Pasar al contenido principal

Estas son las 6 peores comidas que puedes comprar congeladas en el supermercado, según los expertos

Hombre en la sección de congelados en un supermercado.
gorodenkoff

Getty Images

  • Ya sea por las prisas o la pereza, muchas personas prefieren comprar productos congelados antes que hacerlos en casa.
  • En muchas ocasiones puedes pensar que estás comiendo algo saludable, pero si se trata de un producto congelado, tienes que leer la letra pequeña.
  • Gofres, bases para batidos de fruta o hamburguesas vegetarianas, son algunos de los productos que no deberías comprar congelados en el supermercado.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La sociedad actual es una sociedad acelerada, que no tiene tiempo para estar cocinando comida elaborada. Es por eso que muchas personas se lanzan al mundo de los productos congelados en los supermercados.

En muchas ocasiones, piensas que estás comprando comida sana, solo por ser verduras o que contenga la palabra "fruta", pero la verdad es que si se trata de congelados, la cosa cambia.

La mayoría son alimentos ultraprocesados, muy altos en calorías y grasas, con grandes excesos de sal y azúcares.

Leer más: Los mejores tipos de té para perder peso, según la ciencia.

Aunque pienses que estás comiendo de forma saludable, presta atención, porque esto es lo que nunca deberías comprar congelado en el supermercado.

1. Bases para batidos de frutas

Batido de frutas.
Mizina

Getty Images

Los batidos de frutas son ideales para innumerables ocasiones, tanto para el desayuno, como para la merienda, en verano bien fresquitos o en invierno. Además, se considera una bebida bastante saludable, pues la fruta tiene muchos beneficios para el cuerpo.

Sin embargo, a la hora de comprar una base congelada en el supermercado para hacer un batido tienes que tener mucho cuidado, pues aunque la gran mayoría te lo venda como que está hecho de frutas congeladas, la verdad es muy diferente.

En muchas ocasiones estas mezclas son una bomba de azúcares y saborizantes, cuando ni siquiera tienen frutas de verdad. En su lugar, lo más recomendable es comprar la fruta congelada y hacerla tú mismo.

 

2. Pasta

Lasaña congelada.
mm88

Getty Images

La pasta es uno de los platos más sencillos y rápidos de preparar en casa. Sin embargo, hay muchas ocasiones en las que te entra un ataque de pereza y entonces decides comprarla congelada.

Rellena, con salsas, de todas las formas y sabores, la pasta congelada puede llegar a ser muy llamativa, pero es  un producto ultraprocesado, con excedente de sal y grasas

Además, suele ser un plato bastante low cost, por lo que no te compensa meterte una bomba calórica, pudiendo hacerlo tu mismo en casa.

3. Gofres congelados

Waffle.
EuToch

Getty Images

Los gofres o waffles, son ese producto que se te antoja en tu cheat day, puesto de por sí, aunque los prepares en casa con pocos azúcares, no son muy saludables.

Sin embargo, si decides comprarlos congelados en el supermercado, la cosa empeora, puesto que contienen cantidades inimaginable de azúcares y grasas nada buenas para tu organismo.

Lo que antes engordaba si consumías a menudo, ahora engorda muchísimo más aunque solo lo comas un día. 

 

 

4. Hamburguesas vegetarianas

Hamburguesa vegetariana.
EasyBuy4u

Getty Images

Al escuchar "hamburguesa vegetariana" puede que pienses que estás curado de espanto, pero no. Si detrás incluye la palabra "congelada", olvídate de estar comiendo algo saludable.

Es verdad que existen marcas y productos muy comprometidos con la salud, pero en la gran mayoría de ocasiones se trata de productos con muy bajos niveles de proteína y ultraprocesados. 

Se basan prácticamente en carbohidratos y grasas, por lo que es mucho mejor hacerla tú mismo.

5. Fritura y rebozados

Patatas fritas.
jdwfoto

Getty Images

De toda la vida los alimentos rebozados y fritos han sido muy poco saludables, puesto que suelen ser ultraprocesados

No obstante, son productos estrella, puesto que están muy buenos y siempre que haces cena en casa de amigos, vienen genial.

Sin embargo, si además decides comprarlos congelados para ahorrar tiempo, puesto que rebozar y empanar suelen ser dos procesos que llevan bastante tiempo, son muy elaborados, esto puede perjudicar aún más tu salud.

Si abusas de estos productos deberías saber que corres riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y obesidad.

6. Alimentos divididos en dos o más porciones

Mujer en el supermercado.

Getty Images

Finalmente, existen productos congelados que se venden en packs de dos porciones (o más) y estos también podrían suponer un riesgo para tu salud.

¿El motivo? Suele ser comida preparada en una porción y luego dividida en la caja o recipiente donde se vende. Si miras la etiqueta de los valores nutricionales, verás que el producto no es un despropósito de grasas y calorías.

No obstante, en muchas ocasiones, suelen ser dos porciones disfrazas de una, es decir, acabas comiendo más cantidad de la que tenías en mente y, por tanto, consumiendo más calorías y azúcares no del todo saludables. Evita la comida precocinada. 

Y además