Pasar al contenido principal

El misterioso estafador que engaña a 'influencers' de Instagram para robarles el dinero

Travel photographer Carley Rudd was the victim of an elaborate scam that flew people to Indonesia to steal their money.
Travel photographer Carley Rudd was the victim of an elaborate scam that flew people to Indonesia to steal their money. Carley Rudd/Instagram Carley Rudd/Instagram
  • Un estafador que se hace pasar por la empresaria Wendi Murdoch ha llevado a influencers y fotógrafos de viajes a Indonesia en un elaborado plan para robarles.
  • Carley Rudd, una fotógrafa estafada, asegura que fue manipulada por una persona que parecía Murdoch al teléfono.
  • El estafador no identificado lleva operando desde 2013. Ha pasado de engañar a la gente de Hollywood a 'influencers'.
  • A veces se hace pasar por ejecutivos del cine para engañar a la gente y que tengan sexo telefónico con él.


Carley Rudd no se dio cuenta de que algo iba mal hasta que llegó al otro lado del mundo.

Rudd acudió a un encargo fotográfico para el que había sido contratada sólo unos días antes. El 2 de enero, Wendi Deng Murdoch, la ex esposa millonaria chino-americana de Rupert Murdoch, se acercó a Rudd y le pidió que contribuyera a una exposición que estaba organizando antes de los Juegos Olímpicos de Beijing de 2022. ¿Podía Rudd ir a Indonesia y sacar algunas fotos?

El 8 de enero, Rudd estaba en Yakarta, en una sesión fotográfica con su marido y asistente. Murdoch estaba al teléfono. Rudd ya había seguido algunas peticiones que le parecían extrañas: había pagado 15.000 dólares por un billete de Qatar Airways con la promesa de que se le reembolsaría, así como otros 1.400 dólares en efectivo por lo que creía que era un permiso de fotografía indonesio. Pero la siguiente petición de Murdoch activó las alarmas.

"Dijo: 'Carly, ¿puedes hacer algo por mí? ¿Puedes separarte hoy de tu marido?", explica. "Eso fue una bandera roja"

Fue entonces cuando Rudd se dio cuenta de que no estaba hablando con la verdadera Wendi Murdoch. Rudd había sido estafada por un maestro manipulador psicológico, un prodigio de la actuación cuya voz podía sonar como la de un hombre o una mujer.

Desde 2013, el estafador ha estado supuestamente haciéndose pasar por poderosas ejecutivas con dos objetivos.

En una de las versiones de la estafa, manipula a la gente para que vuele a Indonesia con el pretexto de darles un trabajo por cuenta propia, sólo para sacarles dinero en efectivo.

En otra versión, seduce a sus víctimas para que tengan sexo telefónico.

The Hollywood Reporter publicó en julio de 2018 una investigación de éxito sobre el estafador, que en ese momento se hacía pasar por la productora de Hollywood Amy Pascal. Ahora parece que ha cambiado. El estafador ya no se dirige a personas de Hollywood, sino a los influencers de Instagram. Va a por a personas influyentes en los viajes y a por fotógrafos, como Rudd, que tienen muchos seguidores (Rudd tiene 60.000), pero que no son lo suficientemente grandes como para tener infraestructura profesional.

El FBI y el Departamento de Policía de Nueva York han abierto investigaciones sobre la estafa, según The Hollywood Reporter, y también están trabajando con la firma de investigación K2 Intelligence. "Durante mucho tiempo, fueron tras la gente de Hollywood", dijo Nicoletta Kotsianas, directora de K2 Intelligence, a INSIDER. "Ahora se dirigen a personas influyentes: estrellas de Instagram, fotógrafos de viajes, personas que hacen cosas y viajan por todo el mundo".


Un maestro manipulador

El estafador tiene la habilidad de reproducir detalles específicos sobre la persona por la que se hace pasar, así como de ganarse la confianza de sus víctimas. En el caso de Rudd, enviaron un correo electrónico citando su trabajo con un editor de Condé Nast Traveler con el que había trabajado antes. También enviaron correos electrónicos desde URLs convincentemente reales - enviaron un correo electrónico a Rudd desde wendi@dengmurdoch.com.

