Las minicasas están de moda: estas 14 startups afirman que las viviendas de pequeño tamaño son baratas, generan buenos ingresos por alquiler y son el futuro del sector inmobiliario

Modelo N1 de Scape Homes.
Modelo N1 de Scape Homes.

Escape Homes

En mitad del mercado inmobiliario actual, la lista de razones para comprar una minicasa es cada vez más amplia.

Tanto si eres millennial como si eres un comprador de la generación Z que se enfrenta a precios récord, un propietario que busca vivir con menos trastos por casa o una persona acostumbrada a las grandes ciudades pero cuyo estilo de vida cambió durante la pandemia, las minicasas parecen una opción prometedora.

Estas pueden variar en precio y estética, pero coinciden en que la mayoría suelen tener cerca de 180 metros cuadrados. En cambio, el año pasado por ejemplo el tamaño medio de una nueva casa unifamiliar en EEUU fue de algo más de 650 metros cuadrados, según el censo del país.

En 2020, más del 56% de los estadounidenses que respondieron a una encuesta de la consultora IPX103 Fidelity National Financial dijeron que considerarían la posibilidad de vivir en una casa más pequeña. 

A medida que los constructores se adaptan para satisfacer esta demanda, el mercado de las minicasas podría alcanzar los 5.800 millones de dólares en 2026, según una investigación de la empresa iProperty Management.

Pero este aumento de demanda no se ve únicamente impulsado por gustos personales. Las minicasas forman también parte de los esfuerzos para hacer frente al cambio climático mientras se promueve una vivienda más asequible. 

Su enfoque, a menudo modular, puede ayudar a reducir los costes de construcción y, en consecuencia, abaratar costes. Desde las casas totalmente eléctricas hasta la optimización de los patios traseros en Los Ángeles, el futuro de la vivienda parece empequeñecerse por momentos.

Así es por dentro Neverland, la icónica mansión de Michael Jackson que acaba de venderse por 22 millones de dólares, una cuarta parte de su valor original

También pueden generar negocio. Sin ir más lejos, conviene recordar que los pequeños y pintorescos Airbnbs son muy populares entre los viajeros expertos en Instagram. 

En estados como California, los propietarios están recurriendo a empresas que instalan estructuras prefabricadas en sus patios. 

En estos nuevos modelos de negocio, la empresa cobra el alquiler a los inquilinos de las unidades de vivienda accesorias (ADU, por su siglas en inglés) y paga una parte al propietario del patio.

Hemos recopilado una lista con algunas de las empresas de minicasas más interesantes del mercado. El criterio para escogerlas ha sido que estén revolucionando el sector alguna manera, y el orden en el que aparecen es alfabético.

Abodu

Minicasa de Abodu.

Abodu ayuda a los propietarios a hacer uso de su espacio no utilizado, por ejemplo, en patios traseros con unidades de vivienda accesorias, o ADU, por sus siglas en inglés. 

La compañía, con sede en Redwood City, California (EEUU), fue fundada en 2018 y promete a sus clientes liberarles de las cadenas con que los limita en ocasiones la competencia, como el reparto de los ingresos por alquiler.

"No hacemos ningún tipo de arrendamiento de tierras con los propietarios", dice John Geary, cofundador de Abodu. "Nuestra visión es que los propietarios deben sentirse libres de utilizar su patio trasero como mejor les parezca y no tenerlo atado a nosotros como empresa o a cualquier otra".

Abodu gana dinero con la compra inicial de sus minicasas por parte de los clientes. Los estudios, de unos 100 metros cuadrados, cuestan a partir de 228.000 dólares, aunque la compra media entre todas sus ofertas se acerca a los 280.000 dólares, según Geary. 

Abodu también ofrece casas de uno y dos dormitorios en tamaños relativamente generosos de hasta 150 metros cuadrados y 185 metros cuadrados, respectivamente.

La empresa ha recaudado 23,5 millones de dólares hasta la fecha, según Geary, que ha declinado dar información concreta sobre los ingresos de Abodu, aunque reconoce que estos se quintuplicaron en 2021 con respecto a 2020, y que este año llevan el mismo camino. 

