El sector del coche eléctrico se prepara para un año crucial: estas son las principales predicciones de 6 empresas de capital riesgo para 2023

Los inversores de capital riesgo comparten sus expectativas para el sector de los vehículos eléctricos en 2023.
Los inversores de capital riesgo comparten sus expectativas para el sector de los vehículos eléctricos en 2023.

Dünzl\ullstein bild via Getty Images

  • 2023 está llamado a dar un impulso aún mayor al sector del coche eléctrico que 2022.
  • Business Insider ha preguntado a 6 inversores de capital riesgo qué esperan para 2023. Afirman que se espera una gran expansión de las baterías.

El sector de los vehículos eléctricos ha experimentado un gran impulso en 2022. Las empresas automovilísticas están invirtiendo más de 515.000 millones de dólares (casi 484.000 millones de euros) en pasar de los motores de gasolina a los eléctricos, lo que requiere una gran cantidad de conocimientos sobre baterías, recarga, cadena de suministro y fabricación.

A pesar de los retos y de la pérdida de fe de algunos ejecutivos en el negocio de los vehículos eléctricos, la industria no puede dar marcha atrás en sus ambiciones. 

Para hacerse una idea de lo que cabe esperar del sector en 2023, Business Insider ha consultado a 6 inversores de capital riesgo que siguen de cerca las numerosas grandes empresas, startups, sectores y tendencias que se están gestando en el mundo de los vehículos eléctricos. Esto es lo que piensan.

Redwood Materials, una empresa emergente de reciclaje, prevé poner la primera piedra de su segunda planta en el primer trimestre de 2023.

La prosperidad de las baterías y la reestructuración de las cadenas de suministro

Los inversores de capital riesgo creen que el impulso del coche eléctrico solo puede tener más éxito con mejoras en las cadenas de suministro y fabricación de baterías. No es de extrañar que este sea el sector que más crecerá en 2023.

Las partes interesadas, los compradores de coches, los responsables políticos, etc., pueden anticipar todo tipo de oportunidades en las baterías, sobre todo a medida que la industria reinventa la forma en que ha estado haciendo las cosas durante mucho tiempo.

"Lo que va a ser relevante tanto en el 2023 como probablemente en los próximos 7 o 10 años es cómo deslocalizamos —  o simplemente apuntalamos—  nuestras cadenas de suministro de VE y de baterías en general", afirma Aidan Madigan-Curtis, socio de Eclipse Ventures. "Hay mucha presión sobre estas cadenas de suministro para averiguar cómo hacemos las cosas de manera eficiente".

Las 3 tecnologías mejor posicionadas para suceder al motor de combustión en 2035, según fabricantes de automóviles y expertos

"Una de las áreas que más nos interesa explorar está en el lado del descubrimiento de minerales", señala, y añade que también prevé que el procesamiento de materias primas y la producción de pilas para baterías cobren impulso. "La fabricación de paquetes es donde vemos la mayor oportunidad ahora mismo".

Además de las oportunidades en el lado de la oferta, cabe esperar mejoras en la tecnología de las baterías. Los fabricantes de automóviles están estudiando distintos tipos de baterías para aventajar a la competencia.

Rajesh Swaminathan, socio de Khosla Ventures, declara a Business Insider que "es de esperar que las baterías de mayor densidad energética y carga más rápida y las innovaciones a nivel de paquete adquieran más fuerza".

One VC cree que el sector podría estar en un punto de inflexión con la infraestructura de recarga.

Cargar, cargar, cargar

Históricamente, la recarga no ha sido una actividad rentable. Para satisfacer a los primeros compradores de vehículos eléctricos, los fabricantes se han asociado, han realizado fusiones y adquisiciones y han llevado a cabo otros movimientos estratégicos.

Ahora el sector podría estar en un punto de inflexión.

"El capital para infraestructuras está llegando", afirma Brian Walsh, responsable de Wind Ventures. "Es un indicio de que el riesgo de desplegar infraestructuras de recarga de coches eléctricos ha llegado a un punto en el que ya no es capital de riesgo", o de otro tipo.

Aunque ha sido difícil determinar dónde instalar exactamente las estaciones de recarga, a medida que más personas compran y conducen VE, las empresas tienen más información sobre dónde sería más beneficiosa la recarga.

"La segunda ola se está produciendo ahora, y va a corregir o abordar muchas de las deficiencias de la infraestructura existente", comenta Walsh. "También podemos predecir ahora, a medida que crezca la flota de Amazon, por ejemplo, dónde tendrán que tener centros de recarga".

La gente se reúne alrededor del coche eléctrico FF91 de Faraday Future en el CES de 2017. 5 años después, la empresa ha experimentado todo tipo de retos.

Aún queda mucho por hacer

Chris Stallman, socio de Fontinalis, predijo que los compromisos de los fabricantes de automóviles, el apoyo de los gobiernos y el interés público seguirán impulsando la transición hacia el VE en 2023. Stallman confía en el sector, incluso ante la posibilidad de una sacudida.

"Los clientes y los inversores son cada vez más exigentes, y los fabricantes de automóviles, los concesionarios y los consumidores se están uniendo en torno a lo que realmente quieren y necesitan", asegura Stallman a Business Insider.

Hay que estar atento a las empresas que sencillamente no lo conseguirán. "La realidad es que es poco probable que todas las empresas triunfen, pero algunas lo harán sin duda", afirma Stallman.

 

Alexei Andreev, director gerente de AutoTech Ventures, asegura que podría producirse una sacudida en el sector de las baterías, donde cientos de nuevas empresas compiten con los gigantes.

"Es una cuestión de formación de capital y decisiones de inversión. Si soy LG, si soy Samsung, si soy SK, BYD o Panasonic, hacen lo que mejor saben hacer", explicaba Andreev a Business Insider en otoño. "Pero como empresa emergente, no tengo ninguna posibilidad de competir con esos actores establecidos". 

"En mi opinión, sería un milagro que alguno de ellos lo consiguiera", añadió Andreev.

El sector de los vehículos autónomos sufrió varios golpes en 2022, pero General Motors sigue siendo optimista respecto a Cruise.

Conducción autónoma

El sector de los vehículos autónomos sufrió algunos reveses en 2022: Argo AI, una startup respaldada por Ford y Volkswagen, cerró; Cruise, filial de GM, fue objeto de una investigación; TuSimple sufrió despidos y rotación de ejecutivos; y Aurora se planteó su venta.

Pero Robert Ravanshenas, socio de Maven Ventures, espera que los ayuntamientos empiecen a sacar partido de lo que los vehículos eléctricos pueden ofrecer a las ciudades el año que viene. Según sus previsiones, el transporte autónomo de pasajeros se acelerará el año que viene, tras los grandes avances de Waymo y Cruise en 2022. 

"Como resultado, todas las piezas de la cadena de suministro de transporte comenzarán a desarrollar tecnologías de segundo orden que mejoren la experiencia dentro de los vehículos autónomos", añade.

Otros artículos interesantes:

El fabricante chino de coches eléctricos que ya vende más que Tesla y al que respalda Warren Buffett desembarcará en España en 2023: por qué es importante

Problemas para la fábrica de baterías de Volkswagen: no tiene cadena de suministros

Ford, Stellantis y Volkswagen se desharán de miles de empleados en 2023 por la escasa demanda del coche eléctrico en España

Te recomendamos