Rudd todavía intentaba investigar al falso Murdoch, emocionada pero sorprendida de que alguien de su calibre se acercara a ella directamente en lugar de a través de un intermediario. Hablaron por teléfono. Rudd buscó viejas entrevistas en YouTube para ver si las voces coincidían. Por lo que ella sabía, sonaba como Murdoch.

 

An email sent from the fake Wendi Deng Murdoch to Carley Rudd.
An email sent from the fake Wendi Deng Murdoch to Carley Rudd. Carley Rudd Carley Rudd


Todavía había algunas banderas rojas, como lo apresurado de la fecha para la sesión fotográfica, un acuerdo de no divulgación con algunos errores tipográficos y la petición de que pagara por una fotografía.

The scammer has been impersonating Wendi Deng Murdoch, the millionaire socialite, to target travel photographers and influencers and luring them to Indonesia.
The scammer has been impersonating Wendi Deng Murdoch, the millionaire socialite, to target travel photographers and influencers and luring them to Indonesia. Taylor Hill/Getty Images

Después del artículo de The Hollywood Reporter sobre el estafador, se mantuvieron relativamente tranquilos durante unos dos meses. A partir de ahí, comenzaron a alejarse de los objetivos de la industria cinematográfica y televisiva.

"La gente como Carley, con entre 20.000 y 70.000 seguidores, son influyentes en su nicho de mercado pero dirigen las cosas por su cuenta", dijo Kotsianas. "Tal vez tengan un agente, pero no tienen la infraestructura necesaria para investigar y tratan directamente con marcas para las que trabajan. Creo que por eso han sido un grupo particularmente vulnerable".
 


Además del Murdoch falso, Rudd también estuvo en contacto con alguien llamado Aaron que decía que era el asistente de Murdoch y que manejó la logística para el viaje. En realidad, el estafador usó voces falsas tanto para Aaron como para Murdoch, cambiando entre voces masculinas y femeninas para llevar a cabo su plan.

Rudd se negó a separarse de su esposo, temiendo ser secuestrada. Murdoch dijo que Aaron les devolvería la llamada. Pero cuando Rudd trató de llamar a su número, el correo de voz reveló que era un servicio VOIP en lugar de un número de teléfono real.

"Cuando no recibimos la llamada de Aaron, todo se nos vino abajo", dijo Rudd a INSIDER. "El último momento es cuando volví a llamar al número de teléfono desde el que nos había estado contactando y fue directo a un buzón de voz con acento británico automatizado. Y ahí fue cuando supe que habían desconectado el teléfono".

Rudd y su esposo dejaron el hotel y volvieron a reservar su vuelo de regreso a su casa en los Estados Unidos tan pronto como pudieron.
 

El estafador va a por múltiples objetivos a la vez

Pero Rudd no era el único objetivo del estafador a principios de enero. Había por lo menos otros tres fotógrafos de viajes que habían ido a Yakarta más o menos al mismo tiempo.

Rudd escribió sobre su experiencia para su blog, donde publicó una foto de su chofer, quien creía que estaba trabajando con el estafador. Uno de sus amigos, el fotógrafo Jesse Evans, reconoció al conductor como suyo. Ella también reservó el siguiente vuelo que pudo regresar a casa.
 

Carley Rudd said her driver was also part of the scheme.
Carley Rudd said her driver was also part of the scheme. Carley Rudd Carley Rudd

Más o menos al mismo tiempo, Henry Wu, otro fotógrafo de viajes, escribió un post sobre la misma estafa. Voló a Indonesia con su compañera, Zornitsa Shahanska, bajo la falsa pretensión de que estaba siendo contratado por Wendi Murdoch para un proyecto relacionado con los Juegos Olímpicos de 2022.

Wu también se dio cuenta de que era una estafa. Una señal de alarma es que, mientras estaba en Indonesia, se encontró con un fotógrafo alemán que también dijo que fue contratado por Wendi Murdoch.