Ya ha colocado 100 unidades en patios traseros en lo que va de año, y tiene más de 100 unidades más en producción.

Boxabl

Minicasa de Boxabl.

Puede que las casas de Boxabl sean verdaderamente pequeñas, pero la empresa, con sede en Nevada, está consiguiendo grandes apoyos de algunos de los nombres más conocidos del sector de la construcción de viviendas y de otros sectores. 

A principios de este año, la empresa consiguió captar fondos de DR Horton, el mayor constructor de viviendas de EEUU por volumen. 

La empresa no ha revelado los detalles financieros del acuerdo, pero Galiano Tiramani, cofundador y director de Boxabl, habla de que la empresa ha recaudado más de 100 millones de dólares, la mayor parte de los cuales se han obtenido a través del crowdfunding. 

Esto sitúa la valoración de la empresa en unos 3.000 millones de dólares

Boxabl entrega sus minicasas de apenas algo más de 50 metros cuadrados, que la empresa construye en una cadena de montaje en Las Vegas, allí donde se le solicita a través de contenedores de transporte y los ensambla para convertirlos en casas en menos de una hora. 

5 consejos para de pagar menos impuestos al vender la casa

Este método de montaje único ha despertado el interés de las redes sociales y ha contribuido a generar una lista de espera de más de 100.000 nombres, según Tiramani. 

Cada unidad se vende por 50.000 dólares, sin incluir el coste de la instalación. Hasta ahora, Boxabl ha fabricado unas 200 viviendas, 156 de las cuales se han destinado al Departamento de Defensa para viviendas militares. 

Boxabl está aumentando la producción y ha conseguido un terreno contiguo en su fábrica para ampliar sus instalaciones. Una vez que ambas zonas funcionen a pleno rendimiento, podrán producir unas 5.000 unidades al año, según Tiramani.

Casata

Minicasa construida por Casata.

¿Por qué alquilar un apartamento cuando se puede alquilar una minicasa? Esa es la premisa de la empresa Casata, con sede en Austin, Texas, donde a principios de este año se estrenó una comunidad de 66 microcasas de alquiler.

Los residentes, que pagan entre 1.400 y 1.865 dólares al mes, no tardaron mucho en hacerse con unas viviendas cuyo tamaño oscila entre los 115 y los 231 metros cuadrados. 

Casata, que se puso en marcha en 2020, planea ahora proyectos más grandes en otras ciudades de Texas como Houston, San Marcos, Bastrop y College Station, al tiempo que prevé una expansión nacional en el futuro. 

Champion Homes construyó las unidades inaugurales de Casata en una fábrica cerca de Dallas. Las futuras comunidades de Casata, por otra parte, contarán con planos personalizados diseñados por Casata y utilizarán construcción modular, dice Aaron Levy, CEO de Casata, a Business Insider

Las 13 estafas que puedes sufrir al comprar o alquilar un piso: cómo evitar caer en ellas, según expertos

Esto significa que Casata seguirá construyendo en su fábrica pero que las casas se asentarán sobre cimientos y cumplirán los mismos códigos de construcción exigidos para las viviendas convencionales.

Casata ha recaudado unos 2,1 millones de diversas rondas de inversión en las que ha entrado por ejemplo capital procedente del brazo familiar inversor de Adam Neumann, el fundador de WeWork

En los próximos 5 a 7 años, Casata aspira a tener entre 30 y 40 comunidades, lo que equivaldría a una cartera de aproximadamente mil millones de dólares, según Levy. 

Cosmic

Una minicasa de Cosmic.

Esta startup con sede en San Francisco crea ADU equipadas para generar suficiente energía como para alimentarse a sí mismas y suministrar además electricidad a la vivienda principal de la propiedad. 

La empresa, que el fundador Sasha Jokic puso en marcha en 2021, vende actualmente dos estilos de casa: un estudio de 106 metros cuadrados y 190.000 dólares, y una unidad de un dormitorio a partir de 137 metros cuadrados y 370.000 dólares. 

La innovación de Cosmic radica en una plataforma prefabricada que obtiene su energía de una batería de iones de litio y de la energía térmica. 

