Estas fotos muestran lo obsesionados que están los ricos con los superyates

Los súper ricos pasan largas temporadas en el mar al borde de súper yates.
Los súper ricos pasan largas temporadas en el mar al borde de súper yates.
Patrick Aventurier/Getty Images

Patrick Aventurier/Getty Images

  • Para el 1% más rico de la población, tener casas lujosas no es nada nuevo.
  • Tampoco lo es usar yates de lujo para desconectar. Pero el amor por estos barcos se ha vuelto desmesurado en los últimos años.
  • Los multimillonarios de todo el mundo están adquiriendo súper yates que superan los 27 metros de eslora.
  • La élite de la sociedad se ha ido al mar para disfrutar de un nuevo placer, como son estas embarcaciones. De hecho, según The New York Times, hay mucho millonarios que pasan hasta 30 semanas a bordo.
  • Así de obsesionados están los más pudientes con estos yates.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando tienes mucho dinero para gastar, las casas frente al mar y los yates son dos grandes elecciones para pasar las vacaciones.

El yate de lujo Kismet en Francia en 2018.

Fuente: CNN

Los millonarios están gastándose mucho dinero en comprar lujosos yates y pasar largas temporadas a bordo.

Los súper ricos están gastándose mucho dinero en comprar lujosos yates y pasar largas temporadas a bordo.

Fuente: CNN

Estas embarcaciones han sido apodadas acertadamente como súper yates.

El yate de lujo Lionheath del empresario británico Philip Green en Mugla, Turquía, el 8 de agosto de 2019.

Fuente: The New York Times

Estos tienen más de 27 metros de largo. Algunos de los más caros del mundo tienen entre 61 y 152 metros de eslora, y el más grande del mundo tiene una eslora de 183 metros.

El 'Zorro Volador' en Mugla, Turquía, el 19 de julio de 2019.

Fuentes: Business Insider y The New York Times

Los propietarios atracan sus castillos flotantes en bahías de todo el mundo, como San Francisco, Nueva York o el Mar Mediterráneo. Esto les permite disfrutar de extravagantes fiestas y relajantes vacaciones en el mar.

Los propietarios atracan sus castillos flotantes en bahías de todo el mundo, como San Francisco, Nueva York o el Mar Mediterráneo. Lo que les permite disfrutar de extravagantes fiestas y relajantes vacaciones en el mar.

Fuentes: CNBC, Yachting Harbour y SF Gate

Sin embargo, el 1% de la población mundial no sólo utiliza estos barcos para algún fin de semana ocasional en el mar.

Los barcos de lujo son vistos durante el Monaco Yacht Show en 2019.

Fuente: The New York Times

Algunos propietarios los usan como su quinta o sexta casa de vacaciones y viven a bordo durante 30 semanas al año, en algunos casos, según informó The New York Times.

Algunos propietarios los usan como su quinta o sexta casa de vacaciones y viven a bordo durante 30 semanas al año, en algunos casos, según informó The New York Times.

Fuente: The New York Times

Estos mega barcos, no sólo proporcionan una extrema comodidad a sus inquilinos, sino que también ofrecen grandes opciones de entretenimiento.

Una modelo en un barco de lujo durante el Monaco Yacht Show en 2010.

Fuente: Business Insider

 
 
 

Muchos súper yates vienen equipados con suites, piscinas, canchas de baloncesto, salas de conciertos, baños turcos, helipuertos, estudios de grabación, salas de cine y muchas otras comodidades.

Un yate en Mónaco en 2017.

Fuente: Business Insider y Business Insider

El yate del difunto cofundador de Microsoft, Paul Allen, se llamaba Octopus y tenía 125 metros de eslora. Además, contaba con 41 suites, una piscina con fondo de cristal, dos pistas de aterrizaje para helicópteros y dos submarinos disponibles para que los huéspedes explorasen las profundidades del agua.

The Octopus in London in 2012.

Fuente: Business Insider

También hay un estudio de grabación dentro del Octopus que, según se informa, ha sido utilizado por el líder de los Rolling Stones, Mick Jagger.

El Octopus en Londres en 2012.

Fuente: Business Insider

Allen pagó 200 millones para construirlo y actualmente está a la venta por 325 millones de dólares.

El Octopus en Aydin, Turquía, en 2015.

Leer más: 11 anécdotas locas sobre el superyate de 200 millones de dólares de Paul Allen

Fuente: Geekwire

En el extremo más caro del espectro, el multimillonario ruso Roman Abramovich empleó 500 millones de dólares en el Eclipse de 163 metros.

El Eclipse en Hamburgo, Alemania en 2015.

Fuente: Business Insider

Esta embarcación cuenta con varios jacuzzis y una discoteca. Es uno de los súper yates más famosos del mundo.

El Eclipse en Turquía en 2015.

Fuente: Business Insider

Allen no es el único magnate de la tecnología que también ha comprado su propio yate de lujo.

La Venus en Aalsmeer, Países Bajos en 2012.

Leer más: Desde canchas de baloncesto hasta helipuertos flotantes, así son los yates de lujo de algunos magnates tecnológicos.