"Aparentemente había estado en Yakarta un día o dos antes que nosotros y estaba a punto de cancelar el proyecto porque le daban vueltas todos los días cuando era hora de mudarse a la siguiente ciudad", escribió Wu. "Encontrarían la manera de llevarlo al aeropuerto equivocado o poner excusas para pedir más cargos, mientras amenazaban con acciones legales por violar la confidencialidad y el contrato."

Wu, también, parecía tener el mismo conductor que Rudd, y publicó una foto de él en su blog.

Henry Wu's driver in Indonesia turned out to be the same one Carley Rudd had.
Henry Wu's driver in Indonesia turned out to be the same one Carley Rudd had. Henry Wu Henry Wu


El estafador parece operar bajo la premisa de que es la cantidad - no la calidad fiscal - de las estafas lo que marcará la diferencia. Rudd le dio al estafador sólo 1400 dólares por un permiso de fotografía falso. Y el estafador no ve ninguno de los 15.000 dólares que Rudd pagó por Qatar Airways. (Qatar Airways rechazó la solicitud de comentarios de INSIDER). Pero estafando a tantas personas a la vez pueden obtener cientos de miles de dólares al año, lo que representa una enorme cantidad de dinero en Indonesia.

Más recientemente, el estafador ha pasado a centrarse en las parejas influyentes. Y aunque no ha llegado a secuestrar a nadie, según K2 Intelligence, tratan de engañar a la gente por grandes cantidades de dinero. Un representante del FBI se negó a confirmar o negar la existencia de la investigación, citando la política del Departamento de Justicia.


No solo quieren dinero. También quieren sexo telefónico.

Últimamente, el estafador se ha hecho pasar por Murdoch para sus planes en Yakarta. Pero también ha seguido, en menor escala, haciéndose pasar por mujeres poderosas en Hollywood.

La gente cercana a la investigación dice que ha pretendido ser varias otras mujeres poderosas en Hollywood, incluyendo la presidenta de Lucasfilm, Kathleen Kennedy, la ex ejecutiva de Sony Pictures, Amy Pascal y la ex directora ejecutiva de 20th Century Fox Film, Stacey Snider.

Cuando el estafador se hace pasar por estas mujeres, supuestamente va tras la mayoría de los hombres más jóvenes de Hollywood y trata de atraerlos para que tengan sexo telefónico. "Van tras los aficionados, actores jóvenes, dobles o ex militares que son asesores en películas de Hollywood de combate. En realidad, solo tratan de tener sexo telefónico", dijo Kotsianas, de K2 Intelligence. "Esas conversaciones son muy rápidas. No hay seguimiento"

Lucasfilm executive Kathleen Kennedy.
Lucasfilm executive Kathleen Kennedy. Kevin Winter/Getty Images for BAFTA LA

Los investigadores creen que un individuo es el cerebro detrás de todo el plan y que tiene un equipo de personas en Indonesia trabajando para él. Algunas de las mujeres cuya voz fue imitada han contratado a K2 Intelligence para que investigue la estafa y trabajar con las fuerzas de seguridad, aunque Murdoch no está entre sus clientes. Un representante de Murdoch no respondió a la solicitud de comentarios de INSIDER.

K2 Intelligence se negó a discutir el género del estafador o cualquier otra información que lo identificara, citando la importancia de la investigación en curso. Según la historia de Hollywood Reporter, la estafadora es una mujer. Pero los informes posteriores ponen en duda esta afirmación.
 

Former Sony Film executive Amy Pascal.
Former Sony Film executive Amy Pascal. Michael Kovac/WireImage

Las motivaciones del estafador también son ambiguas. Parece que no tratan simplemente de hacerse ricos, sino de actuar y construirse su propia ficción. "Se trata de convencer a algunas personas de que hay alguien más. De manipularlas y de construir un mundo en torno a todo esto", dijo Kotsianas. "Están ganando dinero con ello, pero en realidad se trata más del camino".

Y además