Cosmic construye sus unidades neutras en carbono in situ con materiales sostenibles una vez que la plataforma está en su lugar. La construcción de estas viviendas tarda entre 6 y 8 meses.

Aunque ahora estas son de pequeño tamaño, Cosmic prevé ampliarlas. "Consideraremos que hemos tenido éxito una vez que abordemos el problema de la inseguridad de la vivienda con los hogares multifamiliares", dijo Jokic a Business Insider en mayo.

Cover

Interior de una casa de Cover.

Cover tiene una premisa: las empresas actuales utilizan un método anticuado para construir viviendas, pero en realidad ya es posible emplear nueva tecnología para diseñar, crear y fijar precios predecibles de los productos inmobiliarios, igual que sucede ya con los coches. 

Cover ha reunido adeptos, y en octubre de 2021 la empresa consiguió 60 millones de dólares en financiación de serie B.

La empresa personaliza sus viviendas en el patio trasero de cada comprador y las fabrica por secciones en su fábrica de Los Ángeles antes de ensamblarlas en lugares que pueden llegar a ser delicados.

Los millennials de Corea del Sur dicen que sus vidas no son tan diferentes de las de 'El juego del calamar': se enfrentan a deudas desorbitadas, alquileres que no pueden pagar y trabajos sin futuro

Según TechCrunch, las casas tienen actualmente un máximo de 366 metros cuadrados y sus precios oscilan entre los 200.000 dólares de un estudio de 121 metros cuadrados y los 500.000 dólares de una casa de tres dormitorios.

El proceso de producción es rápido, ya que se tardan unos 30 días en construir e instalar una casa una vez que Cover completa los cimientos. 

Hasta octubre de 2021, Cover había producido unas 20 viviendas, aunque espera que la producción aumente tras trasladarse a su nueva fábrica de 30.000 metros cuadrados.

Dvele

Minicasa de Dvele.

Algún día, los robots podrán construir casas. Al menos, lo harán si Dvele, con sede en San Diego, logra llevar a término su elevada visión. 

La empresa, que construye casas modulares y las ensambla in situ, acaba de anunciar el cierre de una ronda de financiación de 15 millones de dólares para construir una línea de producción automatizada y robotizada en su fábrica de Loma Linda (California). 

La idea es dar a la gente la oportunidad de personalizar su casa online, luego alimentar de pedidos una fábrica inteligente y transportar los módulos terminados (esencialmente, los bloques de construcción de la casa) a su lugar.

Dvele no se centra únicamente en las minicasas. Sus planos varían en tamaño desde los 121 metros cuadrados a casi 1.200 metros cuadrados, y los precios varían entre 200.000 y 1,5 millones de dólares. Eso no incluye el coste de preparar el lugar, entregar la casa e instalarla una vez que haya llegado. 

La compañía se lanzó en 2018 y planea producir unos 200 módulos este año, dice Kellan Hannah, director de crecimiento de Dvele. 

Mientras que las miniviviendas requieren un solo módulo, las más grandes se componen de entre tres y cinco. Una vez que la fábrica esté totalmente automatizada y funcione a pleno rendimiento, la producción de la empresa debería acercarse a los 1.500 módulos anuales, calcula Hannah. 

Por ahora, la empresa se centra sobre todo en la entrega de viviendas en California y los estados vecinos debido a los costes de envío, comenta.

Escape

Minicasa de Escape.

Escape Homes de Rice Lake, Wisconsin, ha estado vendiendo minicasas desde 2014, pero el negocio nunca ha estado tan en auge.

"La pandemia fue un enorme impulso", cuenta Dan Dobrowolski, el fundador de Escape Homes, a Business Insider.

Entonces los habitantes de grandes ciudades que anhelan la vista de los verdes prados del campo se unieron a un movimiento que, según Dobrowlski, ha ido creciendo en todos los grupos demográficos y de edad. 

Lo ha visto en todas las regiones donde Escape ha construido casas de hasta 120 metros cuadrados en los últimos 8 años, desde California a Nueva York pasando por Hawai. El coste de las viviendas oscila entre los 43.600 dólares y los 93.261 dólares.