Siete iMacs se utilizan para ayudar a controlar el Venus, el yate de 78 metros comprado por el difunto CEO de Apple, Steve Jobs, por 129 millones de dólares. El exterior de cristal de la embarcación fue diseñado para parecerse a una tienda Mac.

Venus en la Riviera Francesa en 2013.

Fuente: Mac Rumors

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, no es el dueño del súper yate Rising Sun de 138 metros, pero se le pudo ver de fiesta a bordo con su novia Lauren Sánchez durante el verano de 2019. Es propiedad del magnate del entretenimiento, David Geffen, y está valorado en 590 millones de dólares.

Rising Sun is owned by entertainment mogul David Geffen.

Fuente: Business Insider y Business Insider

Se rumoreaba que Bezos era el propietario del yate de 400 millones de dólares Flying Fox, pero un portavoz de Amazon dijo que no le pertenece.

El Zorro Volador en Turquía en 2019.

Se vio al Flying Fox recientemente en Datça, un popular puerto de Turquía.

Datça, Turquía

El fallecido inversor Tom Perkins vendió su yate, The Maltese Falcon, a la hedge fund griega, Elena Ambrosiadou, por un valor de 86 millones de dólares en 2009.

El Halcón Maltés en 2017.

Fuente: Yacht Harbour

El Falcon, de 88 metros, puede alojar hasta a 12 personas. Cuenta con un camarote principal con un jacuzzi y un tobogán de agua inflable.

El Halcón Maltés en Villefranche-Sur-Mer en la Riviera Francesa en 2018.

Fuente: Yacht Harbour

El yate se distingue por su trío de velas que son capaces de girar en función de la dirección en la que sopla el viento, lo que fue algo innovador para la industria en el momento de su construcción.

El Halcón Maltés en 2007.

Fuente: Yacht Harbour

Con todo, todavía se están haciendo nuevos avances en los súper yates. El multimillonario Dan Snyder, propietario del equipo de la NFL Washington Redskins, equipó su yate, Lady S, de 100 millones de dólares, con el primer cine IMAX flotante del mundo.

El dueño de los Redskins de Washington, Dan Snyder.

Fuente: Forbes

Lady S puede ser el primer gran yate con IMAX, pero otros disponen de alguna sala de proyección, como el Equanimity de 91 metros.

El Equanimity en Port Klang, Malasia en 2018.

Fuente: Business Insider

El Equanimity, que desde entonces ha sido rebautizado como Tranquility, es uno de los mega yates más reconocibles del planeta. Incluso antes de que se viera envuelto en un escándalo de miles de millones de dólares en el que estaba involucrado el fondo estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB).

The Equanimity in Port Klang, Malaysia in 2018.

Fuente: Business Insider

El yate pertenecía al banquero malasio Low Taek Jho. El gobierno estadounidense creía que este millonario estaba detrás del plan para estafar 4.500 millones de dólares del fondo 1MDB.

El Equanimity en Port Klang, Malasia en 2018.

Fuente: Business Insider

El gobierno malasio finalmente vendió el barco confiscado a principios de este año por 126 millones, cerca de la mitad de su precio de compra, según informó The Guardian.

El Equanimity en Port Klang, Malasia en 2018.

Fuentes: The Guardian y Charter World

Este súper yate fue alquilado recientemente por la multimillonaria y magnate de la cosmética Kylie Jenner para la celebración de su 22 cumpleaños. El alquiler del Tranquility cuesta alrededor de 1,2 millones de dólares a la semana.

El Equanimity en Port Klang, Malasia en 2018.

Fuente: Business Insider

Antes de que la investigación llevase a embargar el buque, el Equanimity, como se le llamaba entonces, era un habitual en el Monaco Yacht Show anual, el evento náutico más prestigioso del mundo.

El Salón Náutico de Mónaco en 2016.

Fuente: Business Insider y Yacht Charter Fleet

Este show monegasco es también donde los dueños de los yates multimillonarios muestran sus extravagancias.

La gente en el Salón Náutico de Mónaco en 2019.

Fuente: Yacht Charter Fleet

El Festival de Cine de Cannes, que se celebra anualmente en la Costa Azul, es otro evento repleto de estrellas que reúne los mejores yates para celebrar lujosas fiestas dentro de ellos.

Sharon Stone, Roberto Cavalli y Eva Cavalli en la fiesta del yate Roberto Cavalli durante la 66ª edición del Festival de Cine de Cannes en 2013.

Leer más: 15 de los yates más caros que se han visto en el Festival de Cannes.

Comprar un súper yate trae consigo otros importantes gastos de mantenimiento, aunque es probable que a los millonarios no les preocupe demasiado.

Comprar un súper yate trae consigo otros importantes gastos de mantenimiento, aunque es probable que a los millonarios no les preocupe demasiado.

Fuente: The Telegraph

Aún así, la compra de un súper yate sigue siendo una decisión que no debe tomarse a la ligera. Mark Duncan, ex director comercial y de marketing de Yachting Partners International, explicó a The Telegraph en 2017 que comprar uno de estos barcos "no es una inversión, ni tampoco es esencial".

