Canibalismo sexual en la naturaleza: estas cucarachas se devoran mutuamente tras aparearse en una especie de ritual

Fotograma de la película 'Bichos' (1998).
Fotograma de la película 'Bichos' (1998).

Walt Disney Pictures/Pixar Animation Studios

  • La alimentación recíproca es un acto extraño en la naturaleza y solo ha sido observado en el caso de las cucarachas de la madera, presentes en los árboles del sudeste de Estados Unidos.
  • Según otros estudios, el canibalismo sexual podría ayudar a fortalecer a las parejas, con el objetivo de que la puesta sea más fácil.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Al hablar de la mantis religiosa, presente en casi todo el mundo, lo primero que se viene a la cabeza es la imagen de una hembra devorando la cabeza del macho, durante y después del apareamiento.

Esto suele pasar, generalmente, porque la hembra tiene mayor envergadura que su compañero. Además, no todo es tan gris como parece, ya que algunos estudios han observado que la alimentación de conespecíficos –animales pertenecientes a una misma especie– causa cambios positivos en el cuerpo de la hembra.

Así lo mostró un estudio, publicado en la revista The American Naturalist, en el cual se utilizó el pez mosquito, con el objetivo de demostrar que la ingesta de conespecíficos otorga ventajas nutricionales al caníbal, con mayor crecimiento o reproducción.

Ahora, una nueva investigación, publicada en Ethology, ha observado de cerca a parejas de cucarachas de la madera, una especie que puebla los bosques de pinos del sudeste de Estados Unidos y vive generalmente bajo la corteza de árboles muertos.

De esta forma, los investigadores pudieron observar que, al llegar el momento postcoital, ambos sexos comenzaban a morderse las alas, de manera recíproca y por turnos, algo inusual en el reino animal.

7 picaduras de insectos que indican que deberías ir al médico

Aun así, esto fue observado en un laboratorio controlado, aunque los investigadores han asegurado que se repetiría en la naturaleza. En ese caso, sería una de las pocas relaciones monógamas –en el sentido de beneficio mutuo y equitativo– que se dan en las diferentes formas de vida.

Dibujo de una pareja mientras practica canibalismo mutuo.
Dibujo de una pareja mientras practica canibalismo mutuo.

Haruka Osaki

Sin embargo, los investigadores también apuntalaron el concepto y aseguraron que si la cucaracha de la madera practica el canibalismo mutuo es porque así aumentan la supervivencia de su pareja, que podrá proteger mejor a las crías.

En este sentido, probablemente las alas que devoran no sean tan útiles, ya que pasan la mayor parte de su vida en un tronco podrido y estas pueden ser muy vulnerables ante ácaros, infecciones y, por supuesto, ante el canibalismo de otra compañera.

A pesar del significado que pueda tener para las cucarachas de la madera, el canibalismo mutuo no se da en la naturaleza y estos insectos han sorprendido con esta reciprocidad a los investigadores.

El canibalismo mutuo es un evento único

Se conocen muchos ejemplos de canibalismo en la naturaleza, más aún el que está relacionado con el coito. El más conocido es el caso de la mantis religiosa, pero existen algunos más.

La viuda negra pesa 30 veces más que el macho.
La viuda negra pesa 30 veces más que el macho.

REUTERS

Por lo general, el canibalismo sexual aparece cuando el tamaño de la hembra es superior al del macho. Así pasa con la viuda negraLatrodectus matans–, que pesa 30 veces más que su compañero, quien será la comida que fortalezca a la propia hembra y favorezca que la puesta es tranquila.

Por el contrario, una de las primas de la viuda negra, la araña loboHogna helluo– se lo piensa dos veces antes de devorar al macho, ya que algunos pueden ser realmente corpulentos.

Además, algunos machos arácnidos capturan a la hembra entre hilos de seda, lo que dificulta el acto caníbal por parte de la hembra y permite al macho escapar del abrazo letal, para seguir su vida con normalidad.

Es por esto que el canibalismo mutuo que muestran las cucarachas de la madera constituye un suceso único en la naturaleza, ya que la alimentación recíproca no aparece en ninguna otra especie. 

Aun así, este canibalismo solo se ha observado en insectos y sigue siendo un acto muy raro. Nunca creímos que los machos odiarían a sus compañeras más que la propia humanidad.

Otros artículos interesantes:

Escenas de sexo en Hollywood: la incómoda y técnica verdad que hay detrás de las cámaras

3 insectos comunes y desagradables que podrían servir para curar enfermedades

Los mejores routers con WiFi Mesh que puedes comprar para casa

Te recomendamos

Y además