En 2020, Escape se asoció con el gigante del mueble Ikea para desarrollar la primera oferta minicasas prefabricadas. 

La unidad de 56 metros cuadrados era el modelo Vista Boho XL de Escape, equipado con muebles de IKEA, y disponible a través de su sitio web. Dobrowolski afirma que la colaboración fue "realmente fácil", ya que ambas empresas coinciden en cuestiones medioambientales. 

Burbuja 'light': por qué el nuevo 'boom' de la vivienda será diferente al pinchazo de 2008

Siguiendo estos esfuerzos, Escape ha introducido además algunos modelos totalmente eléctricos: la introducción de enseres de cocina, calentadores de agua y los hornos de este tipo llevó la construcción al siguiente nivel en esta característica, dice Dobrowolski. 

Escape también intenta transformar los barrios. Hace dos años, la empresa inauguró su Escape Tiny Home Village, un conjunto de 10 casas en un parque de caravanas reconvertido en Tampa Bay (Florida). 

Las casas solo ocupan un 20% de la superficie, lo que deja espacio para una amplia zona verde. Dobrowolski lo llama un "barrio del siglo XXI". 

"Es un uso mucho más eficiente del espacio, pero al mismo tiempo ofrece lo que la gente sigue considerando el sueño americano", explica Dobrowolski.

Getaway

Getaway

Esta empresa de minicasas con sede en Cambridge (Massachusetts), ha creado experiencias llenas de naturaleza que, por otra parte, carecen deliberadamente de servicios habituales como el WiFi o la televisión en un esfuerzo por ayudar a la gente, especialmente a los habitantes de las grandes ciudades, a desconectar. 

A un precio base de 109 dólares por noche, los huéspedes pueden alojarse en estas minicasas en 19 entornos al aire libre, desde el Parque Nacional de Shenandoah, en Virginia, cerca de Washington DC, hasta Mount Vernon, en Washington, cerca de Seattle. 

Las 780 cabañas, de hasta 60 metros cuadrados, están equipadas con ropa de cama, utensilios de cocina y un sistema de acampada al aire libre. 

"Al crecer en la zona rural de Minnesota, siempre estuve rodeado de naturaleza", afirma Jon Staff, cofundador y CEO de Getaway. "Cuando volví a a vivir en la naturaleza años después, me enamoré de la idea de vivir de forma sencilla en ella y hacer que la desconexión frecuente formara parte de mi rutina".

La empresa anunció en junio que añadiría 9 nuevos locales, entre ellos los de Indianápolis, St. Louis, Cincinnati, Columbus, Ohio; Greenville, Carolina del Sur; y Milwaukee, Wisconsin. La expansión elevaría la oferta de Getaway a 1.000 cabañas. 

En 2021, Cerates lideró la financiación de serie C de la startup, en la que Getaway recaudó más de 41 millones de dólares

Icon

Minicasa de Icon impresa en 3D.

Fundada en 2017 en Austin, Texas, Icon ha dominado el mercado de las viviendas impresas en 3D con una tecnología que ha llevado más de 24 casas a EEUU y México, el mayor número de estructuras de este tipo completadas por una empresa de construcción.  

Hasta ahora ha recaudado 451 millones de dólares de los inversores.

En 2021, la empresa colaboró con un promotor de Austin que sacó al mercado una versión de su casa impresa en 3D con precios que parten de unos 450.000 dólares. 

¿Criptomonedas o vivienda? Dónde es mejor invertir para refugiarse de una inflación desbocada

Otros están considerando la tecnología de la empresa como prueba de concepto para comunidades de viviendas asequibles y de emergencia del futuro.

Icon está ampliando además el alcance de sus operaciones en colaboración con el Ejército de EEUU para crear barracones de entrenamiento móviles que, una vez terminados, serán las mayores estructuras impresas en 3D del hemisferio occidental.

 La empresa también está trabajando con la NASA para desarrollar sistemas de construcción para crear infraestructuras y hábitats en la luna y más allá.

Minimaliste

Minicasa de Minimaliste.

