Pasar al contenido principal

Giro ético en el capitalismo de EE.UU.: estas son las grandes compañías que creen en el Better Capitalism... y las que no

Jamie Dimon, CEO de JP Morgan
Jamie Dimon, CEO de JP Morgan. Reuters
  • En EE.UU., algunas grandes compañías están apoyando un cambio en el capitalismo para hacerlo más ético, inclusivo, responsable y social.
  • Esas empresas, entre las que se incluyen Apple, Amazon, Coca Cola, JP Morgan, Fox, Walmart o General Motors, son mayoría en la Business Roundtable, que agrupa a 181 de las mayores empresas de EE.UU..
  • En la Business Roundtable hay un grupo minoritario, entre el que se incluye a General electric, Blackstone o Alcoa, que se opone a este giro ético y pide mantener el enfoque en aumentar sus beneficios y el valor de sus acciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Está todo el mundo a favor del giro ético hacia un capitalismo más inclusivo y responsable en EE.UU.? En realidad, no. Incluso dentro de la Business Roundtable, la asociación empresarial que reúne a 181 miembros de la América Corporativa que preside Jamie Dimon, CEO de JPMorgan, ha habido algunas deserciones de compañías importantes, que prefieren permanecer vinculadas al antiguo mantra liberal de Milton Friedman, que afirma que la meta de las empresas es generar beneficios y elevar el valor de las acciones. Y nada más.

El cambio hacia un capitalismo autocrítico y social que debe mejorar la vida de sus empleados, de los consumidores, de sus proveedores y de las comunidades vecinas, que son stakeholders (partes interesadas) no ha convencido a todos los miembros de ese poderoso lobby empresarial. Pero, ¿quiénes son los que están en contra?

Leer más: La desigualdad de la distribución de la riqueza en nueve datos

Los miembros de la Business Roundtable que no han firmado el nuevo documento de la asociación en el que se muestra favorable a un mayor compromiso social corporativo son, entre otros Alcoa, Blackstone, General Electic, Kaiser, NextEra, Parker Hannifin y State Farm. Una minoría, pero significativa.

Esta es una señal de que el frente del capitalismo estadounidense no está del todo unido y que algunos piensan que el cambio de actitud no es en absoluto positivo, dado que consideran que lleva a los CEO a ocuparse de problemas que no les corresponden o que les dan la excusa para escapar de los controles de su consejo de administración anteponiendo cuestiones sociales y vagamente políticas al logro de un presupuesto cada vez más activo y rentable.

La mayoría de los miembros de la Business Roundtable, por otro lado, pensaron que había llegado el momento de fomentar un cambio más amplio y articulado en el capitalismo que vaya más allá de enriquecer al accionista. Esto incluye a líderes empresariales como Tim Cook de Apple, Jeff Bezos de Amazon, James Quincey de Coca Cola, Doug Parker de American Airlines, Stephen Squeri de American Express, el hijo de Rupert Murdoch, Lachlan, que dirige el canal Fox, Jamie Dimon de JPMorgan, Doug McMillon de Walmart, Mary Barra de General Motors y Larry Fink de BlackRock.

En resumen, aquellos que creen que ha llegado el momento de poner fin a las prácticas financieras extremas, como el uso desenfrenado de la recompra de acciones propia para aumentar su valor en Wall Street cuando se acercan los resultados trimestrales usando una liquidez a tipo cero que los bancos centrales han puesto generosamente a su disposición.

Leer más: Las 10 personas que están transformando nuestra manera de entender el capitalismo

Además, los bancos centrales, con la inyección continua de liquidez en el sistema, esperan aumentar la inflación y dar oxígeno a la economía real, pero a menudo terminan alimentando de nuevo la financiarización de la economía a través de la flexibilización cuantitativa y los préstamos subsidiados a los bancos. Al final, el resultado es la extracción de valor en lugar de su creación y todo esto no ayuda a reducir las diferencias de renta y las desigualdades sociales que, en cambio, aumentan cada vez más.

Incluso Larry Summers, ex secretario del Tesoro del presidente demócrata Bill Clinton, no cree en el giro ético del capitalismo estadounidense. "Soy escéptico", aseguró a Financial Times, "porque temo que ese manifiesto sea una medida para evitar una reforma fiscal necesaria". Necesario, pero que se pospone en cada reunión del G20 por algunos pequeños países europeos pequeños, a los que se compara con paraísos fiscales legalizados, y por el Gobierno de Washington, que teme que la introducción de un impuesto global sobre los gigantes tecnológicos del Silicon Valley dañará sobre todo los intereses de las empresas estadounidenses.

Hacen falta impuestos justos

Sin embargo, este elemento de solidaridad fiscal, que implica pagar impuestos de manera equitativa para financiar el Estado de Bienestar, no está presente en el documento de la Business Roundtable.

