Las estancias en alojamientos extrahoteleros se desploman un 71% en diciembre

Los pisos del edificio de Alojamientos de Proximidad Provisionales (APROP).
Ayuntamiento de Barcelona/Flickr

La semana pasada conocíamos cómo había impactado la pandemia a las pernoctaciones hoteleras en 2020, que se desplomaron un 73,3% respecto a 2019, y ahora se sabe que las realizadas en alojamientos turísticos extrahoteleros tampoco se salvaron de los efectos que el COVID-19 ha tenido sobre el sector turístico

Las estancias en apartamentos, campings, alojamientos de turismo rural y albergues alcanzaron los 52,2 millones en 2020, lo que supone un desplome histórico del 58,8%, según los datos provisionales publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de los que informa Europa Press.

La caída en las pernoctaciones se dejó notar tanto en las efectuadas por los extranjeros (19,7 millones, un 73,9% menos que en 2019) como en las realizadas por los españoles (32,5 millones, con un descenso anual del 36,5%).

Los turistas pos-COVID serán aún más exigentes: estas serán las tendencias estrella en 2021, según los principales directivos del sector

2020 es el tercer año consecutivo de descensos en este tipo de alojamientos turísticos, aunque este último ha sido mucho más intenso que el de los años anteriores.

En diciembre, se realizaron 1,7 millones de pernoctaciones, lo que supone un descenso del 71,4% respecto a las 6,2 millones registradas en el mismo mes de 2019. 

Esta caída se suma a la de los 10 meses que el sector acumula en negativo.

El año cierra con un 33,7% menos de alojamientos extrahoteleros abiertos que en 2019, un total de 85.212 establecimientos.

Otros artículos interesantes:

El viaje volverá, pero para ello es necesaria una transformación tecnológica del sector

Así fue el espejismo de resurrección del sector turístico: por qué España se ha visto más afectada que EEUU, según el CEO de Barceló Hotel Group

La mitad de los negocios del sector turístico están en peligro de desaparecer tras la pandemia, según Bill Gates