Minimaliste, con sede en la ciudad de Quebec, en Canadá, construye y transporta minicasas diseñadas específicamente para el clima que rodea la parcela designada en la que se asentarán. 

Fundada en 2015, Minimaliste ganó popularidad por unas minicasas prefabricadas que son capaces de soportar condiciones climáticas severas, desde calor extremo hasta temperaturas gélidas, regulando la temperatura dentro de la casa con sistemas eficientes de bomba de calor y aire acondicionado.

Minimaliste ha construido más de 100 casas, aunque el objetivo de la empresa no es aumentar la producción, según explica JP Marquis, cofundador de la misma, a Business Insider

En su lugar, se están centrando en el proceso, en asegurarse de que pasos como la elección de los materiales, el diseño y la entrega sean correctos, afirma.

"Hemos invertido mucho en dar con el método para nuestro negocio".

Los clientes pueden comprar las casas personalizadas de Minimaliste de hasta 115 metros cuadrados, o elegir uno de los diseños prediseñados de la empresa, como Nomad, una casa de 50 metros cuadrados que cuenta con un diseño minimalista por unos 65.000 dólares. 

La mayoría de los clientes de Minimaliste se encuentran en Nueva York, California, Washington y Ontario (Canadá), pero está aumentando el interés de los habitantes de estados del sur de EEUU, como Carolina del Norte, Carolina del Sur, Texas y Nuevo México, según Marquis. 

Moliving

Minicasa de Moliving.

Moliving está introduciendo experiencias lujosas, sostenibles y asequibles en mitad del movimiento de las minicasas.

La empresa, con sede en Nueva York, dispone de una flota de remolques prefabricados de 120 metros cuadrados con espacio adicional en la cubierta.

Puede ampliar o reducir la oferta para satisfacer la demanda estacional, lo que ayuda a reducir el coste de estas lujosas viviendas, según explicó a Business Insider Jordan Bem, uno de los cofundadores y CEO de la empresa. 

La primera ubicación de uno de los hoteles móviles de Moliving se abrirá durante la temporada alta de turismo, a finales de este verano, en un exuberante escondite montañoso en la ciudad de Hurley, en el Valle del Hudson, Nueva York, cuenta Bem. Tendrá 60 suites a partir de unos 249 dólares por noche, dice.

Intentos de independencia, invasiones de ciervos y cohetes de la Guerra Civil: las historias detrás de las urbanizaciones más lujosas de España

Pero cuando el tiempo se enfríe en Nueva York, Moliving simplemente se llevará sus alojamientos a otro lugar. 

"Nos llevaremos nuestras suites y las remolcaremos al siguiente destino, a un lugar totalmente opuesto como Palm Beach, por ejemplo", comenta Bem. 

Este modelo de negocio nómada elimina los gastos fuera de temporada, como el cierre durante unos meses, o los costes asociados al clima, comenta.

Bem invirtió casi 7 millones de dólares en el negocio, que cerró una ronda de financiación inicial que lideró el inversor SG Blocks el pasado martes, cuenta. En 2022, Moliving ganó el premio American Business Award a la startup del año en servicios empresariales, y un premio Titan Business. 

New Frontier Design

Minicasa de New Frontier Design.

David Latimer fundó en 2015 en Nashville (Tennessee) la empresa New Frontier Design, dedicada a la construcción de minicasas a medida, por su deseo de perfeccionar un producto desde la fase de diseño hasta su finalización. 

Este artesano obsesionado con el detalle construye minicasas altamente personalizables que, según dijo a Business Insider, son adquiridas principalmente por clientes de estados del oeste como California, Washington e Idaho. 

Latimer afirma que sus clientes suelen utilizar su producto como una solución de lujo tanto para los obstáculos asociados a la construcción en propiedades remotas como para los problemas de permisos y los altos costes de construcción.

New Frontier cuenta con la actriz Olivia Wilde (que encarnó al personaje de 13 en House) entre su lista de clientes estrella, así como con "algunas de las personas más ricas del planeta", según Latimer. Las minicasas de la empresa tienen un tamaño que oscila entre los 75 metros cuadrados y los 135 metros cuadrados, y sus precios a veces superan los 350.000 dólares. 

