Pasar al contenido principal

Estas islas pueden ayudar a detener las enfermedades más mortales del mundo

Islas Bijagos
Islas Bijagos GettyImages

Estas islas llamadas Bijagos situadas frente al continente africano son un paraíso con playas exuberantes y una amplia selva, pero además son un laboratorio natural que puede ayudar a detener algunas de las enfermedades más mortales del mundo según explica la BBC.

Bijagos es un grupo de 18 islas y 70 pequeños islotes ubicados en la costa de Guinea-Bissau en África Occidental, y allí conviven 30.000 personas en un lugar único con una vida silvestre muy rica.

En las islas se puede encontrar el hipopótamo de agua salada y la tortuga marina gigante, dos especies muy raras y desconocidas. Pero también hay muchas enfermedades y otras condiciones graves, por eso aunque la esperanza de vida en Guinea-Bissau es de unos 60 años, se cree que en las islas es mucho menor.

Enfermedades como la malaria, las infecciones oculares llamadas tracomas, filariasis linfática, gusanos intestinales que provocan diversos problemas, y elefantiasis (inflamación crónica). Pero gracias a esto, es posible que también tengan el secreto para hacer frente a estas enfermedades.

Al estar lejos de las grandes ciudades y los tumultos de personas, es muy útil para tratar de erradicar enfermedades. Así, la barrera natural que es el agua que rodea las islas, hace que se puedan establecer controlar sobre las enfermedades sin que se contaminen los sitios de prueba.

Por tanto se puede establecer la causa y el efecto de las pruebas, y medir con mayor precisión las intervenciones que se realizan. Aunque hay muchos archipiélagos en el mundo, no hay muchos que tengan unas islas que se encuentren considerablemente cerca entre sí pero a la vez separadas de forma suficiente para que no haya interferencia en las pruebas. Estas son las principales enfermedades que se estudian en Bijagos. 

Leer más: Descifrar el envejecimiento sería la clave para tratar el cáncer, Alzheimer, diabetes y otras enfermedades 

Tracoma

Mosca
Pixabay

Esta enfermedad que afecta 1,9 milones de personas en el mundo es la causa principal de ceguera prevenible en el mundo. Se puede transmitir si las manos, la ropa o las moscas infectadas entran en contacto con los ojos.

Los frotis internos del párpado que tomaron los científicos antes y después del tratamiento ayudaron a detectar la enfermedad en una etapa temprana, y se están utilizando para identificar qué tipos genéticos de infección se encontraban.

Gracias a esto se puede entender mejor lo que pasa cuando se elimina de forma local, y si el tracoma vuelve, se puede determinar con su cepa genética si proviene de una fuente externa o si vuelve a surgir dentro de la comunidad.

Cuando empezaron a trabajar, el 25% de las personas en las islas tenían la enfermedad. Ahora tan solo el 0,3% la tiene, y además las técnicas desarrolladas pueden beneficiar al resto del mundo.

Leer más: La OMS advierte del peligro de 'la enfermedad X'

Malaria 

Malaria
Flickr

La enfermedad de la malaria se propaga cuando los mosquitos hembra que están infectados con el parásito pican a un ser humano, lo que provoca fiebre y dolor de cabeza como primeros síntomas.

Se calcula que la malaria mata a casi medio millón de personas cada año en la Tierra. En las islas existe esta enfermedad en gran medida: una de cada cuatro personas está infectada, ya que hay un tipo de mosquitos que son idóneos para su transmisión.

Muchos de los mosquitos son resistentes a los insecticidas, es decir, que las formas más tradicionales para evitar infectarse como la fumigación o las redes de cama pueden no ser efectivas.

Se están haciendo pruebas con un nuevo medicamento, que lo que hace es transmitirse al mosquito a través de la sangre de la persona cuando el insecto le pica.

Es decir, le han dado una vuelta a los tratamientos tradicionales que lo que hacían era atacar al parásito de la malaria en el cuerpo de la persona, pero este medicamento además de atacar a este parásito, ataca también al mosquito directamente y eso provoca que la vida del mosquito se acorte, y así no puede contagiar a más personas.

Si este medicamento funciona de forma óptima, podrá suponer un gran cambio para la lucha contra la malaria. Todo lo aprendido de estos estudios sirve para seguir avanzando en la cura de estas enfermedades, y este proyectó seguirá realizándose por lo menos durante los próximos cinco años.

Así, estas islas pueden tener la clave para ayudar a detener algunas de las enfermedades más mortales del mundo.

Te puede interesar