceder, la primera compañía en alcanzar esa tecnología podría catapultarse al futuro.

"El hecho de poder comunicarse a la velocidad de un BCI sin tener que hablar o escribir a máquina tendría un efecto radical", ha apuntado a Business Insider un exempleado de Neuralink que ha pedido permanecer en el anonimato. "No se trata tanto de una carrera hacia un objetivo a largo plazo como de una carrera hacia un objetivo a corto plazo en el que alguien conseguirá una metafórica superpotencia que le permite empezar a acelerar más rápido de lo que cualquiera podría alcanzar".

Musk y Zuckerberg han mantenido en secreto los detalles de su progreso en este sentido, aunque sí hay algunas pistas. Varios exempleados de Neuralink han contado a Business Insider que se dedicaban a construir microchips y pequeños aparatos electrónicos que podrían ser probados en animales. También han explicado que los empleados de Neuralink han interactuado frecuentemente con personas que investigan el tema de las pruebas con animales.

Andy Fell, director de comunicaciones de la Universidad de California, Davis, ha confirmado a Business Insider que varios empleados de la universidad estaban trabajando activamente con Neuralink en proyectos de investigación utilizando ratones.

Facebook, mientras tanto, no parece tener todavía planes para abrir una instalación de pruebas con animales en California, según una solicitud de información pública presentada por Business Insider al Departamento de Salud de California.

Dado lo poco que el ser humano conoce sobre el cerebro, los expertos dicen que es poco probable que se llegue a un BCI invasivo, mediante cirugía, usado en una persona en los próximos años. Y ahí es donde entra Nuro.

"Queremos estar lo más seguros posible. No nos gusta la idea de abrir el cerebro. Para algunas personas que podrían preguntar, '¿estamos hackeando el cerebro?', y al hacerlo de manera no invasiva se resuelve ese problema", dijo Gand.

De los hospitales a las casas

Recreación de un cerebro
Shutterstock

Además de permitir a pacientes incomunicados que lo hagan, el sistema Nuro de Gand está configurado para dar a los médicos acceso a una interfaz separada de la que ven los usuarios. Eso permitiría la monitorización en remoto de personas con una lesión grave o con riesgo de apoplejía.

El software también es capaz de recoger datos sobre la actividad cerebral, incluyendo los niveles de ondas cerebrales relacionadas con el estado de alerta y el sueño.

Por lo tanto, el sistema Nuro podría detectar patrones de actividad de las ondas cerebrales, como los que registran las personas con riesgo de problemas neurológicos, ha señalado Gand. Los profesionales de la salud que vigilan la situación a distancia podrían utilizar esas observaciones para tomar decisiones sobre la solicitud de asistencia de emergencia.

Pero Gand espera que si su sistema operativo se mueve más allá del entorno médico, las personas que usan Nuro dentro del hogar tendrían acceso a una gama más amplia de actividades habilitadas que alguien en el hospital.

Los usuarios domésticos podrían utilizar aspectos del sistema diseñados para acelerar el proceso de comunicación, tales como un teclado más rápido y dinámico que podría ser usado en conjunto con aplicaciones como aplicaciones de noticias y redes sociales. En el futuro, Gand también prevé que los desarrolladores creen versiones de sus aplicaciones que sean compatibles con el ecosistema Nuro, tal y como lo son actualmente con Android o iOS.

"También podemos darle la capacidad de controlar su aplicación neurológicamente", ha concluido Gand.

Te puede interesar