Latimer calcula que hasta la fecha ha construido entre 60 y 70 casas altamente personalizadas. Para él, las minicasas tienen una ventaja esencial: "Es un vehículo para darle un sentido más profundo a la vida. En ellas no se puede consumir sin sentido". Las limitaciones de espacio, explica, simplemente no lo permiten.

Cooperativa OBY

Minicasa de la Cooperativa OBY.

La Cooperativa OBY toma su nombre de los debates entre los conceptos NIMBY (Not In My Backyard) y YIMBY (Yes In My Backyard). OBY, por su parte, significa Our Backyard (nuestro patio trasero) e imagina un futuro más allá de estas discusiones.

"No tiene por qué ser un sí o un no, sino el entendimiento de que, colectivamente, toda esta tierra es nuestra", dice Declan Keefe, cofundador de la Cooperativa OBY, de Oakland (California). 

OBY está en proceso de establecer su primer acuerdo de arrendamiento de terrenos con un propietario y un inquilino.

La cooperativa busca propietarios que quieran obtener ingresos adicionales gracias a un ADU y los empareja con inquilinos interesados. 

Las 21 mejores ciudades para vivir y trabajar fuera de España si eres un nómada digital (y otras dos más sin salir del país)

Su objetivo es suscribir acuerdos de 35 años en los que se permite construir, gestionar y mantener ADU de unos 200 metros cuadrados instalados en propiedades residenciales sin coste alguno para el propietario. Los propietarios pueden ganar unos 500 dólares al mes por el alquiler.

Un elemento único de la cooperativa es su plan para vender eventualmente partes de la ADU a miembros de la comunidad. 

OBY también se preocupa de la sostenibilidad. La propia unidad es totalmente eléctrica y funciona con emisión 0 de carbono. Incluso el proceso de construcción es neutro también, pues funciona con energía solar. 

Keefe dice que espera que el primer inquilino se mude en los próximos meses. El propietario de la vivienda ha participado activamente en el proyecto apoyándose en sus conocimientos jurídicos para ayudarles a redactar contratos justos, cuenta.

United Dwelling

Minicasa de United Dwelling.

Steven Dietz, fundador de United Dwelling, cree tener la solución a la crisis inmobiliaria de Los Ángeles. 

Tras trabajar durante años en el ámbito del capital de riesgo, Dietz quiso tener un impacto en su comunidad y en 2019 decidió abordar el problema del inasequible precio de la vivienda en la ciudad mediante el aumento de viviendas disponibles. Su equipo comenzó adaptando garajes, pero pronto descubrió que estos eran inadecuados. 

En parte, una ley estatal de California de 2019 que agilizó el proceso de construcción de ADU hizo posible la visión de Dietz. 

United ha construido hasta ahora 60 casas, con 300 más en el proceso de permisos, según Dietz, quien dice que sus tamaños van desde 100 metros cuadrados hasta 454 metros cuadrados. 

Las casas cuestan a partir de 195.900 dólares, incluyendo la demolición de construcciones previas y el diseño, los permisos y los sistemas de agua y energía solar.

"Veo la posibilidad de que el precio de las casas deje de ser un problema en un plazo de cinco a siete años", cuenta Dietz a Business Insider. "Solo hay que construir las suficientes viviendas para que el precio baje en el extremo inferior". 

Dietz afirma que las unidades han sido ocupadas por personas de clase trabajadora que han sufrido un proceso de desplazamiento de sus lugares de origen muy grande. Auxiliares de maestros, técnicos de emergencias y enfermeras que conducían más de dos horas para llegar a sus trabajos están ahora a solo unos minutos.

Otros artículos interesantes:

Estos containers desplegables se convierten en minicasas de unos 45.000 euros y son completamente personalizables

Una madre y su hija transforman autobuses escolares en minicasas que venden hasta por 60.000 euros: así son por dentro

Minicasas de jardín que reducen tu huella de carbono y brindan electricidad a tu coche o a tu vivienda principal

Te recomendamos