Pasar al contenido principal

Una investigación revela que los extremistas del Estado Islámico siguen campando a sus anchas en Instagram incitando a realizar nuevos ataques terroristas en Occidente

Combatiente ISIS
Reuters
  • Según una investigación, los criminales del autodenominado Estado Islámico siguen campando a sus anchas en Instagram "para promover la jihad y pedir apoyo para ataques terroristas en Occidente".
  • Entre otros contenidos deleznables hay imágenes con el logotipo del DAESH, fotos de soldados muertos, retratos de su líder Abu Bakr al-Baghdadi e incluso instantáneas de decapitaciones.
  • Instagram asegura emplear a más de 200 personas responsables de mantener a los terroristas fuera de la plataforma.

Aunque las principales plataformas de redes sociales están haciendo esfuerzos encomiables en su particular lucha contra la propagación de contenidos terroristas en su seno, lo cierto es que la batalla parece seguir muy desnivelada. Especialmente en el caso de algunas plataformas concretas, como Instagram.

Así lo viene a asegurar una investigación realizada por el periódico británico The Daily Telegraph, según la cual los criminales del autodenominado Estado Islámico siguen campando a sus anchas en Instagram "para promover la jihad y pedir apoyo para ataques terroristas en Occidente".

Entre otros contenidos detectados por este estudio, se apela a imágenes con el logotipo del DAESH, fotos de soldados muertos, retratos de su líder Abu Bakr al-Baghdadi e incluso instantáneas de decapitaciones. Todas estas publicaciones no solo habrían logrado publicarse, sino que se han mantenido y viralizado en Instagram, sin que los filtros automáticos ni las revisiones manuales de la filial de Facebook hayan podido detectarlos.

Leer más: Facebook ha retirado 1,5 millones de vídeos del terrible atentado de Nueva Zelanda

"La investigación expone graves fallos en la capacidad de los gigantes de las redes sociales para vigilar sus sitios y evitar que los extremistas los exploten para promover sus causas", reza el informe. "La investigación descubrió docenas de cuentas diarias en Instagram con imágenes de ataques terroristas en Siria, amenazas de expandir la jihad al resto del mundo, vídeos de decapitaciones, entrenamiento de combate de combatientes del ISIS, discursos de Al Baghdadi e incluso niños formando parte de equipos de combate".

Pese a todo, Instagram, que obviamente prohíbe y condena esta clase de contenidos siguiendo las pautas de su matriz Facebook, asegura emplear a más de 200 personas responsables de mantener a los terroristas fuera de la plataforma y se pone en contacto con la policía cuando es necesario.

Y además