En cambio, habla de respeto por el medio ambiente, pero no toca uno de los sistemas con los que las grandes corporaciones primero han reubicado su producción, luego han derivado los beneficios obtenidos a las zonas con menos impuestos del mundo e finalmente pidieron amnistías con impuestos reducidos cuando han tenido que traer de vuelta a EE.UU. esos beneficios obtenidos en el extranjero.

Leer más: Que no te engañen: en realidad, los ricos no crean los puestos de trabajo

Sin mencionar las peticiones insistentes, que siempre son aceptadas, para que cualquier Gobierno, sea demócrata o republicano, reduzca el tipo del impuesto a las ganancias corporativas.

¿Es el fin del turbocapitalismo?

Por lo tanto, ¿está sonando la campana de la última vuelta para el turbocapitalismo, como lo definió el exsecretario de Trabajo de Bill Clinton, Robert Reich, o capitalismo del "demasiado grande para caer", de la quiebra de Lehman Brothers, de los bancos comerciales y de la codicia que tanto gustaba a Gordon Gekko, el protagonista de la película "Wall Street" como el único motivo de la economía?

Según Karl Marx, que había estudiado a clásicos de la economía británica como Adam Smith y Ricardo, el beneficio tendería a disminuir hasta la implosión de las contradicciones capitalistas y la superación de la sociedad de clases. Pero las cosas han sido diferentes, aunque cíclicamente el capitalismo ha tenido que reconocer que, sin cambios en el sistema, se habría convertido primero en un oligopolio y después en un monopolio, muy similar al que establecieron en los primeros tiempos los Robber Barons (los codiciosos magnates de los negocios del siglo XIX), y que la competencia debería preservarse con un sistema de controles, multas y sanciones públicas hasta la posibilidad de reducir y dividir empresas que se han vuelto demasiado grandes para el mercado libre.

¿Cómo salvar el capitalismo?

En este intenso debate, cómo no acordarnos de Robert Reich y su libro profético titulado Cómo salvar el capitalismo, donde explicaba algunas recetas para democratizar la economía capitalista y lo que había sucedido en el Foro Económico Mundial en Davos en 1973 cuando fue aprobado por 400 participantes, con una sola abstención, el manifiesto de Davos que defendía armonizar los intereses de los stakeholders, es decir todas las partes que tienen intereses y relación con la empresa, con los de los shareholders o accionistas? Quizás eran otros tiempos.

No han faltado las críticas. El New York Times señaló que en el manifiesto de la Business Roundtable no se hace referencia a los salarios de los CEO, que han crecido hasta 254 veces el salario promedio de un empleado frente a las 40 veces que Adriano Olivetti estableció como el máximo permitido.

El premio Nobel Milton Friedman creía en la década de 1970 que "la responsabilidad social de la empresa es generar ganancias". Y nada más.

Una nueva Pastoral americana para los negocios

En el cambio de esta narrativa, destacan Henry Blodget, fundador y CEO de Business Insider, con sus artículos en 2017 a favor del Better Capitalism, y Larry Fink de BlackRock hace un año; avances y reflexiones respaldados en entrevistas recientes por Klaus Schwab, presidente del Foro Económico Mundial de Davos.

Leer más: Es hora de un 'better capitalism'

También se sumó el poderoso Jamie Dimon de JPMorgan, que eligió a Alex Gorsky, el CEO de Johnson & Johnson, para que redactase el manifiesto ético del capitalismo estadounidense como si fuera un nuevo Philiph Roth a punto de escribir una nueva Pastoral americana de los negocios. El problema es que las empresas necesitan que Wall Street apruebe el cambio de ritmo, el nuevo paradigma, o de lo contrario cada trimestre habrá choques entre quién piensa solo en las ganancias (los accionistas) y quién también mira lo social (los CEO más iluminados) y no será fácil encontrar un consenso y una coordinación fructíferos.

Uno de los candidatos más radicales a la presidencia de EE.UU. en 2020 por parte del Partido Demócrata, Bernie Sanders, ha afirmado que no creía en el cambio de dirección de la América Corporativa y que esperaba ver a las empresas pagar mayores salarios mínimos e impuestos más altos sobre la riqueza que producen. Incluso la demócrata Elisabeth Warren está esperando ver señales concretas antes de creer en el giro ético de las grandes compañías de EE.UU..

¿Giro ético o cortina de humo?

Ahora solo tenemos que esperar acciones concretas de la Business Roundtable, pasos que pueden eliminar el escepticismo de aquellos que creen que el manifiesto es solo retórica o una cortina de humo arrojada a los ojos de la opinión pública para evitar la ruptura de los monopolios tecnológicos o el aumento de los salarios mínimos, o el aumento de los impuestos sobre los dividendos corporativos.

De lo contrario, todo el giro ético del capitalismo en la era de las redes sociales podría convertirse en un boomerang mediático de proporciones gigantescas. Y después podría ser el viento populista el que tome el control, lo que sería un serio problema para todos.

Y además