The Radiant in Turkey in 2019.

Fuentes: The Telegraph

"Es un juguete, y la máxima recompensa por todo el trabajo duro, las noches largas y la falta de tiempo de calidad que has tenido con tu familia durante muchos años", afirmó Duncan al rotativo inglés.

"Es un juguete, y la máxima recompensa por todo el trabajo duro, las noches largas y la falta de tiempo de calidad que has tenido con tu familia durante muchos años", dijo Duncan a The Telegraph.

Fuente: The Telegraph

La tasa de rotación es alta. Al parecer, los propietarios no suelen conservar su yate durante más de tres años, según un informe de Towergate Insurance.

La tasa de rotación es alta. Al parecer, los propietarios no suelen conservar su yate durante más de tres años, según un informe de Towergate Insurance.

Fuente: Towergate Insurance

El mismo informe reveló que un súper yate de 100 metros con una velocidad máxima de 25 nudos y 50 tripulantes cuesta alrededor de 275 millones de dólares.

El Serene en el Gran Puerto de La Valetta en 2011.

Fuente: Towergate Insurance

Pero, por supuesto, hay yates mucho más baratos y mucho más caros.

El Radiant en Turquía en 2019.

Fuente: Business Insider

El ex Primer Ministro de Qatar, Hamad bin Jassim bin Jaber Al Thani, por ejemplo, es propietario del Al Mirqab de 250 millones de dólares.

El Al Mirqab en Alemania en 2008.

Fuente: Business Insider

Por otra parte, la construcción del Azzam de 180 metros costó 600 millones de dólares y pertenece al jeque Khalifa bin Zayed Al-Nahyan, presidente de los Emiratos Árabes Unidos.

El Azzam en Alemania en 2009.

Fuente: Business Insider

Pero no sólo el yate es lo caro: se necesitan muchos más millones para mantenerlo, para pagar al personal, para comprar el combustible y el resto de cosas que se necesitan para navegar.

Superyates en el 26º Salón Náutico de Mónaco en 2016.

Fuente: Business Insider

De media, los propietarios pueden esperar pagar cerca del 10% de lo que desembolsaron inicialmente en su compra.

El superyate Lady M en Glasgow.

Fuente: Business Insider

Por ejemplo, Allen, el cofundador de Microsoft, desembolsó 200 millones de dólares para construir el Octopus, lo que significa que cada semana invirtió 384.000 euros en mantenimiento y gastos de explotación del yate.

El Octopus en Londres en 2012.

Fuente: Business Insider

El seguro puede costar alrededor de 240.000 dólares al año, según un informe de Towergate Insurance.

El seguro puede costar alrededor de 240.000 dólares al año, según un informe de Towergate Insurance.

Fuente: Towergate Insurance

Las tasas por dejar amarrado el barco en un muelle cuestan 350.000 dólares al año. Mientras que el combustible que gasta en un año supera los 400.000 dólares.

El dueño de Jimmy Johns, el yate de Jimmy John Liautaud'Rock.it' en Milwaukee, Wisconsin en 2018.

Fuente: Business Insider

Y los salarios de la tripulación pueden ascender a 1,4 millones de dólares al año, especialmente si se tienen en cuenta los salarios de los capitanes. Ganan de media entre 7.750 a 19.961 dólares al mes.

Un miembro de la tripulación se sube a un yate en Cannes, Francia, en 2009.

Fuente: Business Insider

Los miembros de la tripulación también deben proteger las obras de arte que los millonarios colocan en sus yates. De hecho, muchos de estos trabajadores reciben cursos para saber cómo tratar estas obras.

Miembros de la tripulación en la Sky Tower en Nueva Zelanda en 2018.

Fuente: Business Insider

El número de tripulantes varía de un yate a otro. El Octopus, por ejemplo, empleó a 60 tripulantes. Mientras que el Maltese Falcon, según se informa, emplea a unas 20 personas.

El Halcón Maltés en 2007.

Fuentes: Business Insider y Forbes

Una de las formas en la que los propietarios pueden reducir los gastos es alquilando sus yates por semanas a otros súper ricos.

El Eclipse en Turquía en 2015.

Fuente: Daily Mail

El Kismet, propiedad del multimillonario propietario de los Jaguars Shahid Khan de Jacksonville, tiene una tasa de alquiler semanal de 1,3 millones de dólares y ha sido alquilado por Beyonce y Jay-Z.

Beyonce a bordo de un yate

Fuente: Business Insider

Y el Maltese Falcon se puede alquilar por 400.000 dólares a la semana.

El Halcón Maltés en 2007.

Fuente: Yacht Harbour

Así que si poseer un yate se sale totalmente de tu presupuesto, siempre puedes alquilar uno.

Un invitado en el Eclipse en Turquía en 2015.

Fuente: Boat International

Otros artículos interesantes:

9 miembros de tripulación de yates de lujo comparten cómo es trabajar para un multimillonario

Los ricos están gastando menos en joyas, yates y jets privados por las caídas de la bolsa, según Goldman Sachs

Te recomendamos