Pasar al contenido principal

Estados Unidos concede la autorización de emergencia a las terapias de plasma convaleciente para tratar el coronavirus

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Reuters

  • La FDA condece la autorización de emergencia a los tratamientos con plasma de convaleciente para ser utilizados como terapia aprobada contra el COVID-19.
  • El plasma convaleciente es una terapia que utiliza la sangre de pacientes recuperados de la enfermedad que contiene anticuerpos para tratar a los enfermos.
  • Aunque ha mostrado resultados prometedores en los ensayos clínicos, todavía no hay evidencias concluyentes de que es efectivo y algunos expertos creen que es una decisión prematura que podría estar motivada por presiones políticas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El presidente Donald Trump ha anunciado que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) va a conceder la autorización de emergencia a los tratamientos con plasma de convaleciente para ser utilizados como terapia aprobada contra el COVID-19. 

El plasma convaleciente es una terapia que utiliza la sangre de pacientes recuperados de la enfermedad que contiene anticuerpos para tratar a los enfermos. 

El presidente ha asegurado que la rápida aprobación del tratamiento ha sido posible gracias a la Operación Warp Speed, la iniciativa lanzada por su administración para acelerar el desarrollo de vacunas y medicamentos contra el coronavirus. 

Sin embargo, algunos expertos creen que la aprobación del plasma convaleciente como tratamiento contra el COVID-19 es una decisión prematura. 

Aunque ha mostrado datos esperanzadores en los ensayos clínicos, todavía no han finalizado las fases en las que se está probando la terapia y no hay resultados concluyentes. 

Leer más: Todo lo que se sabe sobre la posibilidad de ser inmune al COVID-19 sin haber pasado la enfermedad

El propio responsable científico de la FDA, Denise Hinton, ha asegurado que todavía "es necesario recibir más información de otros análisis y las pruebas clínicas controladas en los próximos meses" y que el plasma "no debería considerarse el nuevo tratamiento estándar para los pacientes", según recoge La Vanguardia

La decisión de la FDA podría estar incluso motivada por presiones políticas del presidente Donald Trump, que ha acusado a la agencia de retrasar la autorización de medicamentos y vacunas para dañar sus posibilidades en las elecciones. 

La Dra. Luciana Borio, una experta en salud pública que trabajo en el Consejo de Seguridad Nacional, aseguró a The New York Times que la aprobación del tratamiento sería una señal de que la FDA estaba "cediendo a la presión política".

Y además